Ministro de Seguridad titubeante y empresario regresado de Cancún «de fiesta» ¿Cumplió San Juan efectivas medidas de prevención del COVID-19?

Actualidad San Juan

Mientras que se detecta el quinto caso de coronavirus en Cuyo, la región tiene un enorme desafío de prevenir una «oleada» de la pandemia que azota al mundo y que en nuestro país recién se empieza a hacer notar.

Si bien todos estos casos de COVID-19 provienen de Mendoza, eso no garantiza que la provincia de San Juan no tenga infectados. Actualmente «el cuello de botella» es el Instituto Malbrán donde llegan todas las muestras de todas las provincias y por lo tanto las confirmaciones de análisis de casos positivos se retrasan al menos 48 horas. A partir de ahora se empezará a descentralizar el testeo de diagnóstico entrando en juego los laboratorios de cada provincia, eso multiplicará notablemente los casos positivos y la curva de estadísticas ascenderá con fuerza.

La ineficacia de algunos y las irresponsabilidades de otros, hacen que se ponga en juego el destino de gran parte de la población. En algunos casos existen funcionarios que no están a la altura de la circunstancias y se ven desbordados ante tan grave crisis.

De manera tardía, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, anunció el pasado jueves el blindaje de la provincia (medida tomada por la vecina Mendoza dos días antes): “Conforme a las facultades que me otorga la Constitución provincial he decidido profundizar las medidas adoptadas hasta el día de hoy y para eso he firmado la norma que restringe el ingreso de toda persona que llegue a nuestra provincia”, decía el mandatario sanjuanino mientras que los chilenos y de otras provincias ingresaban sin inconvenientes a la «Tierra del Sol».

El abogado devenido en Secretario de Seguridad perdido en el «mar de la duda»

Esta semana que pasó se dio a conocer un papelón del responsable de la Seguridad y Orden Público de la provincia de San Juan, Carlos Munisaga, en una entrevista radial con la periodista sanjuanina Silvia Martin, en donde el funcionario de Sergio Uñac entró en una «nebulosa» explicación por el operativo de seguridad preventiva que se había llevado a cabo sobre un colectivo que venía desde Chile.

“Ya venían desde Migraciones con esta instrucción (la de la cuarentena), con barbijos correspondiente. Se interceptó en San Carlos el colectivo y se lo escoltó hacia la terminal de ómnibus. El personal médico de Salud Pública llevó adelante la revisión y registración de cada caso y cada uno de esos pasajeros debe pasar a aislamiento”, comenzó a relatar Carlos Munisaga.

Y continuó: “Habría dos pasajeros que presentaban síntomas de fiebre y para descartar que sería por cuestiones vinculadas al coronavirus han sido trasladados al hospital Rawson. El resto de los pasajeros están siendo derivados a sus domicilios para cumplir con el aislamiento”.

Hasta aquí, la entrevista parecía transitar los carriles normales, sin embargo, todo comenzó a cambiar cuando la periodista sanjuanina que lo estaba indagando preguntó cómo se trasladaba a los viajantes.

El secretario, ante la consulta, atinó a decir que aquellos transportistas, remiseros o taxistas, que llevaban a quienes debían guardar cuarentena, no deberían hacer lo propio luego. Pero rápidamente, al ver en el embrollo en el que se estaba metiendo, trató de desdecirse y empezó a tartamudear. La periodista le siguió sugiriendo ejemplos, como el de los gendarmes, que lo habían recibido, y el funcionario seguía en la tesitura de que estas personas que podían tener contacto con posibles infectados, por venir de países de riesgo, no debían guardar cuarentena.

“No es lo mismo la cuarentena, cuando la persona tiene confirmada la enfermedad, que el aislamiento, cuando la persona no la tiene confirmada. La cuarentena y el aislamiento no es lo mismo porque la cuarentena es cuando ya está enferma la persona y no va a quedar internada en el hospital”, cerró el experto en Seguridad que, para colmo, sinceró desconocer la cantidad de personas presentes en el colectivo que habían llegado desde Chile.

El importante empresario sanjuanino «fiestero» que volvió de Cancún y violó la cuarentena

En las primeras horas de este sábado, bajo el sistema de Flagrancia detuvieron a un importante joven empresario sanjuanino que había llegado hace poco tiempo del Caribe y violó esa norma.

Según informaron, Andrés Icazati González arribó a la provincia el 16 de marzo luego de haber vacacionado en Cancún, México, con la escala en Panamá que tenía su viaje. Aterrizó en Mendoza y de ahí llegó a San Juan, detallaron.

Las autoridades judiciales dijeron que este hombre fue notificado en el Hotel Provincial de que debía realizar el aislamiento  ordenado por las autoridades en el marco de las medidas dispuestas para combatir la pandemia, aislamiento que debía extenderse hasta los 14 días posteriores al arribo al país.

Pero pasada la medianoche, Icazati González fue observado por funcionarios policiales en momentos en que ingresaba al Barrio Ayres del Libertador a bordo de una camioneta de alta gama, en calidad de acompañante.

Los efectivos policiales ingresaron al barrio, y en el interior del mismo procedieron a entrevistar a este muchacho quien había transgredido la orden de aislamiento como también la cuarentena obligatoria por lo que fue aprehendido dándose inicio al procedimiento especial de Flagrancia.

Icazati González es un importante empresario sanjuanino, es el poderoso dueño del Mayorista más grande de esa provincia, uno de los proveedores del gobierno sanjuanino que más presupuesto invierten, que además expide las licencias de conducir y de discapacidad de toda la provincia. Personaje impune que se mueve dentro de las esferas del poder gubernamental y que además es dueño de comercios emblemáticos del centro de la capital sanjuanina, donde también se incluyen boliches bailables.

Sin dudas, su cercanía con el poder le dio impunidad para deambular toda esa semana violando la cuarentena obligatoria, recorriendo sus bares y sus empresas con total libertad, intercambiando abrazos y besos con total irresponsabilidad.

En el caso, que se juzgará en las próximas horas, intervienen los fiscales Daniel Guillén e Iván Grassi y el ayudante fiscal Mariano Carrera. Las figuras penales que le caben a Icazati González están en los artículos 205 y 239 del Código Penal y podría recibir una multa de hasta 100.000 pesos o una pena de prisión, de acuerdo con datos oficiales.

Tras su regreso de Cancún ¿Con cuantas personas estuvo durante esa semana Icazati González en San Juan? ¿Qué pasó con los sanjuaninos que volvieron en micro desde Chile? ¿Cumplen cuarentena o se fueron a visitar parientes? Las dudas se irán develando con el correr de los días…

Fuente: Real Politik – Diario de Cuyo – Diario Huarpe