#Opinión BienCuyana: la diputada Berta Arenas sobre el atentado a la embajada de Israel «a 25 años seguimos reclamando justicia»

Actualidad

La embajada del Estado de Israel en Buenos Aires fue volada por un atentado terrorista ocurrido el 17 de marzo de 1992, en un hecho que dejó un resultado de 22 muertos y 242 heridos, y que aún permanece impune.

A las 14.47 de aquel martes 17 de marzo, el centro de Buenos Aires fue sacudido por una explosión en Arroyo 916, domicilio de la sede diplomática israelí en Argentina.

En medio de la conmoción causada por el ataque, el entonces presidente Carlos Menem lanzó una rápida conjetura sobre los autores del hecho: «Los responsables son sectores del nazismo, pero ya fueron derrotados en el país», en obvia alusión a los militares carapintadas, cuyo último levantamiento había sido sofocado en diciembre de 1990.

Sin embargo, la principal hipótesis de la investigación se inclinó a culpar a la organización Hezbollah, con base en El Líbano y apoyada por la República Islámica de Irán, supuesto organizador intelectual del ataque.

Tras 25 años, el expediente por la voladura de la Embajada, acumula 250 cuerpos, mientras los familiares de las víctimas aún aguardan por justicia.

El 18 de julio de 1994, otro atentado voló la mutual judía de la AMIA en el barrio de Once y provocó 85 muertos en un hecho que tampoco pudo esclarecerse y que nadie pudo desvincular fehacientemente de la matanza perpetrada en la calle Arroyo.

La diputada nacional por San Luis, Dra. Berta Arenas, se refirió a esta oscura etapa de nuestra historia, en una columna de opinión que BienCuyano reproduce a continuación:

 

A 25 AÑOS SEGUIMOS RECLAMANDO JUSTICIA


17 de marzo, 1992, 14.45 hs. Un coche bomba Ford F-100 cargado con explosivos se estrella contra el frente del edificio de la Embajada de Israel, en la esquina de Arroyo y Suipacha de la ciudad de Buenos Aires, causando la destrucción de la embajada, daños a una iglesia y en una escuela ubicada en un edificio vecino. El saldo: 22 de muertos y 242 heridos. El  desenlace: el segundo mayor atentado sufrido por nuestro país en su corta historia. Hay acusados, hay pedidos de captura, pero hasta el corriente año no se ha llevado a cabo ningún juicio y por lo tanto no hay condenados por uno de los hechos más aberrantes que ha tenido a la Argentina como víctima.

Durante todos estos años, hemos visto como el terrorismo se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de las guerras entre distintos países, generando un millar de muertos, civiles, inocentes, ajenos a los grandes conflictos bélicos que causan estos hechos. Sumando así nada menos que más víctimas a las vidas que ya dolorosamente han sido exterminadas en los territorios beligerantes a causa de los conflictos armados entre distintas naciones.

La República Argentina, no ha sido ajena a esta sucesos de carácter terrorista. Durante los años ‘90, civiles inocentes se vieron envueltos en una revancha que nada tenía que ver con ellos, perdiendo así su vida o resultando heridos y marcados para siempre por el sello de la impunidad y el atropello a la seguridad que el país debía brindarles.

Hoy debemos, en nombre de nuestros fallecidos, exigir que los juicios contra los responsables de los atentados se lleven a cabo con las investigaciones necesarias, incorporando en nuestro Código Procesal Penal la figura de los juicios en ausencia si es necesario, desclasificando todos aquellos archivos que aún sean secretos, exigiendo internacionalmente la colaboración de los Estados involucrados y de organismos internacionales. Porque éste no es un caso aislado, porque no fue un accidente ni una tragedia ya que se podrían haber evitado y principalmente porque quienes quedaron bajo los escombros eran personas con historias, con familia, con proyectos de vida que se vieron truncados por un Estado que no supo cuidarlos, y que hasta el día de hoy no pudo darles la justicia que merecen.

 

Diputada Nacional DRA. BERTA H. ARENAS