Alarmante realidad social: Nacieron en este año más de 60 bebés intoxicados con cocaína en Mendoza

Actualidad

Un dato realmente grave que sufre no solo la región, sino todo el país. En estos días se dio a conocer el dato que en este año Mendoza lleva un registro de más de 60 casos de recién nacidos intoxicados con cocaína, en su mayoría a raíz del consumo por parte de sus padres.

El caso más reciente se registró el fin de semana en el hospital Scaravelli del departamento de Tunuyán, allí ingresó un pequeño de un año y medio con convulsiones. Tras ser asistido, los médicos determinaron que el menor tenía rastros de cocaína en su cuerpo.

Los padres fueron detenidos y quedaron a disposición de la justicia, mientras que sus tres hermanos pasaron al cuidado del Órgano Administrativo Local (OAL), dependiente del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la provincia cuyana.

Según las estadísticas, en lo que va del 2017 hubo más de 60 episodios en el Servicio de Neonatología del Hospital Luis Lagomaggiore, la maternidad más más grande de Mendoza.

Ante estas cifras, la Cámara de Diputados comenzó a debatir un proyecto para que se realicen estudios en los recién nacidos, y así detectar los rastros de sustancias, que en la mayoría de los casos son transmitidas a través de la placenta o la leche materna.

Los recién nacidos que han sido expuestos a drogas adictivas presentan síndrome de abstinencia y están expuestos a daños neurológicos graves, y en muchos casos permanentes. Los síntomas en ellos aparecen entre las 24 y 72 horas después de nacer.

Al advertir este tipo de casos, el proyecto propone dar aviso a la OAL a los efectos de que se intervenga y se siga al menor en riesgo, una vez dada el alta médica, como así también una atención interdisciplinaria a la madre.

 

¿Cuáles son los efectos que producen las distintas drogas en bebés y niños?

 CANNABIS 
El hachís y la marihuana producen la reducción de peso en los recién nacidos y la alteración de las funciones cognitivas-mentales de los niños. También, la aparición de trastornos de atención e hiperactividad.
COCAÍNA 
El consumo de cocaína genera lesiones cerebrales permanentes y el motivo por el cual muchos niños padezcan hiperactividad, crezcan con trastornos de personalidad y de la organización de la respuesta a estímulos ambientales, con retraso cognitivo. En la vida adulta van a tener una mayor predisposición a padecer trastornos neuropsiquiátricos.
ANFETAMINAS Y DROGAS SINTÉTICAS 
El consumo de anfetaminas y drogas de síntesis (“pastillas”, éxtasis…) tiene un impacto negativo sobre el crecimiento incrementando el riesgo de que los recién nacidos presenten malformaciones cardíacas y paladar hendido. La ingesta materna de éxtasis durante el embarazo se relaciona con un mayor riesgo de malformaciones congénitas.
HEROÍNA Y OTROS OPIÁCEOS 
Los embarazos de mujeres consumidoras de opiáceos son considerados como de alto riesgo, siendo frecuentes los abortos espontáneos, los partos prematuros o con retraso del crecimiento, así como las muertes fetales intrauterinas.

Los hijos de estas madres tienen como riesgo añadido la posibilidad de transmisión intraparto de la infección materna por hepatitis B o VIH/Sida. Entre el 60% y el 80% de los nacidos de madres heroinómanas presentan en el momento del nacimiento un síndrome de abstinencia en diversos grados.