biencuyano.com.ar

Con el fresco escándalo de las denuncias de los curas abusadores, De Marchi redobla la apuesta y compra por $153 millones el Instituto Próvolo con plata de los vecinos lujaninos para “embellecer” sus oficinas municipales y ubicado en un lugar más “vip”

Con el fresco escándalo de las denuncias de los curas abusadores, De Marchi redobla la apuesta y compra por $153 millones el Instituto Próvolo con plata de los vecinos lujaninos para “embellecer” sus oficinas municipales y ubicado en un lugar más “vip”

Con el fresco escándalo de las denuncias de los curas abusadores, De Marchi redobla la apuesta y compra por $153 millones el Instituto Próvolo con plata de los vecinos lujaninos para “embellecer” sus oficinas municipales y ubicado en un lugar más “vip”
septiembre 13
17:59 2018

La idea del intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, de comprarle al Arzobispado el espacio que fue escenario del horror hasta hace poco, el mismo de los abusos a los niños hipoacúsicos por parte de curas pedófilos, el Instituto Próvolo, no fue uno de los aciertos más grande de su gestión. Esto es casi como comprarle a Barreda su casa para hacer una oficina de cultura municipal.

El predio del Instituto Próvolo de Mendoza, donde se denunciaron los sistemáticos abusos sexuales a chicos sordos, durante años, y que derivó en la detención de dos curas, dos monjas y siete directivos del colegio religioso, está casi comprado por el municipio de Luján de Cuyo, con plata obviamente de los bolsillos de los vecinos lujaninos.

La operación inmobiliaria fue una sorpresa para todos los vecinos y desató quejas de partidos de la oposición, familias víctimas y ciudadanos ante el horror denunciado en ese espacio. El Concejo Deliberante de Luján autorizó la compra por 153 millones de pesos y el intendente Omar De Marchi anunció que instalará allí el centro administrativo municipal.

El edificio del Próvolo está ubicado en calle Boedo 385 de Chacras de Coria, una de las zonas más selectas del Gran Mendoza y abarca un predio parquizado de seis hectáreas. Sin dudas, el caso de los abusos no está cerrado y el espacio todavía tiene “fresco” los desagradables hechos. Es más, en estos momentos trasciende que en el Instituto Próvolo de la ciudad de La Plata también han sucedido hechos similares y ya han aparecido graves denuncias.

Tampoco el panorama económico y social del país y la provincia no brinda un momento ideal para que se invierta $153 millones del bolsillo de los vecinos lujaninos para “embellecer” el palacio municipal y el Concejo Deliberante y que los representantes políticos estén más cómodos y con sus oficinas en lugares más “cool”, cuando la gente se queda sin trabajo y las escuelas públicas se destartalan. Prioridades son prioridades.

El predio pertenece a la orden religiosa católica de San José, los administradores del Próvolo en Mendoza y en La Plata. La sede central está en Verona, Italia, en donde hace 50 años ya hubo denuncias por abusos sexuales contra uno de los curas trasladados a la Argentina y ahora en prisión domiciliaria, Nicola Corradi (83).

En el texto de la ordenanza aprobada este miércoles con 8 votos a favor y dos en contra, el municipio argumenta el motivo de la compra del edificio, que dejó de funcionar por las denuncias de abusos en noviembre de 2017 y fue restituido por la Justicia a la orden religiosa hace pocos meses. “La falta de fondos a partir de la clausura de las actividades que se desarrollaban en el establecimiento ha producido un daño inconmensurable, al borde del quebranto por no contar con ningún tipo de asistencia de ayuda económica. El dinero que reciba la Obra San José podrá destinarse a hacerle frente a futuros reclamos judiciales de las víctimas de los abusos, así como también a los reclamos laborales de los ex trabajadores del establecimiento (ya en proceso)”.

Y aclara: “Los fondos provenientes de la transacción se constituirán en un fideicomiso con el que la parte vendedora deberá garantizar que los mismos quedarán afectados al pago de los reclamos presentes y futuros de la José”.


De Marchi explicó que los 153.390.907 de pesos; se pagarán en una cuota inicial de 60,5 millones pesos, y cuatro cuotas anuales de 638.000 dólares, hasta cancelar en 2022. “Somos conscientes del amargo recuerdo que traen los hechos que se investigan en este sitio y queremos acompañar y contener a la víctimas en su pedido de Justicia”, dijo el intendente. Luego, remarcó la conveniencia para el municipio de un edificio en buenas condiciones (8 mil metros cuadrados y más de 100 salones): “Nos ahorraremos el costo de múltiples alquileres de oficinas públicas y concentraremos toda la administración en un mismo edificio”, dijo.

