El PJ le responde a Ernesto Sanz: «Hay que dejar las mezquindades y pensar en La Patria y la vida de los argentinos»

Actualidad

El radical Ernesto Sanz reapareció del ostracismo y asomó la cabeza para volver a presentarse en la escena pública. Lo hizo en un encuentro por Zoom con la presidenta de Pro, Patricia Bullrich.

Tras meses de perfil bajo y pocas declaraciones, el exsenador nacional mendocino y fundador de Cambiemos afirmó «Estamos ante una oportunidad histórica, que no podemos desaprovechar. Por primera vez, se dan dos variables que nunca antes existieron con el peronismo en el poder: una oposición fuerte y una sociedad que no está anestesiada»

Sanz sostuvo que «el peronismo está desorientado», pero, aún con aquellas condiciones favorables, en Juntos por el Cambio no pueden quedarse «a la espera de que el Gobierno cometa errores», sino que deben «conducir hacia una luz al final del túnel».

«¿Cuánto tiempo más demora esto en explotar? ¿Cuánto tiempo va a seguir, así, el Banco Central? ¿Cuánto tiempo van a aguantar las PyMEs y el turismo? Tenemos que prepararnos para el corto plazo y para ofrecer una luz al final del túnel, en el mediano plazo», afirmó el exsenador.

Tras los dichos de uno de los fundadores de Cambiemos, junto a Mauricio Macri y Lilita Carrió, el Partido Justicialista emitió un fuerte comunicado que, con altura, deja al desnudo el egoísmo de ciertas figuras políticas que en lo único que piensan es en las urnas y no en la vida de las argentinas y argentinos que están sufriendo en este momento una pandemia.

Para un argentino no hay nada mejor que otro argentino

En 1973, cuando el General Perón retornó al país luego de su larga proscripción y exilio, manifestó que aquella máxima de 1950 que recalcaba que para un peronista no había nada mejor que otro peronista debía ser reconfigurada como: “para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”. El General Perón pretendía cerrar largas décadas de divisiones y ser congruente con el lema de nuestro país que reza “en unión y libertad”.

En el año 2020 los argentinos enfrentamos un desafío común como nunca en nuestra historia reciente. Un flagelo que enferma y mata sin importar cuál sea nuestra condición social o nuestro pensamiento político. Un reto que demanda nuestro compromiso y esfuerzo colectivo para cuidarnos entre  todos y todas, y en especial cuidar a los más vulnerables frente al virus.

Resulta muy lamentable ver que referentes de la oposición política no parecen tomar nota de la gravedad de la situación ni están a la altura de las circunstancias. En el fragor de una pandemia que no da tregua y exige todo de cada uno de nosotros, escuchamos las voces de dirigentes que parecen solazarse con la dramática situación que atravesamos, presagiando y deseando futuras explosiones sociales.

Son irresponsables y expresan un profundo egoísmo.

Hay otros que, habiendo tenido las máximas responsabilidades institucionales de la República y habiendo fracaso estrepitosamente, nos quieren decir desde Europa cómo deberían hacerse las cosas. Hasta los hay de aquellos que amenazan – en medio de esta crisis sanitaria – con secesionar su provincia del resto de la República por algún conflicto interjurisdiccional.

La crisis que enfrentamos nos exige dejar mezquindades y prejuicios de lado, a poner por delante a la Patria y a la vida de cada uno de los 40 millones de argentinos. La pandemia nos desafía a ser mejores. Seámoslo, por nuestro propio bien, por el de nuestras familias, y sobre todo, por el bien de la Argentina.