Presentan proyecto de ley del Instituto Nacional del Libro Argentino. El respaldo del diputado Ramón para fortalecer la creación literaria y el pensamiento argentino

Emprendedores

Este lunes 22 de abril se realizará en el Congreso de la Nación la presentación del proyecto de ley de creación del Instituto Nacional del Libro Argentino (INLA). El encuentro se llevará a cabo a partir de las 17 en el Anexo de la Cámara de Diputados (Sala 2, Segundo Piso), ubicado en Avenida Rivadavia 1841 de la Ciudad de Buenos Aires.

A las 17 habrá una presentación a cargo de los diputados firmantes del proyecto, mientras que a las 17.30 comenzará un panel de escritores, editores, representantes de universidades y editoriales universitarias, de la industria gráfica, sindicatos, traductores y libreros.

Del panel participarán, entre otros, Claudia Piñeiro, Daniel Guebel, Luisa Valenzuela, Julián López, Alejandro Dolina, Darío Sztajnszrajber, Daniel Divinsky, Carlos Díaz, Raquel Franco, Víctor Malumián, Francisco Lohigorry, Ecequiel Leder Kremer, Juan Pampín, Carlos Arias y Héctor Amichetti.

El proyecto de ley fue presentado por el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Daniel Filmus, y cuenta con el acompañamiento del presidente de la Comisión de Educación, José Luis Riccardo (UCR), además de los diputados Leonardo Grosso (Movimiento Evita), Victoria Donda (Somos), Daniel Arroyo (Red por Argentina), Elda Pértile y Carolina Moisés (Justicialista), Roberto Salvarezza y Pablo Carro (Frente para la Victoria-PJ), Cecilia Moreau y José Ignacio De Mendiguren (Unidos por una Nueva Argentina, UNA), Alejandra Rodenas (Nuevo Espacio Santafesino), José Luis Ramón (Protectora), Silvana Ginocchio (Elijo Catamarca) y Mirta Pastoriza (Frente Cívico por Santiago).

“Uno de los objetivos principales del proyecto es que los escritores y los editores tengan la posibilidad de llegar a nuevos públicos. Para ello es necesario que esa responsabilidad sea asumida por el Estado y no quede librada al mercado», aseguró Daniel Filmus. “Más allá del momento crítico que atraviesa actualmente la industria editorial en el país, la ley establece la creación de una instancia para el diseño y la implementación de políticas públicas en favor del libro”, agregó.

El diputado nacional por Mendoza, José Luis Ramón, también trabajó para llevar adelante esta iniciativa que busca poner en valor el acervo cultural e intelectual de nuestro país, siendo la industria del libro una de las industrias culturales más emblemáticas del país. «El proyecto es riquísimo en su apertura y sus objetivos» respalda el legislador mendocino, que desde su lado le aporta al proyecto su impronta en torno a los derechos del consumidor, siendo integrante y fundador de la Ong Protectora, «Tenemos a los representantes del directorio, a la Secretaría de Cultura (lamentablemente secretaría), el Ministerio de Educación, el de Relaciones Exteriores, a las autoridades culturales de las provincias argentinas, las editoriales, los editores, los libreros, los escritores, y los traductores. ¿Saben quiénes no están en la cadena de comercialización?, un eslabón central y protegido por la constitución: los consumidores».

Ramón agrega «Aportamos esto, para enriquecer un proyecto que apoyamos sin miramientos, porque nos parece imprescindible que tengamos organismos en los que se escuche a este grupo particularmente desventajado en la economía moderna. Hay principios rectores que vemos reflejados fuertemente en el proyecto de ley del diputado Filmus que no pueden más que marcar un camino esencial para nosotros. Son bien claros en el texto de la ley y parte de su espíritu sin dudas: democracia, equidad y federalismo».

En cuanto a la equidad mencionada por el mendocino afirma «Necesitamos estimular las políticas de acceso al libro fuertemente. Muchas veces vemos como se dejan bienes esenciales para los consumidores librados al mercado, y la consecuencia de esto es bien clara: el mercado lo controlan los fuertes, y estos desplazan a los débiles (consumidores, escritores, trabajadores y pequeñas editoriales). De la mano viene la concentración en el mercado, el aumento de precios, y el desplazamiento de los comercios más pequeños, seguidos de una precarización laboral y el ahogo al emprendimiento más pequeño».

«En este caso, una política de protección de los bienes culturales más importantes, requiere un estado activo y director, para prevenir los cambios que puedan afectar a la industria, revertir la situación de los últimos años que viene agravándose, y potenciar a futuro todas las ventajas que la Argentina tiene» argumenta Ramón.

En cuanto al aspecto del federalismo, agrega «Un aspecto esencial para el desarrollo de la actividad es la visión diferenciada para el interior. Si en la actualidad la situación económica es compleja, es todavía más grave en las provincias del interior como la de Mendoza, en donde la pobreza está llegando a niveles que no veíamos hace mucho tiempo».

«En nuestra provincia, la situación es crítica por dos factores. El primero es el cierre de las librerías más tradicionales, que creo que lo vemos en todo el país. Pero segundo, algo que vemos lamentablemente cada vez más, es la concentración cada vez mayor del mercado por las cadenas editoriales, en desmedro de los actores tradicionales», sostiene.

«Esta situación que en algunos casos se debe simplemente a una mejora en
estrategias de mercadotecnia o incluso de optimización de costos, está desplazando a las pequeñas librerías especializadas, de reventa de usados y distintos sectores, que permitían una penetración cercana y familiar a los lectores. Por otro lado, las posibilidades de las pequeñas editoriales en la provincia, son acotadísimas, así como sus márgenes de rentabilidad. En este sentido, la ley es un primer paso necesario para impulsar políticas que
permiten generar los equilibrios necesarios para compensar esta situación diferencial entre el Interior y Buenos Aires» afirma el hombre que defiende al ciudadano de a pie.

«Lo importante, es que demos este paso clave para una industria importantísima para la identidad de la argentina, que recuperemos nuestro lugar en el mundo en la materia, y nos preparemos cuanto antes para los cambios que ya se están dando», concluye el diputado José Luis Ramón.

El proyecto de creación del INLA busca:

-Contribuir a la circulación de la creación literaria y el pensamiento argentino como herramienta de democratización y enriquecimiento del debate público.

-Promover la circulación federal del libro y el acceso igualitario en todo el territorio de nuestro país, fortaleciendo los mecanismos de distribución y comercialización del libro argentino.

-Promover los espacios de promoción y difusión del libro en sus dimensiones culturales y de promoción de la lectura.

-Contribuir a garantizar los derechos de autores y productores culturales de la industria editorial.

-Promover la presencia y circulación del libro argentino en el ámbito de la lengua castellana más allá de las fronteras nacionales a través de políticas de estímulo a la exportación y traducción de libros argentinos.