Suarez inauguró una obra por $34 millones en el hospital Schestakow que 6 días después se inundó ¿Alguien tiene que dar explicaciones de la malograda obra?

Actualidad Mendoza

El senador del Frente de Todos, Samuel Barcudi desarrolló una propuesta para solicitar al Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de la provincia, informen sobre la situación ocurrida en la ampliación  recientemente  inaugurada del Hospital Teodoro Schestakow.

Senador Provincial Samuel Barcudi

Cabe recordar que el pasado miércoles 14 de abril, con bombos y platillos, el Gobernador Rodolfo Suarez, acompañado por los ministros Mario Isgro (Planificación e Infraestructura Pública) y Ana María Nadal (Salud, Desarrollo Social y Deportes), recorrieron  la última etapa de las obras básicas y complementarias de la ampliación y refuncionalización integral del Hospital Teodoro Schestakow en San Rafael: el nuevo sector de maternidad con el área de neonatología, quirófano y esterilización.

También quedaron inauguradas las obras en el área de unidad coronaria, el sector administrativo y un nuevo ingreso de emergencia con talleres y estacionamiento de ambulancias.

El presupuesto que se destinó para esta obra fue un total de 34 millones de pesos, donde, luego del corte de cinta, el Gobernador Rodolfo Suarez dijo: “Esta es una obra muy importante para el Sur de la provincia y cobra relevancia por este momento que estamos viviendo. Tiene una infraestructura importante dotada con todos los elementos necesarios para que la prestación de los servicios de salud en el Sur mendocino sea eficiente”.

No obstante, una semana después de dicha inauguración, el  20 de abril,  se produjeron en el departamento de San Rafael fuertes precipitaciones y a causa de ello la obra sufrió serias consecuencias, inundándose algunos de estos nuevos sectores del hospital.

El malestar de empleados se vio reflejado en algunos portales y redes sociales debido a la situación que tuvieron que atravesar, en sus relatos comentan que se encontraban allí al momento de la tormenta y que no solo se inundó sino que además hubo en partes desprendimientos de techo, fueron ellos mismos los que, poniendo el cuerpo, intentaron proteger los equipos  de alta complejidad  a riesgo de que no funcionen antes de ser utilizados.

“Esto nos hace pensar que no habría existido una auditoría correspondiente ante la obra, ni se habría destinado el dinero que se anunció, o que  no se  utilizó en los materiales adecuados y suficientes, que los detalles mínimos e indispensables en infraestructura no fueron contemplados y que solo se finalizó por cuestiones políticas y no a fin de dar una buena calidad de atención”, reclamó Barcudi reclamando de qué alguien del gobierno provincial debe dar explicaciones sobre esta malograda obra.