Cornejo quiere frizar el escándalo del Defensor de Discapacidad ¿Por qué Ejarque es quién merece el cargo?

Actualidad

El egoísmo innato del gobernador Alfredo Cornejo y la rosca política hacen que la designación del cargo del Defensor de las Personas con Discapacidad sea todo un escándalo y «tapen con diarios» los méritos de una persona.

En las últimas horas se dio a conocer que el presidente del bloque radical en Diputados, César Biffi, explicó que no habrá, por el momento, otra convocatoria a Asamblea Legislativa para elegir al nuevo Defensor de las Personas con Discapacidad. Al menos no se llamará a la conformación de este organismo hasta que el Frente Cambia Mendoza no consiga los votos para que continúe Juan Carlos González Olsina, el sociólogo que hoy ocupa ese cargo.

El radicalismo no quiere escuchar que un peronista, Germán Ejarque, esté al frente de ese cargo, de acuerdo al procedimiento dispuesto por Ley Provincial 8345 y sus modificatorias, por más que se merezca el mismo debido a su destacable trayectoria en la materia. Después de un trabajado estudio realizado por la comisión de legisladores, el orden de mérito es para él, sin ninguna duda. Por otro lado el respaldo continúa, este miércoles diversas asociaciones vinculadas al tema discapacidad presentarán un petitorio para respaldar la candidatura de Ejarque.

¿Por qué es merecido el cargo para Germán Ejarque?

En un principio por «conocer, en primera persona, las barreras que las personas con discapacidad debemos enfrentar en las distintas etapas de nuestras vidas para lograr ser incluidos en la sociedad, y que pese al amplio compendio de normas que claramente establecen nuestros derechos, históricamente han sido y siguen siendo vulnerados y desconocidos» sostiene Ejarque.

Y agrega el hombre de Guaymallén «En mi caso nací con una distrofia muscular que me obliga a movilizarme en silla de ruedas, pero tuve la dicha de tener una familia que siempre me acompañó en mi desarrollo. Conozco la angustia de los padres cuando ven que las puertas se cierran ante las necesidades de sus hijos porque las viví junto a mis padres. A esos padres y madres quiero acompañar desde la Defensoría».

«Mi trayecto educativo comenzó en una escuela primaria de Enseñanza Especial, fue la Esc. Nº 2-033, Fidela Maldonado de Cano, donde hice muchos amigos que por distintos motivos tuvieron, muchos de ellos, mayores dificultades para ser incluidos en la sociedad. En algunos casos la imposibilidad de expresarse y la falta de servicios adecuados de apoyo impidió que se desarrollaran plenamente. Por ellos, y por muchas otras personas con discapacidad que he ido conociendo a lo largo de mis 40 años de vida, siento el compromiso moral de postularme como Defensor y así acompañarlos en la lucha por ser reconocidos como sujetos plenos de derecho», afirma el verdadero merecedor del cargo por orden de mérito.

Cabe destacar que Germán Ejarque tiene experiencia como funcionario provincial, ya que tuvo la oportunidad como Presidente del Consejo Provincial de las Personas con Discapacidad, de conocer la realidad de los 18 departamentos de Mendoza, he recorrido toda la provincia y he ido generando fuertes vínculos con las personas con discapacidad, sus familias y las instituciones que las asisten.

A nivel nacional fui honrado por pares de otras provincias siendo designado como Vicepresidente del COFEDIS (Consejo Federal de Discapacidad), que es el máximo organismo a nivel nacional encargado del diseño de políticas públicas referidas a la discapacidad.

En el plano internacional en dos oportunidades fue miembro de la Misión Argentina ante la Asamblea General de Naciones Unidas, donde se debatieron los objetivos del desarrollo del milenio en lo referido a la Discapacidad.

Con el aval de numerosas instituciones de toda la provincia que trabajan en forma transversal la temática de la discapacidad, sin dudas, es merecedor del cargo.

Las propuestas de Ejarque si finalmente le designan el cargo

Sería un gran avance, incluso de transparencia institucional, si le otorgan el cargo por orden de mérito y «no a dedo» como lo vienen haciendo desde el gobierno provincial. Su aporte, experiencia y trabajo ayudaría a muchos. BienCuyano les muestra a los lectores el plan de acción de Germán Ejarque para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Lograr una Defensoría presente en todo el territorio provincial:

Actualmente las personas con discapacidad que residen fuera del Gran Mendoza presentan mayor dificultad a la hora de acceder al ejercicio de sus derechos.

