Alberto Fernández: «Vamos a hacer lo posible para que las persianas de las Pymes, vuelvan a levantarse»

Actualidad

Los argentinos eligieron este histórico domingo la fórmula Fernández-Fernández para rencauzar un país que arrastra dos años de inflación acumulada en torno al 50 por ciento, un índice de desocupación por encima de los dos dígitos, una deuda impagable, 35 por ciento de pobreza, que tiene a emisarios del FMI sentados en los despachos del Banco Central y que llegó a esta elección con los nervios de punta por una nueva corrida cambiaria, que quizás no sea la última en medio de una transición presumiblemente conflictiva.

Alberto y Cristina festejaron la vuelta al poder, pero tendrán que lidiar a partir de ahora no sólo con semejante lastre sino, además, con el 39 por ciento de los votos que obtuvo Mauricio Macri, un núcleo duro opositor nada despreciable a lo que vendrá a partir del 10 de diciembre. Macri se va, pero con más aire del que se presumía en agosto.

«El gobierno volvió a manos de la gente», dijo Alberto Fernández, quien aseguró que se reunirá mañana con Mauricio Macri, luego de la confirmación de su victoria. El presidente electo dijo que «vamos a colaborar con todo lo que podamos colaborar, porque lo único que nos preocupa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas».

Luego de que Macri y Vidal reconocieran sus derrotas, el nuevo gobernador de la provincia, Axel Kicillof, y la nueva fórmula presidencial, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner se dirigieron hacia su público para agradecer su victoria. 

«Hoy, una vez más, habló el pueblo argentino», fueron las primeras palabras del gobernador electo, quien aseguró que hubo un «triunfo categórico», al igual que «a nivel nacional». 

«Además de la unidad, creo que otro factor central hay que tener en cuenta hoy, es que lo que ganó fue la política», sostuvo con emoción el flamante gobernador, quien puntualizó en la gestión de María Eugenia Vidal y en el panorama «complejo» que deberá ahora afrontar el nuevo gobierno en la provincia.

«Estamos ante un fracaso de un modelo neoliberal», agregó después Kicillof. 

Después, tomó la palabra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien resaltó a las Madres de Plaza de Mayo que se encontraban presentes, así como también recordó a Néstor Kirchner, a nueve años de su fallecimiento.

«Lo siento como un reconocimiento político», dijo Cristina sobre el triunfo de su ex ministro de Economía, Axel Kicillof. A su vez, analizó que Alberto Fernández tendrá una «tarea muy difícil» y le pidió en frente de la gente que «haga todo lo posible» para que hasta el 10 de diciembre, la situación del país no empeore aún más.

«Los presidentes son presidentes desde el primer día que asumen hasta el último día de su gobierno», dijo sobre Macri, a quien le pidió «mucha responsabilidad». 

En tanto, al momento de hablar por primera vez como presidente electo, Alberto Fernández agradeció a todos sus votantes y remarcó que «los tiempos que vienen no son fáciles».

«Mañana, como dijo Macri, me reuniré con él», dijo Fernández, quien sostuvo que «vamos a colaborar con todo lo que podamos colaborar, porque lo único que nos preocupa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas».

Después, en un momento emotivo, recordó que la primera actividad que tuvo como candidato a presidente fue a ir a visitar el mausoleo de Néstor Kirchner, en la patagonia. «No reparé en ese momento, que el día de la elección iba a ser un 27 de octubre», dijo, la fecha de un nuevo aniversario de su muerte. 

«Vamos a hacer todo lo posible para que las persianas de las Pymes, vuelvan a levantarse», manifestó el nuevo presidente argentino.