San Juan aprueba una ley para mejorar la distribución de las farmacias y así brindar asistencia en las zonas alejadas de los centros urbanos

Actualidad

Luego de las dos audiencias realizadas en la Corte Suprema de Justicia, la provincia de Buenos Aires espera el fallo final sobre el desembarco de Farmacity. Una de las claves de la discusión fue la distribución geográfica de las farmacias, que las leyes intentan garantizar, poniendo distancias mínimas entre mostradores. Si bien la ley nacional establece estas restricciones, se necesitan de normas provinciales para que se cumplan efectivamente. Eso entendió San Juan, que acaba de aprobar esta semana una ley para fomentar la instalación de nuevos locales lejos de los centros urbanos. Para eso, se establece que los nuevos mostradores deberán ubicarse a 700 metros de los ya instalados. La normativa cuenta con el aval de los farmacéuticos locales, que fomentaron la iniciativa.

La nueva norma fue aprobada esta semana por la Cámara de Diputados local, convirtiendo en ley la iniciativa que busca mejorar la instalación de farmacias en departamentos alejados de San Juan. La ley estipula que “las nuevas farmacias no podrán instalarse a una distancia menor a los 700 metros de una que se encuentra ya instalada y en funcionamiento”. El proyecto marca ciertas excepciones, como “destrucción total del local donde estaba funcionando; rescisión del contrato de locación por causas no imputables al locatario; traslado de un local ajeno a un local propio. Las excepciones previstas podrán efectuarse solamente dentro de los 200 metros de su ubicación de origen y a no menos de 300 metros de otra farmacia ya existente”.

Entre los argumentos de la ley, se establece que las farmacias por ser una extensión del sistema de salud”, por lo cual “estarán racionalmente distribuidas en el territorio provincial, a fin de asegurar la atención y calidad de su servicio”. “Se autorizará la habilitación de una farmacia por cada 3 mil habitantes tomándose como base los datos arrojados por el último Censo Nacional de Población. Los departamentos y localidades que posean 5000 habitantes o menos, quedan exceptuados de la regulación de cantidades de farmacias con relación a la densidad poblacional”, agregó la iniciativa.

La nueva forma de aprobar la instalación de farmacias cuenta con el aval de los farmacéuticos, que creen que servirá para mejorar el acceso a los tratamientos en los barrios. «Esta ley intenta mejorar lo que es la distribución de la red sanitaria conformada por las farmacias dentro del territorio sanjuanino. Esto es alejar las farmacias de los nodos donde se encuentra la mayor cantidad poblacional como son las plazas o centros comerciales, impulsando que se instalen en los barrios o departamentos alejados», dijo Carlos Otto, referente de la Asociación de Propietarios de Farmacias de San Juan.