Papelón en el Boletín Oficial y embestida radical bancando al Secretario de Salud ¿Cruje Cambiemos?

Actualidad

Ayer, Mauricio Macri pasó realmente un día de «miércoles», donde hizo más calor dentro de Casa Rosada, con aires acondicionados incluido, que afuera.

A la mañana tempranito nos enteramos en el Boletín Oficial que se había
aprobado una resolución para atender la interrupción legal del embarazo.

La decisión del secretario de Salud de la Nación Adolfo Rubinstein de aprobar en el Boletín Oficial el protocolo del aborto no punible, desató la tensión en Gobierno, con acusaciones cruzadas y la inminente decisión de Mauricio Macri de dar marcha atrás con la medida.

“Un gran paso para seguir avanzando en la consolidación de derechos y en la protección de la salud pública con equidad”, celebró Rubinstein.

Entre sus principales puntos, la normativa disponía que entre los 13 y los 16 años, las personas adolescentes pueden dar su consentimiento autónomamente para las prácticas de ILE cuando esta práctica no implique un riesgo grave para su salud o su vida, en el marco del protocolo no punible.

Sin embargo, la medida provocó una enorme polémica en el seno del oficialismo, y los cuestionamientos no tardaron en salir a la luz.

El primer dirigente en criticar la decisión del «rebelde» Rubinstein fue el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien aseguró que “el secretario de Salud de la Nación no puede pasar por encima de un debate de seis meses del Congreso Nacional y legislar por sí mismo, contradiciendo normas de rango constitucional”.

Con el correr de las horas, desde el Gobierno revelaron que la aprobación del protocolo sería desestimada este jueves con una nueva resolución, a cargo de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, la jefa del secretario Rubinstein.

La actualización del protocolo le daba rango ministerial al ya existente y, según explicó el propio Alfredo Rubinstein a diferentes medios, no dejaba lugar a interpretaciones sobre cómo debía actuarse.

No obstante, Rubinstein «se mandó solo» y se rebeló a la decisión final de su superiora, la ministra Stanley, que se enteró de la medida desde los mismos medios. Una cadena de desprolijidades del gobierno nacional que incluye a varias personas como protagonistas ¿Quién dio la orden de publicarlo en el Boletín Oficial? ¿Cualquiera «pone el gancho» y firma resoluciones o existe un responsable?

Al parecer, en la decisión hubo tres organismos con competencia en materia de niñez y adolescencia, mujer y discapacidad que no tuvieron intervención.

Luego de que se aprobara la renovación del protocolo para la Atención de Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), finalmente el presidente Mauricio Macri dio de baja la resolución en el mismo día de «miércoles». La misma había sido firmada por el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, y por ese motivo el jefe de Estado le pidió la renuncia. Ante esta situación, en Juntos por el Cambio hizo ruido la decisión y la UCR se desmarcó del mandatario.

«En concordancia con los valores de nuestro partido, desde el Comité Nacional y la mesa de la Convención Nacional de la UCR creemos necesaria la resolución ministerial 3158/19, que da lugar al protocolo de Interrupción Voluntaria del Embarazo», expresó el centenario partido en un comunicado.

En ese sentido, para el radicalismo la aplicación del nuevo protocolo «está dentro de lo establecido en nuestro Código Penal desde el año 1921 y reconocido en el fallo ‘FAL'» de la Corte Suprema de Justicia.

Además, la UCR valoró el «compromiso por la salud pública y el trabajo realizado» por Rubinstein, de origen radical y quien había establecido la medida que fue finalmente revocada por el gobierno.

El hecho, que generó un repudio generalizado en las redes sociales sobre todo, se consumó horas después de que se aprobara de la renovación del protocolo para la interrupción legal del embarazo para los tres casos que contempla el Código Penal: cuando esté en peligro la salud o la vida de la persona gestante, o cuando ésta haya sufrido una violación.