Cristina disertó en la CLACSO y también convocó a la unidad: «Tenemos que concebir una nueva categoría de frente social, cívico y patriótico donde se agrupen todos los agredidos por el neoliberalismo», lanzó

Actualidad

El discurso de Cristina Fernández de Kirchner fue uno de los más esperados en el marco del Foro 2018 que organiza el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). Antes lo había hecho la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y mañana se espera la participación de otros mandatarios del continente.

Aunque el Foro había sido anunciado antes, muchos consideraron que este encuentro se trata de una especie de “contracumbre” al G-20 que se dará a partir del 28 de noviembre en Capital Federal.

Durante su intervención, la ex mandataria exhortó a crear «una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo».

Ante un auditorio colmado, Cristina subrayó que «Esto no es ninguna contra cumbre. Nosotros como espacio progresista debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra, sino como el espacio político de ideas que excede la categoría de izquierdas y derechas para ingresar en una nueva categoría de pensamiento, la de pueblo».

Cristina Fernández repasó las políticas durante los 12 años del kirchnerismo y criticó –sutilmente- al gobierno de Mauricio Macri.

“El neoliberalismo te dice que si tenés trabajo es porque te lo ganaste vos y sino es porque no tuviste la capacidad. Por lo cual el problema pasa a ser tuyo”, comenzó acerca del título de su disertación.

[ot-caption title=»» url=»http://www.biencuyano.com.ar/wp-content/uploads/2018/11/clacso_2.jpg»]

«Pocas veces la historia te da la oportunidad contraponer, de poder analizar dos modelos de gobierno con tan poco espacio de tiempo. Dentro de 20 días, el 9 de diciembre, se cumplen 3 años exactos desde que el neoliberalismo se ha instalado en nuestro país», indicó.

Del mismo modo, la senadora nacional resaltó: «Tenemos un gobierno que culminó el 9 de diciembre de 2015 al que caracterizaban como populista. A 3 años, el neoliberalismo ha vuelto a endeudar el país. Nadie puede negar que el gobierno que culminó el 9 de diciembre fue el único que desendeudó a la Argentina». Al tiempo que enfatizó que «El desendeudamiento nos permitió desarrollar políticas públicas sin tutelas ni órdenes».

«Han vuelto al FMI con un préstamo de 57.000 millones de dólares que convierte a la Argentina, a sus gobiernos, una vez más en meros gestores de políticas que le son impuestas desde afuera. Hoy la Argentina vuelve a tener el cepo estructural de una deuda externa sin precedentes. Duplicamos el PBI. Hoy vamos a terminar con un decrecimiento de la economía del 3% del PBI. Este es el resultado de 3 años de neoliberalismo en la Argentina», desarrolló.

Por otra parte, Cristina recordó que «Durante nuestra época, eran horas y horas de cola en los supermercados. Los mismos que hoy están literalmente vacíos».

«Nuestro gobierno por primera vez en la historia pudo completar sus períodos de gobierno, y culminamos nuestra gestión con una Plaza de Mayo desbordada como nunca se había visto en la historia», señaló.

Asimismo, la senadora por la provincia de Buenos Aires desplegó: «El neoliberalismo es una construcción política del capitalismo, como lo fue también el Estado de bienestar. La igualdad es una construcción política. No es algo que esté implícito en la condición humana. Al contrario». Para profundizar remarcando que «La igualdad devino en el tema de la individualidad, la meritocracia: si tenés trabajo es porque te lo ganaste vos y si no tenés trabajo es porque no tenés capacidades para tenerlo. Ya no es un problema del Estado o de la sociedad, es un problema tuyo. Se operó sobre la sociedad para romper los vínculos de solidaridad. Así operó el neoliberalismo».

“Veníamos reconstruyendo un país que venía de la nada. Algunos se preguntan por qué la gente aguanta tanto en estos momentos. «¿Saben por qué la gente aguanta tanto ajuste? Porque hay un colchón de entramado social que construimos nosotros. Porque todavía tenemos trabajadores registrados ocupados, porque tenemos las AUH, las jubilaciones», fue una de las frases más destacadas de su discurso.

A su vez, Cristina caracterizó: «Acá se le aseguró a todos los trabajadores argentinos que no iban a pagar ganancias. A los comerciantes que no iba a aumentar la presión tributaria. Acá no se dijo que se iba a eliminar la movilidad jubilatoria. Es muy diferente a lo qué pasó en Brasil». Para cuestionar: «Tenemos un gobierno legal. Ahora, ¿hay legitimidad en políticas que no fueron convalidadas por nadie y que cuando se ofertaron a la sociedad no tuvieron apoyo?».

Del mismo modo, la senadora nacional continuó: «La categoría de derechas e izquierdas es absolutamente perimida, sirve para dividir. Debemos acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda».

«Estamos con el mismo sistema de gobierno de cuando no había luz eléctrica. ¿Alguien se sacaría una muela como se sacaban en 1989? Hay que repensar nuevas arquitecturas institucionales que reflejen la nueva estructura de poder», reforzó.


Después, en una chicana que tuvo cómplices aplausos, habló de cómo opera el neoliberalismo en la «necesidad de diferenciarse» dentro de la sociedad: «Los gatos, son todos gatos… Los perros son todos perros, las yeguas son todas yeguas. Pero los seres humanos no, cualquiera sea nuestro pensamiento o ideología, necesitamos la diferencia para ser. Sobre esto pivotea el neoliberalismo”, apuntó.

Sin embargo, la ex presidenta dejó una reflexión entorno a las internas que existen dentro del Campo Popular y habló específicamente del aborto. Un tema que divide aguas dentro de las organizaciones populares, incluso dentro del peronismo y el kirchnerismo.

“No puede haber división entre los que rezan y los que no. Eso no es nacional ni popular. En nuestro espacio hay pañuelos verdes y también hay pañuelos celestes, y tenemos que aceptar eso sin llevarlo a la división de fuerzas», sentenció. «Puede no gustar lo que digo, pero es lo que pienso», agregó a continuación.

«Tenemos que concebir una nueva categoría de frente social, cívico y patriótico donde se agrupen todos los agredidos por el neoliberalismo», sintetizó y dejó entrever una esperanza de unidad amplia para enfrentar al macrismo en 2019.

Por último, advirtió sobre el avance del facismo en América Latina, particularmente luego del triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil. Aunque en sus palabras, parecieron alertar sobre la posibilidad de que ese pensamiento extremista pueda aparecer en el propio país.

“Hoy algunos Hitler modernos acusan a los inmigrantes de que haya falta de trabajo. Creo que esto no debe ser buscado en los inmigrantes sino en las políticas públicas que se han implementado”, dijo.

«Cuando se agota la argumentación del capitalismo comienzan a surgir los movimientos de extrema derecha que tratan de justificar los problemas encontrando culpables», cuestionó.

Para finalizar, Cristina Kirchner recordó una anécdota donde trabajadoras despedidas de una marca de ropa recientemente quebrada le regalaron una blusa: «Cuatro pibas que acababan de perder el trabajo juntaron plata en entre todas para regalarme esta camisa. ¿Cómo no creer en la solidaridad y en el amor?».

Al final de su discurso, se difundió un video de la experiencia de dos mujeres luego de haberse casado a partir de la ley de Matrimonio Igualitario sancionada en 2010. El pasado 17 de noviembre fue el día del Orgullo LGTBIQ en la Argentina.