En medio del sainete del listado “trucho”, llegó la disparatada puesta en escena del intendente Rufeil

Actualidad Mendoza

Hay un viejo concepto que nuestros sabios ancestros siempre lo sostienen como una gran verdad: cuando hay tantas aclaraciones, explicaciones, es porque algo está ocultando. Todo esto surge desde que el gobierno de Rodolfo Suarez presentó desprolijamente un gran manojo de papeletas con un desordenado listado de 25.685 nombres y documentos de los mendocinos y mendocinas, supuestamente vinculados a la actividad sanitaria, que se vacunaron durante dos meses atrás con la vacuna Sputnik V en la provincia.

Ante la desprolijidad y poca transparencia de la presentación oficial, el periodismo y la oposición no tuvo más remedio que ver e investigar uno por uno el caso de los nombres que aparecen en ese listado que para el PJ de Mendoza es “apócrifo”.

En medio del listado llamaron la atención el caso del intendente de San Martín, Raúl Rufeil, y de su presidente del Concejo Deliberante, Daniel Llaver, que si bien tienen el título de médico, hoy ejercen el rol de funcionarios públicos. Ambos políticos nunca mencionaron públicamente la inoculación (que data del 23 de enero) y esto se destapa ante la presentación de estos papeles.

Cuando sale a la luz públicamente y se descubre el caso del intendente, empieza el show mediático de mostrar a Raúl Rufeil como que casi cumple un rol de “Médicos sin Fronteras”: los medios afines a la pauta oficial lo mostraron en su rol de “Rufeil, un médico que atiende todas las tardes en su consultorio después de ser intendente”; “Rufeil, un médico que los fines de semana atiende en una Clínica Privada, además de ser intendente”; “Rufeil, además de ser médico también trabaja en otros rubros… como bioquímico y enfermero, ya que hisopó a los empleados municipales y vecinos del departamento de San Martín”. Muchas muchas son las excusas para quien ejerce el rol de funcionario público.

Inmediatamente entraron también los argumentos de la “lastima”, donde el intendente Rufeil además es un hombre de 61 años de edad que padece diabetes crónica, que lo lleva a ser insulino dependiente lo cual lo ubica dentro de los grupos de riesgo… publica el portal Memo, otro medio de la pauta oficial.

Y ahí entran, en medio de las tantas argumentaciones de Raulito y la de sus medios afines, las contradicciones ¿Si necesita vacunarse por estar dentro del grupo de riesgo por qué se arriesga, como médico pediatra, a hisopar a sus vecinos? ¿No sería mejor dejar ese rol a los que realmente deben cumplir ese trabajo, es decir, los bioquímicos y enfermeros?

Ante las grandes dudas morales que deja la vacunación del intendente de San Martín, llega la “teatralización”. Acorde a los tiempos de Vendimia, ayer el equipo de prensa realizó una hermosa puesta en escena que lo muestra a Raúl Rufeil como “superhéroe” que fue mostrada, insólitamente, dentro de parte de las actividades protocolares del diparatado Municipio.

El show montado se lo puede ver al jefe comunal de San Martin asistiendo a un joven motociclista accidentado en La Colonia, Junín. Casualmente, estaba Rufeil acompañado por su fotógrafo y su jefa de protocolo que “afortunadamente” captaron este heroico momento que puede catapultarlo como firme candidato “al Nóbel de la Paz”.  También había una ambulancia y paramédicos (no todo el mérito es de Rufeil que solo hizo una postura fotogénica del hecho).

Más allá del «relato» mediático, los vecinos de San Martin están desconfiando

El hecho sucedió a las 11 hs y no pasó una hora para que el posteo esté publicado «milagrosamente» en las redes sociales. La gacetilla municipal no solo describe el hecho “casual” de Rufeil por las calles de Junín, incluso captadas con imágenes, sino que también entra en el combo mediático las miles de explicaciones y razones de por qué Raulito tiene todos los méritos para haber recibido la vacuna rusa en enero ¿”No aclares, que oscurece” dice la popular frase?