La referente de Pan y Rosas San Luis Johana Gomez se suma a la movilización puntana del 8M: «Frente al crecimiento de femicidios y la violencia de genero en la provincia, el gobierno de los Saá solo destina menos del 0,2 % de su presupuesto anual al tema»

Actualidad

El 8 de marzo en la Argentina y en el mundo habrá un paro de mujeres. La primera huelga mundial -que incluyó en Buenos Aires un ruidazo y una marcha a la Plaza de Mayo- se hizo el año pasado y tuvo distintas expresiones según el gremio y el sector. Al grito de «Ni una menos, vivas nos queremos» las argentinas se unieron a otras miles de 70 países para hacer visible su reclamo.

En la provincia de San Luis también las mujeres se sumarán a este reclamo mundial. La referente de la izquierda puntana y de la Agrupación de Mujeres “Pan y Rosas”, Johana Gómez, convocó al paro y la movilización del próximo 8 de marzo en el Correo Argentino y Plaza Pringles de la ciudad de San Luis.

Al respecto, Johana señaló que “En la Ciudad de San Luis, este jueves 8 de marzo, en el marco del Paro Internacional de Mujeres, nos movilizamos a partir de las 17:30 horas, concentrando en el Correo Argentino junto a diferentes organizaciones de mujeres, sociales, sindicales, estudiantiles y políticas”.

También sostuvo que “La pelea de las mujeres es cada vez más fuerte, ya que hemos logrado con la lucha de todos estos años que el debate por el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo llegue a todas las pantallas de la televisión, las radios y, principalmente, al Congreso de la Nación”.

Sobre la situación de las mujeres en la provincia, la ex candidata a diputada nacional del “Frente de Izquierda y los Trabajadores” aclaró “San Luis no es ‘otro país’ para nosotras. Los aberrantes casos de femicidios y violencia de género ocurridos en la provincia en los últimos años han demostrado que este flagelo sigue creciendo. La Secretaría de la Mujer no pasa de ser una mera migaja gubernamental que se limita a recibir denuncias de violencia y a hacer un limitado seguimiento de los casos con recursos profesionales y asistenciales completamente escasos, que no llegan a defender ni contener a las mujeres que solicitan ayuda. Esto se complementa con la desidia de un gobierno que viene destinando menos del 0,2 % de su presupuesto anual para temas de violencia de género; menos del 0,02 % para los programas de asistencia, seguimiento y capacitación a las víctimas; menos del 0,002 % para las políticas de salud sexual y reproductiva; y que además no aplica la Ley de Educación Sexual Integral como tampoco se ha adherido al Protocolo Nacional para la Interrupción del Embarazo por causas terapéuticas”.

La joven docente rural finalizó, diciendo que: “Las demandas centrales este 8 de marzo serán educación sexual en las escuelas, anticonceptivos en los hospitales, que se apruebe el proyecto presentado en el Congreso Nacional por el derecho al aborto libre, seguro y gratuito, y un Plan Nacional de Emergencia contra la violencia de género”.