Los familiares de las víctimas de abusos ocurridos durante años en el Instituto Próvolo de Luján se enteraron a través de los medios que la Municipalidad de Luján compró el predio de seis hectáreas ubicado en calle Boedo. Del malestar inicial que les generó la situación pasaron a asesorarse y analizar las opciones con las que cuentan para demorar o directamente trabar la operación. Según el testimonio de los abogados querellantes, Oscar Barrera y Sergio Salinas, en una entrevista realizada para el medio MDZ Radio, afirmaron que hoy presentaron un escrito ante el fiscal Gustavo Stroppiana solicitando el embargo de los bienes de la Obra San José y pidiendo que se preserve el edificio. “Todavía quedan 201 personas por declarar. Si por ejemplo una víctima dice que la tocaron en un lugar y que la cocinera veía por la ventana, hay que ir a comprobar si es físicamente posible”, indicó.

Además, Salinas sostuvo que el edificio podría quedar en manos del Estado y éste, posteriormente, donarlo a la Municipalidad de Luján, sin necesidad de desembolsar los 150 millones pactados.

“Hoy una nueva víctima va a formular su denuncia. Hay chicos que todavía no denuncian porque no desbloquearon su cabeza. El edificio no debería ser modificado porque puede hacer falta realizar nuevas inspecciones en el futuro. Hay una filmación de todo el predio, pero eso sirve sólo para los magistrados. Ubicar a un niño sordo a través de un video es bastante complejo y es más efectivo hacerlo en el predio”, reforzó Barrera.


“En esa escuela los torturaron, los golpearon y los violaron. Es la escuela la responsable que debe pagar y la dueña es la asociación civil Obra San José, bajo la orden Próvolo. Las víctimas pueden demandar civilmente a la Iglesia o a la escuela, algunos ya lo han hecho y otros tienen que decidir ahora”, agregó Barrera.

“Lo más doloroso para las víctimas es que ayer fueron al Próvolo a festejar y en ese lugar no hay nada para celebrar. La herida está abierta y el juicio está pendiente. Es un predio judicializado que sirve para el conocimiento de la verdad”, completó Barrera.


Un favor al amigo y una buena limnosna

Con la compra del predio al Arzobispado, De Marchi le hace un gran favor para que, en cierta forma, el vecino lujanino termine pagando la indemnización a aquellas víctimas de los abusos sucedido con estos curas pedófilos. El comisario apostólico Alberto Bochatey, el interventor que envío la iglesia al Instituto Próvolo de Luján, emitió un comunicado y justificó la venta, asegurando que “la situación económica desesperante” debido a que esa comunidad religiosa está imposibilitada de “continuar con los fines propios del Instituto, por no recibir ningún tipo de ingreso y tener que hacer frente a las numerosas demandas laborales de los más de 50 docentes, no docentes y personal de maestranza que las determinaciones del Estado provincial dejaron sin su fuente laboral, los gastos ordinarios, de seguridad, mantenimiento y conservación del inmueble”.

Y agregó: “La propiedad queda en manos del pueblo de Luján de Cuyo, prestando un servicio cívico para todos, mejorando la gestión municipal y abriendo un proyecto positivo para el futuro de dicha población. Por nuestra parte podremos preservar este importante capital para poder hacer frente a las obligaciones propias de la Institución, honrar las deudas existentes y las eventuales que se vayan a presentar en justicia y equidad”.

 

Una pesadilla encubierta, de larga data

Los presuntos casos de abuso sexual que se investigan en las sedes de La Plata y Mendoza del Instituto Próvolo, estarían antecedidos por una serie de 235 delitos del mismo tipo que habrían tenido como epicentro a una ciudad italiana, donde se encuentra la casa matriz de esta entidad fundada en 1840 con la misión de llevar adelante la enseñanza a niños hipoacúsicos.

Así se desprende de las diferentes denuncias realizadas en el último tiempo que dan cuenta de las vejaciones que habrían sufrido pupilos italianos. En el 2009, 67 ex alumnos de la sede en Verona denunciaron abusos cometidos entre los años ‘60 y ‘80 por curas, religiosas y laicos consagrados que tenían a cargo su educación de chicos sordomudos.

Más tarde comenzó la investigación en las sedes del instituto en Argentina. Fruto de la causa que se inició en Mendoza se pudo detectar que un religioso habría cometido abusos tanto en Italia como en Argentina.

Los investigadores proyectan que el italiano Nicolás Corradi (82), que fue trasladado en los años 80 a Mendoza por el escándalo que generaron las acusaciones de abuso en su contra en Verona sería la prueba de que existía un mecanismo para sacar de escena a los curas sospechados de cometer de abusos enviándolos a sedes en Sudamérica.

Esta versión cobró aún más fuerza luego de que se conociera una cámara oculta en la que Eligio Piccoli, un cura del instituto Próvolo de Verona acusado de abusos contra alumnos de esa institución, reconoce que al menos diez sacerdotes abusaban de los menores en el instituto y que, cuando eran descubiertos, inmediatamente se los trasladaba a la Argentina.

 

Fuente: MDZ Radio – Los Andes – MendoVoz – Canal 7 Mendoza

 

About Author

bien_cuyano

bien_cuyano

Actualidad política, empresarial y social de la Región de Cuyo: Mendoza, San Juan y San Luis

Related Articles

Actualidad deportiva

Calendario

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Cotizaciones