Sosa en Tucumán: «el respeto por la Salud Pública fueron violados en el caso Belén, al punto de criminalizarla»

Actualidad

La diputada nacional por Mendoza, Soledad Sosa, que integra el bloque del Frente de Izquierda-Partido Obrero viajó a Tucumán junto a la senadora provincial de Salta Gabriela Cerrano del Partido Obrero, para visitar por segunda vez en el penal de mujeres a “Belén” la joven presa hace dos años por tener un aborto espontáneo en el hospital público y además presentó en el día de hoy, y ante el máximo tribunal de la justicia de la provincia un Amicus Curiae para reforzar la campaña por su libertad.

La diputada, además, participará junto a sus compañeros de bloque Nestor Pitrola (provincia Buenos Aires) y Pablo López (Salta), de actividades programadas por el Partido Obrero en el marco de los 200 años de la declaración de independencia.

La misma declaró ante los medios presentes: “Presentamos ante la justicia tucumana un Amicus Curiae, se trata de un recurso jurídico donde nos presentamos como amigos del Tribunal para reforzar la defensa de Belén (a cargo de la abogada Soledad Deza) y que recogió más de 70 firmas de otros diputados y diputadas nacionales, de organismos de derechos humanos, de personalidades del periodismo, referentes sindicales, activistas por los derechos de la mujer, que reflejan el amplio apoyo popular al reclamo de #LibertadParaBelen, que incluso trasciende los límites del país con adhesiones de organizaciones como Amnistía Internacional, que también se presentó mediante este recurso.”

Y continuó explicando: “El respeto al derecho a la privacidad entre médico y paciente, el respeto a sus derecho sexuales y reproductivos, y en definitiva el respeto a la salud pública fueron violados por el Gobierno de Alperovich-Manzur en el caso de Belén al punto de criminalizarla. En momentos en que se festeja el bicentenario una joven esta presa desde hace dos años y condenada  8 de prisión porque sus derechos fueron avasallados por la injerencia de los intereses de la curia en el Estado, no existe independencia respecto de la Iglesia Católica, la cual ha sido reconocida como un estado dentro de otro estado en la reforma del Código Civil y Comercial que dejó el gobierno anterior y que el gobierno de Macri defiende, lo cual obstaculiza el avance en la legalización y despenalización del aborto, que en su clandestinidad condena a la muerte a las más pobres”.

Gabriela Cerrano por su parte declaró que «la condena a Belén constituye una escalada en la persecución y criminalización de las mujeres. El caso de Juana la niña wichi de 12 años violada en banda y obligada a cursar un embarazo que casi pone en riesgo su vida es otra demostración de hasta donde quieren avanzar quienes defienden este régimen. En ambos casos la respuesta del movimiento de mujeres se hizo sentir demostrando que la movilización y organización independiente es el camino para quebrar esta orientación social».