Macri pidió austeridad en el Encuentro Nacional de Intendentes: «Una gestión ordenada, responsable, que no gaste más de lo que tiene», afirmó

Actualidad

El presidente Mauricio Macri resaltó esta mañana el rol de los intendentes y los llamó a llevar adelante «una gestión ordenada, responsable, que no gasta más de lo que tiene», al tiempo que instó a los partidos políticos a darle espacio a las mujeres.

Al encabezar la apertura del segundo Encuentro Nacional de Intendentes, en el Centro de Convenciones de la Ciudad de Buenos Aires, el mandatario remarcó que los jefes comunales deben liderar «una gestión ordenada, responsable, que no gasta más de lo que tiene».

«No da lo mismo hacer las cosas bien o como siempre se hicieron, a través de la trampa y el atajo», sostuvo el jefe de Estado.

Asimismo, el líder del PRO remarcó que «todos los partidos políticos» tienen «una deuda pendiente con las dirigentes mujeres».


«De más de 2.300 intendencias, menos de 120 son lideradas por mujeres. Son muy pocas y necesitamos que sean más. Estoy convencido de que su visión es fundamental para que la Argentina se convierta en un país justo e inclusivo», planteó Macri.

El presidente también cuestionó al kirchnerismo: «Estamos desterrando algo que nos hicieron creer en las últimas décadas: que no existían los presupuestos, las estadísticas, la información pública… que eran cosas que podíamos ‘dibujar'».


Sobre las empresas

Macri llamó hoy a los intendentes a «crear condiciones» y brindar «respuestas rápidas» para «las empresas que quieren desarrollarse», al tiempo que reclamó que los impuestos municipales «no pueden estar ligados a la facturación, sino a los metros cuadrados».

«Si queremos generar trabajo, no podemos cobrar impuestos distorsivos. Los impuestos que puede cobrar un intendente tienen que ser por servicios que presta a los metros cuadrado que ocupa a quien le cobramos. No puede estar ligado a lo que factura», sostuvo el mandatario.

«Los viejos parques industriales, hoy distritos económicos, radican en prestar servicios y no cargar impuestos distorsivos. Ése es el camino de desarrollo para cada comunidad», afirmó el líder del PRO.

Asimismo, remarcó que «las respuestas rápidas también deben ser dadas a las empresas que quieren desarrollarse».

«Sino, ¿cómo van a crecer sus ciudades? Tienen la responsabilidad de allanarles el camino para que puedan genera empleo privado de calidad. Hoy más del 60 por ciento del comercio y la industria no tienen habilitaciones definitivas. Les cuesta caro y tarda meses», agregó.

En ese sentido, el presidente destacó que «el desafío es simplificar los trámites: cada tasa, tasita, sello que se suma hace que sean empresas menos competitivas y que generen menos trabajo en sus municipios».