Diputados mendocinos recibieron a los trabajadores de la fabrica Tarcol que hace más de 4 meses que no les pagan

Actualidad

Esta mañana, diputados de distintos bloques de la legislatura mendocina recibieron a una delegación de 20 obreros de la empresa alcoholera Tarcol, ubicado en el Departamento de Maipú, que se encuentra en conflicto desde hace más de 4 meses.

Los diputados Jorge Sosa (UCR-Cambia Mendoza), Mario Díaz, Jorge Tanús, Carlos Bianchinelli y Omar Parisi (PJ-FPV), Macarena Escudero y Lautaro Jiménez (PTS-FIT) participaron de la audiencia convocada en la sesión de tablas de ayer a pedido del diputado Jiménez.

Los trabajadores explicaron que luego de 8 audiencias en la Subsecretaría de Trabajo la empresa continúa sin aparecer, desconociendo incluso las multas que se han puesto por no acatar las citaciones a conciliación de la Subsecretaría. A ellos les siguen adeudando más de 4 meses de sueldo, aguinaldo y aportes patronales, incluso la obra social ha dejado unilateralmente sin cobertura médica a sus familias.

Por su parte, los diputados expresaron su preocupación por la situación que atraviesan estas 70 familias y se comprometieron a impulsar juntos una reunión con las autoridades del poder ejecutivo para que desde el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía y la Subsecretaría de Trabajo se acompañe a los trabajadores en las medidas necesarias para proteger las fuentes de trabajo y recuperar la empresa para que vuelva a producir. En este sentido, los diputados presentes remarcaron las experiencias previas de las fábricas recuperadas de Mendoza y la experiencia legislativa previa de apoyo a estas gestiones.

El diputado Lautaro Jimenez explicó que “le solicitamos a los compañeros que nos acerquen toda la información referida a los estados del concurso y la quiebra de la empresa. Los obreros manifestaron su voluntad de no dejar caer la fábrica y avanzar en su organización para poder hacerse cargo de la misma. Pero también se discutió la necesidad de que el ejecutivo acompañe a los obreros tanto financieramente como administrativamente para que puedan normalizar la situación de la empresa a la que hoy le han cortado hasta la luz y el gas. Esta empresa cumple un rol fundamental en la cadena de producción vitivinícola para procesar los orujos y borras de las bodegas y evitar que estos se desperdicien y contaminen. Si se perdiera esta fábrica, este proceso quedaría monopolizado por una sola firma, afectando tanto a estas familias trabajadoras como al conjunto de la economía regional”.

En la audiencia participaron también organizaciones que vienen solidarizándose con los trabajadores como el Sitea, la CTA Guaymallén y el concejal de Maipú, Paúl Lecea (FIT) que explicó que “el compromiso asumido por los diputados de distintos bloques legislativos es un paso importante para los trabajadores. La perspectiva de volver a poner a producir esta fábrica con una gestión obrera sería no sólo una salida para estas 70 familias, sino también un ejemplo importante para plantear que no podemos permitir que se sigan perdiendo puestos de trabajo en nuestra provincia, y que hay que ocupar y poner a producir las fábricas que cierren o despidan a sus trabajadores”.

Posteriormente, un centenar de empleados de la empresa alcoholera de Maipú, tomaron las instalaciones de la planta en reclamo de salarios atrasados. Los trabajadores piden la inmediata presencia de los dueños de la empresa, quienes estarían en el exterior.