Violando fueros sindicales, el intendente Iglesias despide al empleado municipal y referente de la izquierda, Martín Rodriguez por denunciar «sueldos de hambre»

Actualidad Mendoza

El pasado miércoles 4 de mayo, desde la presidencia del Concejo Deliberante de Guaymallén le comunicaron al dirigente de la Izquierda y referente del Polo Obrero, Martin Rodriguez, que daban de baja arbitrariamente su contrato como empleado municipal a pesar de ser delegado gremial por el SITEA.   

«Con este despido, totalmente arbitrario y que viola los fueros sindicales, es más que claro que estamos ante un ataque político ya que venimos de una imputación por reclamar trabajo genuino», denunciaron desde el Partido Obrero.

Esta situación se suma a antecedentes como el descuento del salario de Martín Rodríguez, y el de sus compañeros, por protagonizar un paro contra el decreto de aumento salarial de hambre y el desmantelamiento de los galpones municipales, donde sufrieron descuentos obscenos.

El dirigente del Partido Obrero, Víctor da Vila afirmó «El despido de Martin Rodriguez es ilegal. Martin ingreso como trabajador municipal de planta desde el 1 de enero de 2018 y su tarea es la digitalización del archivo del Concejo Deliberante. Es decir sin relación con la planta política o recambio legislativo».

Cabe destacar, que el intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias, es el jefe comunal que más gana en la provincia de Mendoza, con un sueldo neto de $281.829. Mientras que un concejal de esa comuna feudal, percibió $270 mil en marzo y un asesor ganó $142 mil en promedio.

En ese municipio, el sueldo neto de un concejal equivale al 95% del sueldo del intendente, y este se regula de acuerdo a las variaciones del salario del gobernador.

Paradójicamente, los trabajadores municipales del mismo municipio de Guaymallén son los más precarizados, con contratos laborales «flojos de papeles» y que figuran entre los bajos del Gran Mendoza.

«El ataque contra Martin representa un ataque contra la fuerza política que viene enfrentando el ajuste de Fernandez y del Gobernado Suarez, que responden al FMI. El FITU busca colocarse como la expresión política de los trabajadores ocupados y desocupados que día a día desde sus puestos de trabajo y en los barrios enfrentan las políticas de hambre de los gobiernos», sostienen desde la fuerza de izquierda.

Y exigieron «Es por esto que desde el Frente de Izquierda Unidad rechaza el ataque político del gobernador Suárez y el despido arbitrario del intendente Iglesias y reclamamos la reincorporación inmediata de Martin Rodriguez por el municipio de Guaymallén y el cierre de la causa en la que fueron imputados».