Vemos que las instituciones públicas, las obras sociales y organismos reguladores de servicios públicos se asientan físicamente en el Gran Mendoza y para cualquier gestión o reclamo las personas deben desplazarse muchos kilómetros, lo que implica una mayor complicación para las personas con discapacidad, que generalmente tienen mayor dificultad para el traslado o incluso para comunicarse por las vías tradicionales (ej, personas con discapacidad auditiva que deben realizar gestiones por vía telefónica). Esta misma realidad se ha observado en los 5 años que lleva funcionando la Defensoría donde las personas con discapacidad para realizar una gestión o consulta debían hacerlo a través de un teléfono fijo o físicamente en una oficina del microcentro.

Proponemos como solución lograr convenios con las áreas sociales de los Municipios para que sean receptores de consultas y/o denuncias, además de comprometer al Defensor a trasladarse periódicamente a los distintos Departamentos para atender audiencias.

Facilitar el acceso a la justicia de las personas con discapacidad y el acompañamiento legal necesario:

En la práctica la Defensoría se limita a asesorar a las personas con discapacidad sobre los derechos consagrados en el ordenamiento jurídico, pero en la mayoría de los casos las personas deben costear los honorarios de abogados para lograr ejercer sus derechos y no todos tienen las condiciones económicas para afrontar dichos costos.

Proponemos, a través de convenios con el Colegio de Abogados de la Provincia, y la Dirección de Protección de Derechos del Poder Judicial, crear un registro de abogados que atiendan los casos que necesiten tramitarse por vía judicial sin cobrar los honorarios a las personas con discapacidad.

Sistematizar la Gestión de Denuncias:

Muchas denuncias son atendidas por vía telefónica sin un seguimiento de la respuesta brindada.

Se propone documentar cada denuncia y semanalmente ir informando sobre lo actuado en cada caso.

Fortalecer y Afianzar el trabajo de las ONG que trabajan la temática de Discapacidad:

Se estima que el 13,3 % de la población de Mendoza presenta alguna limitación que puede representar una discapacidad. Sin embargo, muy pocos han accedido al CUD (Certificado Unico de Discapacidad) por lo que se desconoce la realidad concreta de este colectivo.

Históricamente la conquista de derechos y la atención de las diversas necesidades del colectivo era responsabilidad exclusiva de organizaciones sociales que se constituían ante la ausencia del Estado y fueron desarrollándose sin el debido acompañamiento y la formación necesaria para gestionar los escasos recursos disponibles para atender demandas crecientes de la sociedad, por lo cual muchas hoy se encuentran en crisis y algunas han dejado de prestar sus necesarios servicios.

Percibimos como una gran fortaleza de dichas organizaciones sociales la presencia geográfica en toda la provincia, con el contacto directo con las personas con discapacidad y sus familias y un profundo conocimiento de la realidad social de cada lugar.

Proponemos articular con las instituciones para que las mismas se capaciten y logren transmitir dicha formación, en materia de gestión, de derechos y del modelo social de la discapacidad dispuesto en la Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad, a las personas con discapacidad y sus familias. Al mismo tiempo generar vínculos para que las organizaciones sociales puedan denunciar la vulneración de derechos ante la Defensoría.

Utilizar Herramientas Comunicacionales para derribar barreras culturales:

La mayor barrera que debemos enfrentar las personas con discapacidad es la sociocultural, que radica en el miedo y desconocimiento a lo diverso.

Proponemos realizar campañas de difusión en redes sociales y tener presencia continua en medios de comunicación audiovisual de la provincia con campañas informativas, de sensibilización y concientización.

Además, a través de estas herramientas se logrará una mayor interacción entre la sociedad y la Defensoría.

Trabajar con organismos de género y equidad:

La discapacidad se configura como un factor importante de discriminación, al cual, si le unimos la cuestión de género, encontramos que las mujeres con discapacidad sufren una doble discriminación que las situará en una posición desigual con respecto a la población en general y hombres con discapacidad en particular.

La Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce que las mujeres y las niñas con discapacidad suelen estar expuestas a un riesgo mayor, dentro y fuera del hogar, de violencia, lesiones o abuso, abandono o trato negligente, malos tratos o explotación.

