Gabriela Lizana y la ola de suspensiones de la gran fiesta mendocina: «Sin agua no hay Vendimia»

Actualidad Mendoza

La sociedad mendocina hoy tiene una enorme grieta por el tema de la modificación de la Ley 7722. Por un lado, el pueblo y los productores mendocinos y por otro, la casta política y el lobby megaminero. Todos los hechos vienen sucediendo a pasos agigatandos y como efecto dominó, se vienen cayendo las fechas de las Fiestas Vendimiales en los Departamentos mendocinos por el simple motivo de que «no hay nada que celebrar».

La Asociación de Productores del Oasis Este de Mendoza (APROEM), que conduce Gabriela Lizana envió el siguiente comunicado. En el mismo aclaran que están en estado de alerta y movilización.

“Estamos muy cansados de no ser escuchados. Desde hace mucho tiempo venimos planteando que hay que defender el trabajo productivo. Y que este abandono sostenido por falta de rentabilidad y abusos de posición dominante, iban a llevarnos a que muchos hablaran de minería como única solución. A nosotros los productores no nos engaña señor gobernador, nunca nos dejamos engañar, nuestro error fue no salir antes a la calle con la gente que también hace tiempo defiende el agua. Pero ahora estamos todos juntos y así lucharemos por lo que queremos”, detalla APROEM en su comunicado.

Para Lizana “sin agua no producción y sin producción no hay Vendimia”. 

Se caen las fiestas vendimiales

Días atrás la comisión de reinas de mandato cumplido CORENAVE a través de un comunicado de su página de Facebook solicitó a los departamentos que no realicen las fiestas vendimiales en rechazo a la modificación de la ley 7722 que fuera promulgada por el gobernador Rodolfo Suarez en el día de hoy. 

De hecho, la Reina Nacional de la Vendimia María Laura Micames marchó con la caravana que salió de San Carlos, de donde es oriunda, el pasado domingo hacia Mendoza. 


La actual Reina Nacional de la Vendimia, María Laura Micames

En el comunicado indican: Frente a la negativa por parte del Gobernador, Rodolfo Suárez para retrotraer la modificación que habilita el uso de contaminantes, como cianuro o ácido sulfúrico, y el rechazo a la protesta, creemos necesario y urgente, solicitar no se realicen ningun acto previsto para la Vendimia 2020, hasta que se de marcha atrás con esta reforma que pone en peligro nuestro recurso más preciado que es el Agua.

De esa manera, como un efecto dominó, se fueron confirmando la caída de esta emblemática fiesta mendocina en cada uno de los Departamentos de la provincia, como señal de repudio a la decisión gubernamental.

Los departamentos de Maipú y Lavalle anunciaron anoche que suspenderán sus fiestas departamentales de la vendimia 2020 si el gobernador Rodolfo Suárez no deroga la ley 9209. Estas declaraciones se llevaron a cabo durante las convocatorias en «defensa del agua pura» que tuvieron lugar en diferentes cascos urbanos de la provincia con vecinos autoconvocados a través de las redes sociales.

El intendente de Maipú, Matías Stevanato, aseguró esta noche que la Fiesta de la Vendimia departamental no se realizará hasta tanto el gobierno provincial no deroge la Ley 9.209 porque «no hay licencia social».

Por su parte, el intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, publicó en su cuenta oficial de Instagram la decisión de suspender la fiesta de la Vendimia 2020 junto a los municipios de Maipú y Lavalle hasta que la ley 9209 sea derogada.

Posteriormente, el intendente de San Carlos, Rolando Scanio, tomó la firme decisión de suspender también la fiesta vendimial de ese departamento hasta que se derogue la ley 9209.

La Paz recién confirmó que se «no existen motivos para el festejo» y es posible que esta tarde también se confirme la suspensión de la fiesta en el Departamento de Santa Rosa, donde la ex reina vendimial y actual intendenta , Florencia Destéfanis, anuncie la medida.

Tanto los Departamentos mendocinos de Rivadavia como de General Alvear, por el momento se encuentran suspendidos, aunque oficialmente no han confirmado nada.

En Tupungato se está evaluando la realización de la Vendimia Departamental, como así también la realización del tradicional baile de Año Nuevo.