Urios: «La pandemia puso en evidencia la poca resolución, la falta de inventiva de nuestros dirigentes»

Actualidad

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, confirmó este jueves que Argentina comenzó a transitar «la segunda ola» de contagios de coronavirus y, al igual que su par de Educación, Nicolás Trotta, dejó en claro que «los contagios se generan en el ámbito social» y «no en fábricas o en aulas», donde las actividades «se rigen con protocolos».

El viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, aseguró que el nivel de contagios de coronavirus que se registró en los últimos cuatro días supera en números lo que sucedió en cuatro meses (junio, julio, agosto y septiembre) del año pasado, por lo que advirtió sobre la necesidad de «tomar medidas rápidamente».

«Creemos que empezamos la segunda ola, con un aumento sostenido de casos, lo que genera preocupación. Sabemos que las actividades productivas con protocolo no son la fuente de infección. Entonces, cerrarlas sin transmitirle a la población que la fuente de infección son las reuniones sociales, nos va a dejar con la misma cantidad de casos pero sin producción», señaló Vizzotti en declaraciones a AM 530.

Se viene un «tufillo mediático» a volver a cerrar actividades productivas en todo el país, sobre todo de la clase media, lo cual podría representar para muchos emprendedores una decisión terminal. Al respecto, el destacado consultor político Aníbal Urios, de la Consultora DC, desarrolla una columna de opinión donde adelanta las graves consecuencia que podría traer una errada medida del Gobierno Nacional.

No hay margen para el confinamiento

Ante la posibilidad de volver a una cuarentena estricta, al cierre de comercios y parálisis de la economía, la sociedad ve inviable esta opción por donde se lo analice, no solo porque el 80% de la población rechaza esa idea, sino porque la Argentina estructuralmente no la superaría.

Ha crecido la pobreza en este año, han cerrado comercios, se han ido empresas…ya no hay mas margen para la improvisación, no hay más excusas que se puedan utilizar, no hay mas frases que convenzan. Solo la idea de lograr UN EQUILIBRIO CONSENSUADO, PLANIFICADO Y CONTROLADO DE LAS DOS VARIABLES (Economía-Salud) EN DISPUTAS HOY, será el único camino posible y en consecuencia será el gran logro para esta generación de dirigentes políticos.

Volver para atrás, volver a una sociedad cerrada será una catástrofe sin precedentes, pobreza, inseguridad, educación y más problemas económicos conjugarían en una eclosión social.

En síntesis, hoy la pandemia puso en evidencia la poca resolución, la falta de inventiva de nuestros dirigentes, mientras piden a gritos este equilibrio…los dirigentes discuten la aplicación de la vacuna, la suspensión de las PASO y los problemas históricos de la Justicia. Mientras tanto la sociedad se disocia más y se aleja de los políticos tradicionales ( los números de imágenes positivas no superan el 35% en todos los casos)

La politización de la pandemia

Los argentinos tenemos la costumbre y la necesidad imperiosa de encontrar un CULPABLE a cualquier dificultad o problema que nos suceda en nuestra vida cotidiana, la clase dirigente argentina no escapa a ello, pero fiel a su estilo lo amplifica.

Hace más de un año que las culpas fueron rondando entre “los anteriores gobernantes”, “el Covid”, “la gente que no se cuida”. Según los momentos iban y venían los culpables.

La mea culpa, el pedido de ayuda, la solidaridad, los consensos no figuraron nunca en la agenda discursiva.

La opinión pública mientras tanto acrecentaba su malhumor, la incertidumbre y los miedos sobre el futuro.

Hoy la opinión pública sabe quiénes son los culpables de esta situación económica. El Problema no es la segunda OLA, el problema es con quien la enfrentamos.

Menos discusiones…mas soluciones.

Lic. Aníbal Urios. Consultor Político