La abstención del diputado Pereyra: es «un representante gremial que aceptó el 20% en dos cuotas para los empleados del comercio» señaló Fresina

Actualidad

La Cámara de Diputados finalmente convirtió en Ley el incremento salarial a los docentes y celadores de la Dirección General de Escuelas, iniciativa que fuera remitida por el Poder Ejecutivo a través del decreto 228/16.

Dicha Ley, de 15 artículos, fue aprobada en sesión especial por el voto afirmativo de los bloques de la UCR y el PRO, mientras que las bancadas del FPV y el FIT votaron en contra. Como el PD y el Frente Renovador se abstuvieron a la hora de la votación, el desempate quedó en manos del titular del Cuerpo Legislativo, Néstor Parés.

El diputado Marcos Niven (PD), había argumentado que “se han observado posiciones irreductibles”, y Guillermo Pereyra, del Frente Renovador, dijo que “el SUTE alentó y propició el actual estado de conflictividad por no haber presentado antes el pedido de Conciliación Obligatoria y agotar las instancias del diálogo”. Ambos legisladores se abstuvieron en la votación.

Al finalizar la sesión el presidente del bloque Frente de Izquierda por el Partido Obrero, Héctor Fresina declaró: “El diputado massista, que también es Secretario General del Centro Empleados de Comercio, intentó jugar rol de árbitro en la crisis del frente oficialista y argumentando su origen sindical ante los medios, quiso colocarse en contra del decreto primero no dando quórum y convocando ante los medios a una mesa de diálogo que fue una pantomima, para terminar en el día clave de hoy absteniéndose de la votación, favoreciendo el desempate de Parés. ¡Qué puede esperarse de un representante gremial que aceptó el 20% en dos cuotas para los empleados del comercio!”.

En la misma línea el Diputado Martin Dalmau del Partido Obrero-FIT  y docente, expresaba: “Hoy esta Legislatura ha resuelto descargar el ajuste sobre los docentes, avanzar en la discriminación y precariedad laboral con la imposición del ítem aula,  pero va encontrar un gran malestar a su gestión por parte de la comunidad educativa, que colaboraremos desde dentro y fuera de la Legislatura para organizarlo políticamente y que las políticas de calidad educativa tengan como protagonistas a quienes sostienen día a día las escuelas haciendo frente a todos los obstáculos que pone el gobierno del recorte presupuestario y salarial”.

 

La polémica ley

La normativa dispone en primer lugar, un aumento sobre la Asignación de la Clase y el Estado docente para el Cargo Docente, del 7% de marzo a julio de 2016, y del 7,7% desde agosto en adelante, acumulativo.

Además, un incremento sobre la Asignación de la Clase y el Estado docente para la hora cátedra de todos los niveles, del 5% de marzo a julio, y del 4% de agosto en adelante, también acumulativo.

Este incremento, se complementa con el aumento del Fondo Nacional de Incentivo Docente en dos tramos, el primero a partir de febrero, de 400 pesos – estableciéndolo en 910 pesos – y el segundo desde julio, en 300 pesos – estableciéndolo en 1210 pesos, sumas que serán adelantadas por el Estado provincial, a cuenta del aporte nacional.

También establece la aplicación de los mínimos salariales fijados para el cargo docente inicial. En ese sentido, el salario inicial neto de bolsillo del trabajador de la educación docente, por cargo de maestro de grado, jornada simple, sin antigüedad y/o 18 horas cátedras, sin antigüedad, incluido el FONID, será de 7800 pesos a partir de febrero de 2016 y de 8500 pesos a partir de julio.

Asimismo, se estipula el adicional salarial denominado “ítem aula” a partir del mes de marzo, que será el equivalente al 10% de la Asignación de la Clase, Estado Docente, Zona y Antigüedad, que será percibido: 1) hasta la concurrencia de dos cargos de base, en ambos cargos; 2) un cargo jerárquico y hasta 16 horas cátedras, y 3) en caso de que el docente sólo se desempeñe en horas cátedras, hasta la cantidad de 36 horas. Este ítem es remunerativo, no bonificable.

Este ítem será percibido a partir del mes de marzo, por quienes presten servicios en la DGE, con título docente o habilitante, y que cumpla las funciones para las que ha sido designado durante la totalidad de los días hábiles laborables del mes respectivo, a excepción de los agentes que estén en cambio de funciones mientras dure el mismo, o en misión especial fuera del sistema educativo.

No obstante, tendrá derecho a su percepción, cuando aún no registrando asistencia todos los días hábiles del mes, esté comprendido en algunas de las siguientes situaciones:

Cuando estuviere en uso de licencia ordinaria conforme lo establecido en los artículos 38° y concordantes de la Ley 5811; licencia por maternidad; licencia con motivo de accidente o enfermedad profesional, conforme la Ley de Riesgos de Trabajo vigente o que registre hasta 3 inasistencias por mes y hasta 10 en el año no acumulables, siempre que las mismas hayan sido justificadas por algunas de las licencias previstas en la Ley 5811.

Para el docente que cumple una suplencia sin alcanzar a totalizar los 10 días hábiles al mes, tendrá derecho a la percepción proporcional del ítem aula.

En el caso de los celadores, el incremento previsto es del 9% de marzo a julio, sobre Asignación de la Clase y Convenio Celadores paritaria 2008, y del 7% acumulativo desde el mes de agosto en adelante. Además, se fija el Adicional Remunerativo Celadores Paritaria 2013, en 518 pesos desde marzo, y de 768 pesos a partir de agosto.

Según explican la fundamentación de la Ley, se trata del “máximo esfuerzo que el Estado Provincial puede cumplir, teniendo en cuenta la situación de crisis actual en el que se encuentra y el presupuesto vigente”.

En ese contexto, explica que el denominado ítem Aula, está destinado a “reconocer e incentivar al docente que de manera diaria y constante ya sea dando clases, formando parte del equipo directivo o en otra función del escalafón docente para la que concursó y para la que fue designado, logra que nuestros alumnos puedan recibir en forma ininterrumpida la educación que el Estado está obligado a prestar y que en última instancia da sentido al propio sistema educativo”.

“El deterioro en los niveles de aprendizaje en los distintos niveles del sistema de enseñanza en los últimos años, hace necesario reenfocar los esfuerzos más grandes en poner en valor la tarea docente efectiva”, añade la fundamentación, subrayando que este ítem, “apunta a producir el cambio cultural imprescindible de volver a revalorizar la tarea docente en todas sus dimensiones e instancias”.