Lavagna no quiere ni a «pindonga» ni a «cuchuflito»: «Vos podés tener una vida mejor»

Actualidad

La polémica que introdujo la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner al hablar de marcas “pindonga” y “cuchuflito” en un acto sigue dando tela para cortar. Esta vez el que se sumó al tema fue el candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna.

El ex ministro de Economía habló a través de Twitter y sostuvo que las segundas marcas «reflejan el esfuerzo de empresarios nacionales que apuestan al país».

«‘Pindonga’ y ‘Cuchuflito’ son los dos dirigentes que presumen ofrecer a los argentinos una vida mejor, pero en los hechos, sus modelos fracasaron», escribió el dirigente.

Acompañó el tuit con un video en el que se ve una foto del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, como «cuchuflito» y del presidente Mauricio Macri, como «pindonga».

Y termina con la convocatoria a votar por Consenso Federal: «Podés tener una vida mejor, depende de vos: Roberto Lavagna, candidato a presidente, Juan Manuel Urtubey, candidato a vicepresidente».

Lavagna reveló pedidos del “oficialismo” para “bajar la candidatura”

El precandidato presidencial por Consenso Federal, Roberto Lavagna, cargó contra la estrategia de polarización del oficialismo y el espacio del Frente de Todos y reveló que tiempo atrás le pidieron declinar sus aspiraciones electorales.

En diálogo con Radio 2 de Rosario, Lavagna lamentó las “jugadas sucias”, y consideró que “en la medida en que están relativamente parejos en las encuestas, empiezan a hacer cosas que exceden lo estrictamente legal, comienzan a hostigar de un lado y del otro”.

“En el caso mío, el oficialismo me ha pedido expresamente, en varias oportunidades, que me baje de la candidatura”, contó.

Acto seguido, y si bien dijo que no conoce caso puntuales de ofrecimiento de dinero para deponer una postulación, el exministro puso de manifiesto los “comentarios de empresarios que ofrecen dinero a cambio de bajar candidaturas; de listas que de repente se bajan misteriosamente y lo hacen contentos”.

“Eso hace sospechar porque no hay protestas y lo hacen dócilmente”, puntualizó, y se mostró crítico con la construcción informativa de los grandes medios de comunicación.

Para el economista, “la polarización sobre todo a nivel de medios en las últimas semanas ha sido brutal”, y aclaró que “la sociedad tiene una demanda distinta”.