Ya tiene media sanción la ley de alquileres

Actualidad

Con 191 votos afirmativos, ningún negativo y 24 abstenciones, la Cámara de Diputados de la Nación le dio esta tarde media sanción al proyecto de Ley de Alquileres, una iniciativa que llegó al recinto con amplio consenso.

La normativa, entre sus puntos centrales, extiende el contrato a tres años, contempla una indexación mixta de inflación y aumentos salariales y una ampliación de garantías.

“Esta ley viene a equilibrar las relaciones entre ambas partes y a corregir abusos que se producen”, destacó el diputado macrista Daniel Lipovetzky, presidente de la Comisión de Legislación General, en su intervención.

Por su parte, la diputada radical Brenda Austin,  consideró que “es una ley que todo el tiempo está buscando evitar los abusos”, que viene a “equilibrar la relación entre las partes” porque “reconoce que hay tres actores centrales: los propietarios, los inquilinos y los corredores inmobiliarios”.

El diputado kirchnerista Adrián Grana por su parte, expresó que “es una satisfacción poder colaborar para que muchos argentinos puedan acceder a una vivienda con mayor previsibilidad”. 

El justicialista Javier David en tanto, destacó «el gran avance» de la normativa que “va a establecer soluciones de los inquilinos y un sistema que permita mayor acceso a la vivienda”.

El diputado de Evolución, Martín Lousteau consideró que “en nuestro país, producto de la incertidumbre económica, hemos adquirido una cultura del techo propio, de la importancia de la vivienda”. “Este debate implica nivelar las relaciones entre partes, para que no sea un mero contrato de adhesión: le estamos dando prioridad al derecho más importante y el más débil”, agregó.

Las asociaciones de inquilinos en tanto, celebraron la media sanción, mientras que esperan que la semana próxima corra con la misma suerte en la Cámara Alta. «Vamos la semana que viene por senadores! Vamos a alquilar de forma justa», escribió en su Twitter, Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional.

Claves de la Ley de Alquileres

El texto consensuado llegó al recinto tras un trabajoso acuerdo entre el oficialismo y la oposición, y luego de varios años de estancamiento parlamentario con marchas y contramarchas que impedían que el tema avanzara.

Además de llevar el plazo mínimo de los alquileres de dos a tres años, el proyecto dispone una actualización anual (y no semestral) del precio de todos los contratos (independientemente de su valor), sobre la base de una fórmula de indexación mixta que combina en partes iguales la evolución de la inflación (IPC) y de los salarios (RIPTE).

Por otra parte, se fija que el depósito de entrada sea por un monto no mayor al valor al primer mes de alquiler.

A su vez, se amplía la gama de opciones que los inquilinos pueden presentar al propietario en concepto de garantía: ya no sólo se admitirán inmuebles de terceros sino también recibos de sueldos, certificados de ingreso, seguros de caución o avales bancarios.

A su vez, se fija que los gastos de expensas extraordinarios quedan a cargo del propietario y no del inquilino. Crea también, el Programa Nacional de Alquiler Social destinado a la adopción de medidas que tiendan a facilitar el acceso a una vivienda digna en alquiler mediante una contratación formal.

Otro beneficio para los inquilinos es que podrán interrumpir el contrato y abandonar la vivienda en forma anticipada sin pagar indemnización, si cumplen con un mínimo de tres meses de aviso previo.

Además, el proyecto obliga a que la totalidad de los contratos sean inscriptos ante la AFIP, para evitar la evasión impositiva y posibles abusos por fuera de la formalidad legal.