Entre sidras y pan dulce, El Alberto sacudió un impuestazo del 61% para los sanluiseños en una exprés jornada legislativa

Actualidad San Luis

El 2020 arrancó con un turrón atascado en la garganta para los habitantes de la provincia de San Luis. Ya que el gobernador Alberto Rodíguez Saá logró imponer su mayoría legislativa que le dio el alegrón de «regalarle» a su pueblo, un impuestazo del 61 por ciento, en una jornada doble (Diputados y Senadores) y de manera exprés, en el anteúltimo día del año 2019.

El Gobierno de San Luis elaboró un proyecto de Ley Impositiva Anual 2020 que anuncia el incremento del 61% de los tributos (Ingresos Brutos, Inmobiliario, Automotor y Sellos), que finalmente se convirtió en ley este lunes en la Legislatura provincial, durante una sesión extraordinaria.

Luego de un intenso debate entre los diputados, que duró casi tres horas, el proyecto obtuvo la media sanción con 21 votos a favor, incluido el del desempate, a cargo del presidente de la Cámara de Diputados, Juan Carlos Eduardo.

El presidente del Interbloque de San Luis Unido, Gastón Hissa fue crítico y calificó al proyecto como “abusivo, exorbitante, desproporcionado e inoportuno” y es un impuestazo que “roza hasta lo casi confiscatorio porque claramente afecta el bolsillo de los trabajadores”.

En su alocución, el legislador también explicó que “vulnera” principios constitucionales y tributarios. “El aumento siempre tiene que ser razonable, previo debe realizarse un análisis pormenorizado para poder medir el impacto que esa carga tributaria tiene en las distintas clases de contribuyentes”.

“Está demostrado que a mayor presión tributaria disminuye el nivel de cumplimiento de los contribuyentes que están asfixiados por la consecuencia de la caída de la actividad. Estamos de acuerdo en que las cifras tienen que actualizarse, pero no votar esto que va en desmedro de los que menos tienen”, indicó el diputado opositor.

La votación en el Senado sanluiseño fue exprés… 7 a 1

Por la tarde, la Cámara de Senadores convirtió en ley el texto por mayoría de los votos, en un trámite relámpago de no más de 30 minutos, gracias a la histórica mayoría hegemónica. Asimismo, le dio su respaldo al decreto que declaró la emergencia administrativa por espacio de 90 días en la Administración Pública Provincial, que por la mañana también había aprobado la Cámara de Diputados.

La nueva legislación prevé un incremento de 61% en los impuestos sobre los Ingresos Brutos, Automotor, Sellos e Inmobiliario y tanto el comercio como las industrias y la población en general calificaron este proyecto como «el impuestazo de Alberto».

Entre los argumentos que esgrimió el gobierno provincial ante el aumento impositivo fue que el presupuesto nacional 2020 estimó una inflación anual del 47%.

«Ante este escenario, la administración fiscal provincial propone un incremento que no alcanza a cubrir la inflación acumulada en los ejercicios 2018 y 2019, pero considera necesaria la medida con el objeto de mantener los niveles de cumplimiento de los contribuyentes y atenuar las consecuencias de la caída de la actividad», dice la iniciativa oficial.

La nueva norma fue rechazada días atrás por diferentes entidades, como las Cámaras de Comercio de San Luis y de Villa Mercedes, la Cámara de la Industria, y la Asociación Provincial Empresaria Hotelera, Gastronómica y Afines (Aehga), entre otras.