Teresa Day: Las típicas audiencias públicas de Cambia Mendoza, un diálogo sordo donde la oposición pregunta y no existen las respuestas

Actualidad

No es la primera vez que el gobierno manejado por Cambia Mendoza organiza una puesta en escena de «Audiencia Pública» solo para la foto mediática. Se puede hablar de «Servicios Públicos», de «Salud», de «Obras Publicas», de «Fracking»… y la preguntas que pulularán en el ambiente nunca tendrán respuestas… un colorido aspecto que le suma al «gobierno de diálogo sin diálogo».

Hoy a la mañana se sumó a esta típica maniobra «sorda», el pliego de María Teresa Day. Por primera vez en la historia de la Legislatura de Mendoza se realizó una Audiencia Pública en forma virtual y utilizando la plataforma Zoom. Sólo estuvieron en forma presencial el vicegobernador de Mendoza, Mario Abed, los cuatro postulados y los miembros de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC), quienes habilitaron a los oradores a hacer uso de la palabra, pero cada uno de ellos participó de manera online.

Al comenzar la Audiencia, el senador y presidente de LAC, Marcelo Rubio, explicó el mecanismo de la inédita Audiencia y aclaró que –tal como lo indica el reglamento- sólo podrían expresarse las personas que hubiesen presentado impugnaciones o adhesiones. Además informó que la citada audiencia no es vinculante.

Luego leyó cada uno de los pliegos que envío el Poder Ejecutivo para que sean evaluados por el Senado de Mendoza. Estos son los de María Teresa Day quien fue propuesta para ocupar el cargo de Ministra de la Suprema Corte de Justicia; y Mirna Elisa Montaldi, Juan Manuel Pina González y Gabriel Bragagnolo quienes fueron sugeridos por el Ejecutivo como Jueces Penales Colegiados de la Primer Circunscripción Judicial.

Rubio además informó que en el caso de la postulante a ocupar el cargo de Ministra de la Suprema Corte de Justicia obtuvo 4549 adhesiones y 419 impugnaciones. En tanto que la Dra. Montaldi obtuvo 242 adhesiones, Pina González 217 avales y Bragagnolo 280 acompañamientos. Los últimos tres postulantes no recibieron impugnaciones.

María Teresa Day defendió su postulación: «He escuchado de todo durante estos 22 días, pero he seguido trabajando en el Ministerio Público Fiscal. Mi mayor preocupación es poder llegar a la gente y que sepan que tengo los requisitos para acceder al cargo. Si les gusta el perfil mío o no, es otra cosa», aclaró.

La postulada remarcó la trayectoria de todos los puestos en los que estuvo durante su carrera profesional. «Yo le agradezco a la Legislatura poder expresarme. No quiero pensar que por ser mujer me están cuestionando mis 10 años de servicio. A mí no me designó el doctor Gullé sino que fue el doctor González. Al ser un funcionario público yo no tengo nada que ocultar», rescató.

Por varias horas, María Teresa Day expuso con mayor a menor grado de certeza sobre algunas de las inquietudes planteadas en el proceso.

El Jefe de Bloque del Frente de Todos descartó de plano que las dudas tuvieran que ver con cuestiones de género: “Usted planteó malestar respecto de las diferencias que se hacen como en el caso del Dr. Ramiro Salinas, en circunstancias parecidas y usted hizo alguna acotación si era, porque usted es mujer” arrancó Ilardo. Y aclaró que la diferencia del caso, fue que el Dr. Salinas, fue 5 años defensor oficial.

En la misma línea de argumentación afirmó “Sé lo que luchan las mujeres y el trabajo que hacen. Sé que el trabajo que hacen muchos jueces y fiscales, muchas veces lo hacen quienes están por debajo con mucho trabajo previo, y en silencio”. El hecho de que ha sido la segunda en un ministerio quiere decir que ha trabajado mucho, apuntó además Ilardo.

“Celebro que el gobernador haya tomado esta decisión de ir por una mujer, no tenemos desde la oposición ninguna valoración respecto de su persona. Muchas de las personas que hablaron sobre usted, lo hizo de hecho con mucho afecto”.

En otra instancia de intervención el senador concedió “comparto su criterio de justicia, y la justicia que usted desea. Lo que me preocupa es que usted hable como si fuera ajena a esa justicia, en la que usted lleva muchos años. Justicia que al gobernador le indignó, los equiparados a magistrados me indignan, dijo Suarez y usted ha adherido a ese régimen”, marcó Ilardo.

Además, Ilardo indicó que no hubo respuesta a otras preguntas, por ejemplo porqué su candidatura no fue avalada por la Asociación de Magistrados.

Y luego remarcó la principal duda: “Usted dijo no haber sido magistrada. Y dijo que cumple con el ejercicio de 10 años de la abogacía. Aunque ha dicho que nunca ha litigado y tiene matrícula bloqueada porque está equiparada pero que ejerció la abogacía dentro del poder judicial”.

El senador apuntó, entonces, al artículo 27 de la ley 4976, que dice que no podrán ejercer la profesión de abogados por incompatibilidad: “los magistrados, integrantes del ministerio público, funcionarios y empleados del poder judicial de la nación y de las provincias”.

Es decir, esgrimió Ilardo, que “usted no podría haber ejercido por incompatibilidad y tampoco lo hizo en la calle, como litigante. Y esto me genera muchas más dudas, habiendo descartado lo primero, y me gustaría que se explayara porque la ley dice que no pudo haber ejercido de abogada tampoco”.

Por último el legislador quiso saber si a la candidata le había parecido que fue “una intromisión en la justicia que la oposición se presentara con una Declaración de Certeza”. Tanto esta inquietud como algunas de las anteriores, no fueron abordadas por Day con información, para disolver ambigüedades.

La bronca del senador Robles

Uno a uno, los oradores dieron su exposición. Salvo el senador del PJ-Frente de Todos, Bartolomé Robles, que tuvo inconvenientes para conectarse a la plataforma Zoom durante toda la audiencia. «Se caía todo el tiempo» aseguró el legislador del Este mendocino.

No obstante, trató de acotar algo en el debate sobre Teresa Day y «una mano democrática» bloqueó al legislador sin muchas vueltas.

«Hoy es un día gris para la Democracia y la Institucionalidad de Mendoza en una Audiencia Pública» disparó Robles enfurecido por no poder expresarse en libertad.