Derrame de petróleo en el sur mendocino: incidente cerca de uno de los afluentes del arroyo “El Álamo” en Malargüe

Actualidad Mendoza

Un mapa de áreas con potencial hidrocarburífero del Ministerio de Energía de la Nación considera a Malargüe un área «subexplorada y muy interesante, ya que se encuentra rodeada de yacimientos productivos». Entre los que nombra, además de Lindero, a cerro Mollar Oeste, cerro Mollar Norte, Puesto Rojas, La Brea, Loma del Cortaderal, cero Doña Juana y Agua Botada, entre otros.

A través de un llamado a la Jefatura de Zona de la Dirección General de Irrigación, se dió a conocer el sábado pasado un incidente en cerro El Mollar, cuando en horas del mediodía, se habría pinchado un tubo de conducción de aguas de producción.

El Ingeniero Jorge Fernández, de Irrigación, confirmó el hecho, y comentó que por la rotura de este caño de agua de producción, se produjo un derrame, que debido a la proximidad con el arroyo”El Manzano” que es uno de los afluéntes del arroyo “El Álamo”, tuvo cierta afectación, destacó Fernández, que aclaró que aun no se conocen las dimensiones del derrame, ya que son precisos mas datos técnicos.

Puntualmente, el Ing. Fernández detalló “Se hicieron las actas correspondientes inmediatamente, mientras la empresa, ya había empezado con las tareas de remediación en la zona afectada y los trabajos sobre el caño dañado. La empresa en cuestión, ya había tenido una abultada multa por parte de Irrigación, por un incidente el año pasado, si bien este incidente no tiene las características de aquel, por lo que se puede observar inicialmente, será jurisprudencia del Superintendente, en caso de caber sanción, quien la disponga”; señaló Fernández.

Respecto de las asiduidad de estos incidentes, Jorge Fernández dijo: “Como en toda industria, estos incidentes ocurren, los materiales que utilizan, sufren un lógico desgaste que hace que por la corrosión de los mismos, se den este tipo de hechos; en toda la provincia se repiten con frecuencia estos incidentes, que deben ser debidamente informados por la empresa que los ocasiona”.

Todavía se está trabajando en el volumen que ha sido impactado a partir de este derrame, que está catalogado en una escala “media” en cuanto a la gravedad, por lo que habrá que esperar para conocer las consecuencias reales del mismo.

Sin dudas, a medida que se avanza en la explotación en la región sur de la provincia de Mendoza, se proyecta una posible extracción de unos 240 millones de metros cúbicos para los años venideros, los incidentes vienen sucediendo con cada vez más frecuencia, poniendo en riesgo el ecosistema y los recursos naturales. Ya lo están padeciendo los vecinos sanjuaninos donde el agua se encuentra contaminada gracias a estos «incidentes».

El año pasado la empresa El Trebol tuvo en la zona un importante derrame de 4.000 litros de petróleo en el yacimiento Puesto Rojas, de cerro Pencal, en Malargüe, que había alarmado a los productores de la región.

Las empresas del grupo empresario Vila-Manzano vienen avanzando en la zona de la «Vaca Muerta» mendocina donde se encuentra la formación de una de las principales reservas de petróleo y gas no convencionales del mundo. Para esta tarea, la empresa El Trébol «de los chochamus» cuenta con una inversión de 125 millones de dólares.

El gobernador Alfredo Cornejo no solo le perdonó al grupo «polirubro» Vila-Manzano, a modo «de amigo» y por decreto, una millonaria suma que debía pagar por regalías en la explotación del área que podían ir muy bien para las necesitadas arcas mendocinas (una importante reducción del 25% de las regalías aplicables a la producción de hidrocarburos y durante 10 años); sino que también le da «el ok» para avanzar sin freno con la controversial estimulación hidráulica o popularmente llamado fracking para su extracción, donde se pone en juego numerosos recursos naturales de vital importancia para la vida: el agua, por decir uno…

Puesto Rojas

El Área de Puesto Rojas entra en explotación en 1974, está conformado por cuatro yacimientos: Cerro Pencal, Puesto Rojas, Cerro Mollar y Puesto Adobe.
El área tiene 136 pozos, 21 de extracción efectiva, 3 pozos inyectores, 98 pozos inactivos y 14 con abandono definitivo.
Las principales formaciones son: Agrio (superior, media e inferior) Chachao y Vaca Muerta, cuyas profundidades oscilan entre 1.400 y 3.000 m.
La formación Agrio y Chachao son formaciones tight oil (roca reservorio de muy baja porosidad y permeabilidad) y Vaca Muerta formación shale oil (roca madre de origen marino donde se generó el HC).

El agua a utilizar es de formación

La estimulación del pozo 3.001, que es un pozo vertical, tiene programadas 10 fracturas, 4 a la formación Vaca Muerta, cada una con un espesor que abarca entre 50 y 10 m, y a una profundidad de 1.900 m. Para conseguir las microfisuras, simular porosidad a la roca y darle un camino de salida al petróleo, se utilizará una presión máxima de 4.900 psi (350 atm) y un volumen medio de agua de 450 m3. El agua a utilizar es 100 % agua de formación.
Las restantes 6 fracturas van a formación Agrio requiriendo menores presiones, por presentar porosidad inicial. El volumen de agua a utilizar oscila entre 260 y 450 m3 por fractura, que será suministrado por tres tanques en los cuales se almacena agua de formación desde hace tres meses cada uno con 4.600 m3 de capacidad o sea se ha previsto una reserva de 13.800 m3
Como material de sostén se utiliza arena de muy baja granulometría y material cerámico.
El fow back, o agua de retorno, se estima en 20% de lo inyectado y será almacenada en tanques herméticos de 70m3 cada uno para ser luego trasladada para su tratamiento y posterior inyección.

Fuentes: FM Eólica – Jornada