Acorralado y con miedo, Rody Suarez solo «inventa» una situación de caos para frenar el aluvión de más 100 mil familias que no quieren el cianuro en Mendoza

Actualidad Mendoza

En el primer discurso que el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, emitió en la Legislatura provincial, hace tan solo 15 días atrás, habló de que SU gobierno iba a ser «un gobierno de diálogo». Ese día todos aplaudieron con mucha efervescencia y pensaron que algo había cambiado después de la «hermética» gestión de su antecesor, Alfredo Cornejo.

Al día siguiente, nuestro querido Rody envía su proyecto de modificación de la Ley 7722 para que ingrese el cianuro y el ácido sulfúrico a la provincia y con él, las megamineras multinacionales que, gracias al pacto UCR-PJ, tendrán el control y uso exclusivo del escaso recurso del agua que existe en la región.

Ante la medida «exprés, antipopular y a prepo» de la casta política, la bronca de la ciudadanía fue inmensa ya que no quieren entregar su calidad de vida, los recursos naturales, su actividad agropecuaria, el orgullo del vino mendocino y el futuro de sus hijos a manos de los chinos y corporaciones extranjeras a cambio de un par de momentáneos dólares y mucho menos dentro de un actual contexto de dramática sequía.

Por eso se desarrolló ayer la marcha más grande de la historia de Mendoza que culminó espontáneamente en este histórico lunes 23 de diciembre con más de 100 mil ciudadanos, trabajadores, familias enteras, ruralistas de la Mendoza profunda que se manifestaron pacíficamente frente a la Casa de Gobierno para exigirle al gobernador Suarez que de marcha atrás con la resolución.

El «gigante» se levantó y sembró mucho miedo a la casta política. Un kirchnerismo perdido «sin argumentos», porque fue socio de Suarez en esta movida megaminera, solo se contradice en relatos vacíos desde las redes sociales… solo basta leer algunos tuit de Anabel Fernández Sagasti o Guillermo Carmona, por citar ejemplos.

El gobierno radical «se cierra» de espaldas al pueblo y sigue adelante con la medida. La desesperación por los frescos dólares a cambio de la entrega de los recursos naturales es más fuerte que ellos. Desde las redes y el cerco mediático que armaron a cambio de una buena pauta, generaron un relato «de ignorancia del pueblo» por no entender lo que «representa» el desarrollo de la matriz productiva megaminera y con cianuro.

El «gigante» se levantó y lo mostró sus dientes en las calles de Mendoza. El temor carcomió al gobernador Rodolfo Suarez esta mañana por la contundente y multitudinaria convocatoria «frente a sus narices» que no tuvo otro remedio que para salir de la asfixiante realidad y seguir con la medida, tuvo que «inventarse» una situación de caos, tal como apela el personaje Frank Underwood en House of Cards cuando queda acorralado.

¿De qué manera? El gobernador envió la orden de provocar a los agitadores, metió policías infiltrados para que parezcan agitadores civiles, y de esa manera dio la orden, bien a «lo chileno Piñera» de reprimir, tirar gases lacrimógenos y gas pimientas a las multitudes familias que se encontraban allí. Una verdadera cacería sin discriminación a mujeres, niños y bebés que se encontraban manifestándose pacíficamente.

En síntesis, Rody «embarró la cancha» para que los medios de Buenos Aires no cubran esta enorme convocatoria popular, no salgan fotos, no muestren drones de esta legítima convocatoria, sin «aparatos políticos», ni «medios». Con la represión policial desarmó a la multitud de ciudadanos venidos de la Mendoza profunda que se desparramaron desordenadamente por la ciudad.

El «circo policial» sigue aún por las calles de la ciudad Mendoza, con más represión, motos policiales que disparan al aire para sembrar miedo, patrulleros y curiosamente camiones hidrantes de despilfarran agua para aquellos que luchan justamente por el agua.

El «circo policial» para sembrar caos
¿Policías camuflados de civiles?

Por el momento, el gobernador Suárez no promulgó la nueva normativa, pero abrió un campaña pública para defender la apertura de la provincia a la megaminería. Desde la cuenta oficial del Gobierno sostuvo que «la reactivación de la minería moverá recursos por alrededor de 349.234 millones de dólares» y «que la actividad pueda generar 17.550 puestos de trabajo durante la etapa de construcción de 6 proyectos». 

Mientras que desde la UCR de Mendoza y la Secretaría de Ambiente, a cargo de  Humberto Mingorance, salieron al cruce con mensajes en los que sostienen que los miles de movilizados son personas desinformadas y aseguran que los controles ambientales serán suficientes. Con respecto al debate sobre el uso del agua de la actividad minera, en una provincia en emergencia hídrica, desviaron a la discusión al mal uso de los recursos hídricos que hacen en el sector agropecuario. 

A pesar de la represión, el pueblo mendocino se rearma para seguir marchando pacíficamente por el Agua

Por lo pronto, los asambleístas se rearman y se empiezan a concentrar en el KM Cero de la Capital con el mismo grito de repudio: «El Agua de Mendoza No Se Negocia», También se anuncia un fuerte «cacerolazo» esta noche para que resuene el oído de Suarez.