María José Sanz se metió en la polémica de los cuadernillos educativos: «Es reprochable disfrazar el adoctrinamiento y clientelismo de Educación»

Actualidad Mendoza

El Ministerio de Educación de la Nación elaboró cuadernillos para que los estudiantes que no tienen acceso a internet puedan hacer tareas y aprender. Pero esos textos generaron polémica porque desde el número 3 comenzaron a sumar contenidos con sesgos políticos,  como referencias elogiosas al peronismo. 

En la entrega de esos elementos didácticos en el Departamento de San Rafael, se redobló la apuesta los establecimientos que recibieron los textos con una  leyenda particular. «Material enviado por la Senadora Nacional Anabel Fernández Sagasti para ser entregado y distribuido en las escuelas del Departamento de San Rafael», dice la portada del envío. 

Pero además, se linkean todos los contactos del concejal Nadir Yasuff, edil del PJ de San Rafael. El hecho generó malestar en el propio Departamento y también en las autoridades educativas. 

En relación a este episodio, la diputada provincial de la UCR, la sanrafaelina María José Sanz, desarrolló una columna de opinión donde repudia este acto de adoctrinamiento y clientelismo político.

La Educación en la mira

El 27 de mayo fue aprobada la Cámara de Diputados la Resolución 182/20 en donde solicitaba que el Ministerio de Educación de la Nación descentralice los fondos destinados a la elaboración de los cuadernillos educativos, a fin de que sean elaborados en las provincias conforme a los contenidos de sus currículas.

El Sistema Educativo está organizado de forma que cada provincia encuadre y adapte sus contenidos a sus realidades regionales, por lo que entiendo necesario esta descentralización priorizando que la escuela llegue al encuentro de alumnas y alumnos con una ética de cuidado en la trayectoria escolar, exenta, además, de contenidos políticos, religiosos, etc. Para transitar el camino del aprendizaje, es necesario que los educandos estén acompañados por la palabra y propuestas acordes al Diseño Curricular Provincial de cada nivel (DCP).

El Ministerio de Educación de la Nación en miras de garantizar el acceso a la educación durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, elaboró aproximadamente 18 millones de cuadernillos educativos, los que también fueron financiados en parte por UNICEF.

El principal objetivo de estos cuadernillos es mantener contacto educativo con más de seis millones de alumnos y alumnas, pero esto se vio opacado atento a que varios pasajes del material didáctico están dedicados a la difusión de las políticas del gobierno nacional. Ante esta situación la representante en la argentina de UNICEF, Luisa Brumana, expresó que “UNICEF nunca avala la inclusión de contenidos políticos ni en publicaciones ni en ningún otro recurso educativo dirigida a niñas, niños y adolescentes”.

Ocurrió también en algunas algunas zonas de la provincia (estoy hablando específicamente del departamento de San Rafael, donde pareciera existir un sistema paralelo) que algunas escuelas recibieron los cuadernillos con un texto en el cual se podía leía en su portada: «Material enviado por la Senadora Nacional Anabel Fernández Sagasti para ser entregado y distribuido en las escuelas del Departamento de San Rafael». Además se encuentran plasmados todos los contactos del Concejal (PJ) Nadir Yasuff, de San Rafael (teléfono, Instagram, Twitter, correo electrónico, dirección laboral y Facebook). Queda claro la intención de utilizar elementos y dineros del estado (que son de todos los ciudadanos) para realizar propagandas personales, dejando expuestas mezquindades que lamentablemente se encuentran arraigadas en el accionar de una parte de los actores del escenario político.

Es, definitivamente, reprochable disfrazar el adoctrinamiento y clientelismo de Educación. No debemos permitir, ni mucho menos naturalizar, que se utilice bibliografía escolar para aleccionar a quienes el Estado tiene la obligación de educar.

Resulta deleznable por el hecho en sí del adoctrinamiento, por asignar para ello recursos del Estado personificándolo en una supuesta figura benefactora, y por aprovechar la profunda crisis sanitaria para volver a poner en práctica tan vergonzosa estrategia.

Quien educa es un maestro, quien adoctrina es un fanático. El fanático no admite discrepancias. El fanático impone su doctrina, no la somete a consideración y análisis.

Es clave destacar y mantener que la educación debe construir ciudadanía, no militancia política, y aquellas prácticas que busquen lo contrario deben ser reprochadas fuertemente.

Dip. María José Sanz (Frente Cambia Mendoza – UCR)