El FIT afirma que Guaymallén es «la capital alterna» de la pobreza, la precarización laboral y las privatizaciones

Actualidad Mendoza

Días atrás, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, envió al Congreso Nacional el proyecto de ley para declarar 24 ciudades argentinas como «capitales alternas». En el caso de la provincia de Mendoza, la ciudad elegida por el presidente y consensuada con el gobernador Rodolfo Suárez es Guaymallén.

Según indicaron desde el entorno del gobernador, Guaymallén fue elegido para no centrarse en las capitales provinciales y, además, es de fácil acceso para el presidente y su equipo. 

Quienes tienen una visión diferente de dicha elección es la izquierda mendocina que entiende que este anuncio de Alberto Fernandez le da un reconocimiento a su Intendente, Marcelino Iglesias, que más lejos ha ido con la política anti obrera de Cambiemos.

El FIT mendocino sostiene que la ciudad de Guaymallén es la «capital alterna de la pobreza, la precarización laboral y las privatizaciones» ya que entre algunas medidas han financiado a SODIMAC contra la urbanización en los barrios, avanzó con la privatización de Santa Elena mientras prepara despidos y paga sueldo de miseria a sus empleados municipales.

Al respecto Víctor da Vila, dirigente del FIT, declaró “Este nombramiento expresa que la grieta no existe, que es la expresión gráfica del acuerdo para hacer pasar la mega miseria del acuerdo en el Congreso para pagarle al FMI y los bonistas y que se esta repitiendo en la Legislatura con un presupuesto de ajuste”.

“A contra cara de esta línea política desde el Frente de Izquierda impulsamos el conjunto de los reclamos populares como la urbanización, la refuncionalización de los galpones municipales y el fin de las terciarizaciones y precarizaciones, como salida organizada por los trabajadores a la crisis en curso”.