Proponen la implementación del sistema de “aro magnético” para permitir una mejor audición de hipoacúsicos

Actualidad Mendoza

Los integrantes de la Comisión de Cultura y Educación de la Cámara de Diputados de Mendoza que preside Silvia Stocco (FT-PJ), comenzaron con el análisis de un proyecto de ley de Sandra Astudillo (UCR), que busca implementar el sistema de “aro magnético”, un dispositivo que permite la audición a los hipoacúsicos, en espacios públicos de la provincia de Mendoza. Un interesante trabajo que viene realizando esta comisión legislativa que también cuenta con la participación de las diputadas Tamara salomón (UCR), Mercedes Llano (PD), Mailé Rodríguez (FIT), Laura Soto (FT-PJ), Paula Zelaya (UCR), además de las mencionadas.

Estos aros permiten a las personas hipoacúsicas disfrutar sin problemas de un espectáculo cultural, asistir a clases, participar y escuchar charlas, seminarios, convenciones, talleres y cualquier otro evento similar. Por ello, es que en el proyecto se prevé su utilización en espectáculos públicos, conferencias, eventos musicales y afines; en los que se requiera transmitir sonido para su realización. También, en los edificios escolares de todos los niveles, del ámbito público y privado.

Según explicó la diputada Astudillo, este sistema se utiliza para “limpiar el sonido, para que las personas que utilizan audífonos no sientan un ruido, una interferencia, que les produce dolor de cabeza y grandes molestias”, y destacó que es “de un costo bajo, y de fácil implementación”.

Consiste en un micrófono (o más, según la envergadura del lugar), un amplificador y un cable. El micrófono registra el sonido, el amplificador procesa la señal y la envía por el cable, que se encuentra fijado en el perímetro, que delimita un área específica en la que funciona. El cable recibe la señal del amplificador y convierte en ondas magnéticas el sonido, el cual es recogido por los audífonos e implantes cocleares, conviertiéndolas en sonido perfectamente audible y sin interferencias externas como sonido ambiente, sonido de fondo, reverberancia o murmullo del público.

La iniciativa plantea que cuando se realicen eventos en los lugares donde se encuentre operando un aro magnético, los organizadores serán responsables de garantizar a las personas hipoacúsicas, una ubicación preferente respecto del sistema auditivo en la distribución general. Dicho lugar, deberá estar claramente identificado y señalizado con el Símbolo Internacional de Bucle Magnético para Personas con Discapacidad Auditiva.

Asimismo, establece que las contrataciones que realicen organismos o instituciones públicas para la adquisición e instalación del Sistema de Aro Magnético, tendrán preferencia las escuelas técnicas provinciales, o las cooperativas o talleres idóneos con capacidad legal suficiente.

La autora del proyecto subrayó que hay numerosas instituciones educativas a lo largo de la provincia que cuentan con capacitaciones en sus currículas para la fabricación e instalación de esta tecnología, “es viable, mediante la creación de convenios adecuados, lograr el objetivo de esta ley sin costos excesivos y favoreciendo la creación de puestos de trabajo y prácticas educativas”. A modo de ejemplo, citó a la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Cuyo, la cual cuenta con un Aro Magnético fabricado y puesto en marcha por la Escuela Técnica N° 4-123 “Integración”, del Departamento de San Carlos.

Desde la comisión decidieron solicitar la opinión sobre este proyecto a la Dirección General de Escuelas, y a los Ministerio de Economía y Hacienda; para poder profundizar su estudio en la próxima reunión.