El diputado Ilardo: «La Justicia parece ser muy selectiva según la profesión, el sexo, la edad, el poder adquisitivo de la víctima o porque no del victimario. Como el caso de Alan Villouta, cuya familia aún espera una decisión judicial»

Actualidad

El caso de Julieta Silva, quien atropelló al joven rugbier Genaro Fortunato con el auto a la salida de un boliche en San Rafael hace un año, mantuvo en vilo a todos los medios de comunicación, incluso los porteños, con una trasmisión en vivo y en directo de la sentencia, columnistas, panelistas opinando y todo el circo mediático entorno a un desafortunado episodio que podemos considerarlo de «clase media, media alta».

Una vez que se conoció el fallo, de tres años y nueve meses de prisión domiciliaria, los padres de la víctima rompieron el silencio y manifestaron su malestar con la decisión del Tribunal de San Rafael, que consideró que se trató de un accidente y que la condenada no tuvo intenciones de matar al rugbier. Los medios y las redes sociales estuvieron a pleno con sus puntos de vista y una Justicia que en este caso mediático respondió con bastante rapidez, a diferencia de otros, incluso, de similares características.

Para peor se sumó la palabra de «idiotas populares de turno» que encendieron las redes sociales y degradaron aún más la figura del joven asesinado.  El  actor Alfredo (Flan) Casero realizó un polémico comentario sobre la sentencia de Julieta Silva, la joven sanrafaelina que recibió tres años y nueve meses por la muerte de Genaro Fortunato.

En esta oportunidad, Casero opinó sobre la sentencia que recibió Julieta Silva. Su comentario se originó a raíz de un tuit de otro usuario, quien se preguntaba si la sentencia habría sido la misma si la persona acusada hubiera sido un hombre.

“¿Cuánto le hubieran dado a un hombre que atropella a su exnovia? ¿También lo hubieran dejado en prisión domiciliaria? No, no somos todos iguales ante la ley. Si no es por fueros, es por género, o por origen social o por sarasa”, escribió el internauta.

A lo que Casero respondió: “La concha de la Justicia”, mostrándose de acuerdo con los dichos de hombre.

Su breve posteo fue compartido por muchos y criticado por otros, y generó un debate en Twitter que excedió el caso y terminó girando en torno a la Justicia pero también a cuestiones de género en los, claramente, muchos hombres no compartía.

 

DE LA JUSTICIA Y SU FUNCIÓN

Al respecto el diputado provincial y presidente del bloque Unidad Ciudadana Mendoza, Lucas Ilardo, desarrolló una columna de opinión sobre el tema, el rol de la Justicia y el lamentable papel del patético actor (pesudo) cómico.  Lo compartimos:

 

Las tristes participaciones de Alfredo Casero en redes sociales en las que se alude al caso de la lamentable muerte de Genaro Fortunato, y que responden al pensamiento más retrógrado y rancio de nuestra sociedad, me han hecho reflexionar, no sobre la culpabilidad o no de Julieta Silva, sino en el rol que la justicia, aunque sea en su “deber ser” cumple en la sociedad. La primera conclusión a la que llegué es que la justicia es un valor, un principio rector al cual deben o tratan de ajustarse las decisiones judiciales.

Tal afirmación me llevó a pensar en una cuestión muy compleja: ¿Qué reclamamos, cuando reclamamos justicia? Aquí distinguí claramente dos miradas. Por un lado, la de la justicia como reparación social y disuasión, es decir, como aquella función que viene a restablecer el equilibrio perturbado por un crimen y disuadir a los demás de cometerlos, no por la gravedad de la pena sino por la alta posibilidad de que sean sancionados.

Otra mirada es la que ve a la justicia como objeto de venganza, el castigo al autor del delito. Y es aquí donde quienes piensan en la justicia como “venganza” nunca van a sentir que la pena está acorde con sus expectativas porque nada, ni siquiera la pena más alta de nuestro derecho penal, hace volver las cosas al estado anterior del delito.

Y en este caso puntual del que estamos hablando, una mujer, que más allá de su culpabilidad, fue expuesta involuntariamente por cientos de noticieros o magazines de tv, siendo juzgada de manera burda y anticipada por periodistas, panelistas y figuras del espectáculo, quienes sin ningún pudor se aventuraron a dar su opinión y hasta en algunos extremos esbozaron lo que según su leal entender debía ser una pena correspondiente al delito cometido. Una mujer que fue sometida a televisar su juicio y sentencia, solo a los fines de desplegar contra ella una especie de revancha machista, porque comparan el asesinato de Fortunato con los cientos de femicidios que diaria y lamentablemente somos testigos. Confundiendo este caso intencionalmente con una “cuestión de género”.

Llama la atención que esa indignación ante la “injusticia” de una pena no acorde a las expectativas parece ser muy selectiva según la profesión, el sexo, la edad, el poder adquisitivo de la víctima o porque no del victimario… Ejemplo de ello es que no se han oído muchas voces consternadas por crímenes como el de Alan Villouta, cuya familia aún espera una decisión judicial, y que no fue seguido con el mismo interés por los medios de comunicación. Es preocupante que algunos sectores de la sociedad confundan justicia con venganza, esta absurda visión, no llevará a la baja de los delitos, sino a una sociedad en la que reinara el odio y el revanchismo.

Lucas Ilardo
Diputado Provincial