Instituciones y trasportistas de Mendoza marcharon contra el recorte en discapacidad y el reclamo a Nación de la deuda que existe desde el 2017

Actualidad

La Filial Mendoza de la Asociación de Institutos Educativos Privados Especiales Argentinos (AIEPESA) convocó este viernes 12 de abril a una nueva concentración en Peatonal y San Martín, de la Ciudad de Mendoza, para insistir con sus reclamos al gobierno nacional por el ajuste en discapacidad. 

A pesar del cepo informativo de la gran mayoría de los grandes medios mendocinos, a excepción de El Sol y El Nueve, instituciones y transportistas que trabajan con personas con discapacidad y familiares de las mismas se manifestaron esta mañana con el objetivo hacer visible la grave situación por la que atraviesan los institutos que prestan servicios a las personas con discapacidad. 

Concretamente, AIEPESA Mendoza exige el pago de la deuda 2017-2018 de Incluir Salud, el aumento de aranceles de emergencia y la no provincialización de Incluir Salud. 

El gobierno nacional viene realizando ajustes en todos los sectores para responder a las órdenes del Fondo Monetario Internacional, incluso en las áreas más sensibles como salud y discapacidad. Esta decisión repercute directamente en quienes realizan la tarea de prevención, cuidados, transporte de las personas con discapacidad, lo que los ha llevado a declarase en estado de alerta y movilización.

Incluir Salud (obra social del Estado nacional) está al borde del corte de servicios de profesionales, Escuelas Especiales, Centros de Día, Centros Educativos Terapéuticos, Hogares, Transportistas, Centros de Rehabilitación, Servicios de Apoyo a la Inclusión Escolar y residencias. Un factor vital para aquéllos que sufren discapacidad o tienen a un familiar a cargo.

Se trata de un programa de la Agencia Nacional de Discapacidad, bajo la órbita de la vicepresidencia, para los titulares de las pensiones no contributivas.

La situación que atraviesa el sistema de atención a personas con discapacidad es crítica y, hasta el momento, las posibilidades de establecer algún tipo de acuerdo con los funcionarios responsables del Sistema Único de Prestaciones Básicas para Personas con Discapacidad, que permita a las instituciones seguir prestando servicio, son cada vez más lejanas.

Las deudas de los diversos organismos que deben pagar por la atención brindada han llevado a que algunos estén atrasados en los pagos de sueldos, aportes a la AFIP de los trabajadores, pagos a proveedores de alimentos, imposibilidad de comprar insumos que les permitan funcionar, etc.

El representante de la filial Mendoza de la Asociación de Institutos Educativos Privados Especiales Argentinos (AIEPESA), Gustavo Kretschmar, explicó al medio mendocino El Sol que no buscan «politizar» el reclamo, que no depende de la provincia.

«Se atiende a las personas más vulnerables del sistema: unas mil personas que dependen del Gobierno Nacional, quien nos adeuda parte del 2017, del 2018 y lo que va del 2019», resumió.

«Pasamos por una situación grave, al punto de que se paga en cuotas al personal: este mes no se pagaron los sueldos. Durante el 2018 y este año, el único aumento fue del 10%», agregó Kretschmar, quien destacó que en ese mismo periodo la inflación fue superior al 50% según el INDEC.

Tanto las instituciones como los transportistas, a pesar de la falta de pago, no han cortado las prestaciones. «Sabemos que lo necesitan, que las familias tienen una gran responsabilidad y se les complica si dejamos de atender», agregó el titular de AIEPESA.

Cabe destacar que en Mendoza funcionan entre 47 y 50 instituciones entre escuelas especiales, centros de día, centros educativos terapéuticos, hogares, centros de rehabilitación, servicios de apoyo a la inclusión escolar, residencias. Además hay transportistas prestadores de servicio estrictamente destinado a personas con discapacidad.

Germán Ejarque también formó parte de la concentración

Por su parte, Rodolfo Rubistein, de la Asociación de Transportes para Personas con Discapacidad (ATAECADIS), explicó que mientras esta situación ocurre, los insumos continúan aumentando, tanto el combustible como las cubiertas, repuestos y revisiones mecánicas. «Trabajamos con un valor desfasado desde 2018, hemos tenido personas que han dejado de trabajar porque no se pueden sostener: prefieren ir con otras obras sociales que sí les pagan», detalló.

«Cuando alguien no va a trabajar más, tratamos de hacerlo paulatinamente, para que la persona con discapacidad busque otro transporte: no cortamos el servicio porque sabemos la importancia que tiene que siga con su rehabilitación», señaló Rubistein, también para el medio El Sol.

A pesar de esto, en caso de que la situación continúe, Kretschmar adelantó que le notificaron al Ministerio de Salud que si no obtienen respuesta al reclamo, comenzarán a reducir el servicio. «Primero lo haremos un sólo día de la semana. Si todo sigue igual, tres. Necesitamos que se haga algo», expresó.

Fotografías: Graciela Aguiar