Ramón en contra del caprichoso Cornejo: «Los últimos manotazos de una gestión que ha multiplicado exponencialmente la deuda provincial»

Actualidad Mendoza

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, presentó un proyecto de ley con el que buscará financiar 4 iniciativas de infraestructura vial, productiva y ambiental que según desde el mismo gobierno sostienen «contribuirán al desarrollo urbano, productivo y turístico de la provincia de Mendoza». Se trata de la mejora del Corredor de la ruta provincial 82, el Acueducto Ganadero La Paz, la doble vía acceso a San Martín-Rivadavia-Junín (etapa 1) y la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU).

Sin embargo, para llevar adelante estas «caprichosas» obras al final de su mandato, necesitará la aprobación en la Legislatura de un millonario financiamiento, que rondará los 130 millones de dólares (5.680 millones de pesos). Lo que, sin dudas, le dejará un hermoso «regalito» al nuevo mandatario o mandataria que asuma la provincia en el 2020.

¿Es necesario el apuro? Para el candidato a gobernador José Luis Ramón solo es una manera de «venderle humo» a los mendocinos y mendocinas (justamente en lugares electorales donde habrá disputa de poder radical) ya que verdaderamente lo que necesita el ciudadano de a pie es no meterse en una nueva millonaria deuda pública, sino en generar trabajo para poner en movimiento a la matriz productiva y revitalizar a las economías regionales, hoy devastadas por la política económica neoliberal que el mismo gobernador Cornejo respalda.

A continuación, el máximo dirigente de Protectora Fuerza Política, José Luis Ramón, desarrolló una fuerte columna de opinión sobre las antojadizas acciones de Cornejo en su desesperante situación de pérdida de poder político en la provincia, incluso, a nivel nacional.

En contra del delirio de poder, a favor de los mendocinos

  • Por: José Luis Ramón

La fiebre de poder y la soberbia como consejera dan como resultado los últimos manotazos de una gestión que ha multiplicado exponencialmente la deuda provincial, que ha condenado a generaciones a su pago y, lo que es peor, que ha “sembrado” en tierra infértil a costa de mejorar el “maquillaje” y eludir los verdaderos problemas que afectan a los mendocinos.

Claramente, desde Protectora, nos referimos al dantesco proyecto de endeudamiento de la Provincia, por valor de U$S 130.000.000 de dólares para cuatro obras de infraestructura: la mejora del Corredor de la Ruta Provincial 82, el Acueducto Ganadero La Paz, la doble vía acceso a San Martín – Rivadavia – Junín (etapa 1) y la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu).

Si el Gobierno fuera lo que se supone debería ser: amplio, con escucha, y con empatía por el ciudadano, debería responder con sensatez: ¿esas cuatro obras, forman parte de un plan estratégico de inversiones y endeudamiento acordado entre todas las fuerzas políticas?; ¿o al menos, forma parte de un plan estratégico de un ministerio de infraestructura, donde se prioricen las necesidades sociales, por ejemplo el tejido cloacal?; ¿o es el comienzo de la construcción de al menos un puñado de las más de 70.000 faltantes de vivienda?, o bien, ¿conlleva el mejoramiento de algunos de los servicios públicos de orden social, como lo son la provisión de agua en los lugares más alejados, la red eléctrica, la ampliación de la red de gas domiciliario, el transporte público, la atención sanitaria o la construcción de más y mejores escuelas?.

La respuesta a todos los interrogantes que Alfredo Cornejo nunca contestará porque tiene como consejeras a la ambición y a la soberbia, es lisa y llanamente NO.  Por eso, y para dejar asentado que nuestra postura como fuerza política nueva es advertir y proteger los intereses de las y los mendocinos, es divulgar que no seremos cómplices de tratativas de un círculo rojo que sólo piensa en escalar a costa de los intereses genuinos de nuestra provincia.

Así, la postura de Protectora es la de no acompañar la toma de una deuda insensata y que, al menos, debería contemplar a priori ser parte de un plan estratégico en el que estén fijadas las prioridades, sobre la base de una lista formulada: primero, desde un acuerdo político con las distintas fuerzas, y segundo que se trate de obras de infraestructura que tracen líneas de conexión con las zonas más alejadas de la provincia para mejorar e incentivar su desarrollo.

Asimismo, esta solicitud de endeudamiento se peticiona a sólo seis meses de finalizar la gestión Cornejo imposibilitando, si es que se le otorga, al futuro gobernador o gobernadora la formulación de la necesaria planificación provincial de obras públicas que Mendoza requiere desde hace años y que hoy continúa sin existir. 

El único proyecto que apunta a mejorar la producción es el del acueducto, con la importante consideración de que la agricultura se encuentra en una profunda crisis en general. Con más del 30% de las fincas abandonadas, se hace fundamental el desarrollo de políticas que pongan en funcionamiento las superficies ya existentes y pensar en una ampliación de la capacidad productiva en un momento de crisis y abandono.

La matriz productiva de Mendoza se encuentra amenazada, tras tres años de caída de la actividad, la provincia necesita políticas de reactivación e inversión específica en actividades regionales, por eso un pedido de endeudamiento de esta magnitud no puede contar con nuestro apoyo. Ni hablar del profundo endeudamiento que ya azota a la provincia y que sólo puede verse agravado por esta nueva toma de deuda.

Por esto, creemos impresentable la petición del Gobernador Cornejo, quien pareciera estar cumpliéndole promesas a otros que no son el pueblo, antes de terminar el mandato, endeudando a la provincia todavía más dañando gravemente la salud de nuestras instituciones.

Si el Señor Gobernador quisiera realmente un proyecto de provincia y solicitara este endeudamiento en función de ello, hubiera convocado a todas las fuerzas cuando asumió para concertar esa planificación provincial, y sin embargo cerró su gobierno a un gueto y a negociados con amigos.

No debemos legitimar esta intentona de ninguna manera, el proyecto de provincia ya fracasó por el cierre del gobierno de hace años. Sin embargo, el futuro es distinto porque así lo han decretados los propios mendocinos y se verá con el nuevo gobierno el próximo 10 de diciembre. Mientras tanto, quienes tenemos la responsabilidad de dar luz al sistema democrático representando los intereses de los ciudadanos, seguiremos dando batalla a los atropellos y delirios de quienes ostentan más y más poder.