La calificadora de deuda S&P advirtió que Mendoza está en un default virtual y le bajó la calificación

Actualidad Mendoza

La calificadora de deuda S&P Ratings le bajó ayer martes la calificación a la provincia de Mendoza de «CC» a «CCC-» y la dejó a un escalón de default por el impago de los 24,7 millones de dólares de su bono PMY24 el último 19 de mayo.

Y aunque es llamativo que la provincia vaya a un default por un monto tan pequeño, S&P señaló que tiene la «certeza virtual» de que el impago se sostendrá hasta el 18 de junio por la difícil situación financiera que atraviesa Mendoza y que por lo tanto, llegada esa fecha, la calificación bajará a «SD», es decir «default selectivo», incluso si el gobernador Rodolfo Suárez consigue una renegociación exitosa de su deuda.

De esta forma se sumaría a las provincias con deudas ya defaulteadas como Buenos Aires y Chubut. Neuquén, Río Negro y Córdoba están atravesando procesos de reestructuración también.

La semana próxima Mendoza debería afrontar también el vencimiento de intereses sobre su bono PMY21 en pesos, pero en el mercado y las calificadoras dudan que se concrete ese pago. En cambio, el bono que no pagó es una serie en dólares emitida bajo ley extranjera al 8,375% anual por 590.000 millones de dólares en 2016.

«La tendencia negativa de Mendoza refleja nuestra opinión de que un incumpliento en los ´próximos seis meses es una certeza virtual, incluso en el escenario más optimista, dada la severa crisis de liquidez de la Provincia. Podríamos bajar las calificaciones a ‘SD’ (incumplimento selectvo) si la Provincia falta a un pago de deuda, o si completa su proceso de reestructuración de la deuda, lo que consideraríamos un intercambio en condiciones desventajosas (distressed) y equivalente a un incumplimiento».

«Esperamos que el desempeño fiscal y la posición de liquidez de la Provincia sigan siendo extremadamente frágiles, dado que la pandemia de COVID-19 está agravando el de por sí difícil escenario económico de Argentina», advirtió S&P Ratings.

Entre los fundamentos de la nueva nota para la deuda mendocina, la agencia calificadora destacó que «Las calificaciones también incorporan el impacto del COVID-19 en la economía provincial, lo que ha exacerbado las ya considerables tensiones económicas y sociales en Argentina. Además, las calificaciones indican la acentuada incertidumbre y las presiones de liquidez derivadas de la depreciación del peso argentino, así como inquietudes respecto a la cultura de pago de la administración, incluida la priorización del servicio de la deuda. También consideramos que el soberano podría retrasar su apoyo a las provincias dados sus propios problemas fiscales y el marco institucional volátil e impredecible subyacente en el que operan los gobiernos locales y regionales de Argentina», concluyó.

Fuente: La Política Online