La convención manifiesta entre sus principios generales y a lo largo de todo el tratado la igualdad entre el hombre y la mujer. Obliga explícitamente a los estados a asegurar el acceso de las personas con discapacidad, en particular las mujeres y niñas a programas de protección social y estrategias de reducción de la pobreza.

Las niñas y mujeres con discapacidad soportan aún más los prejuicios, estereotipos y estigmas, generalizados en todos los ámbitos, que distorsionan la imagen social del colectivo y generan exclusión de los espacios de desarrollo de la vida.

Instrumentando prácticas, normas y políticas que fomentan la sobreprotección y la dependencia, la sociedad ha tendido a aislar y a segregar a las mujeres con discapacidad. Sutil discriminación que sigue siendo un problema grave y alarmante, y que se traduce en mayor desempleo, menor acceso a los servicios de salud, menos acceso a la educación, escaso o nulo acceso a los programas y servicios dirigidos a mujeres en general, mayor riesgo de padecer situaciones de violencia y abusos, etc.

Por lo expuesto consideramos de vital importancia lograr convenios con instituciones que trabajan la temática de género. Con algunas ya se ha avanzado y avalan la presente postulación.

Defender los derechos de niños con discapacidad:

Los derechos de los niños con discapacidad como grupo vulnerable y con riesgo de exclusión requiere medidas de protección específicas dada la mayor situación de riesgo respecto a otros sectores. La Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad y la Convención sobre los Derechos de los Niños, contemplan medidas de protección para las niñas y niños con discapacidad.

Ellos deben gozar plenamente de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones con los demás niños y niñas.

La inclusión educativa supone promover vías en donde la práctica de la misma pueda ser utilizada para proponer inclusión social y asegurar todos los derechos humanos. Los espacios inclusivos son los medios más efectivos para combatir actitudes discriminatorias, creando comunidades de apoyo, constituyendo sociedades inclusivas y logrando educación para todos; además proveen una educación más efectiva para la mayoría de los niños, mejorando la eficiencia del sistema educativo en su totalidad. La inclusión social es una estrategia para alcanzar la igualdad social, la educación como medio para hacerlo debe examinar las necesidades de los niños en toda su diversidad, impidiendo la exclusión de cualquier infante de la comunidad. De acuerdo con la OMS, la detección y las medidas de intervención tempranas pueden prevenir aproximadamente el 70% de los casos de discapacidad infantil causada por enfermedades o condiciones prevenibles.

Por lo expuesto vemos necesario generar fuertes lazos con instituciones como CONIN (que avala la presente postulación) y otras con trayectoria en la temática.

Promover el derecho al trabajo en un mercado laboral inclusivo:

A través del trabajo de organizaciones sociales con experiencia en Recursos Humanos se propone generar una Bolsa de Empleo y Registro de Empresas Inclusivas.

Generar oportunidades de empleo y promoción profesional, alentando a la implementación de acciones de Responsabilidad Social Empresaria, que apunten a la inclusión laboral de personas con discapacidad. Concientizar sobre el derecho de las personas con discapacidad a un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y entorno laboral que sea abierto, inclusivo y accesible.

Proponemos implementar una Bolsa de Empleo para personas con discapacidad y el Registro de Empresas Inclusivas Mendocinas. Desde la Defensoría, con el soporte técnico y profesional de organizaciones sociales se llevará a cabo la asesoría a las empresas sobre las posibilidades laborales de las personas con discapacidad en el mercado laboral formal, el registro de aspirantes, análisis de perfiles profesionales y adecuación a los puestos laborales ofrecidos a través de la preparación idónea con acciones formativas específicas.

Estamos convencidos que el binomio Responsabilidad Social Empresaria (RSE) y Discapacidad, debe formar parte de la realidad de nuestra sociedad mendocina, con empresas y organizaciones, cada vez más conscientes, responsables y flexibles que valoren las múltiples ventajas de trabajar con personas con discapacidad

Articular con otros organismos:

El trabajo aislado no genera resultados positivos y permanentes. Proponemos una Defensoría que trabaje con organismos gubernamentales, educativos, cámara empresariales e industriales para realizar las acciones necesarias para el cumplimiento de los derechos de las personas con discapacidad.