La movida de prensa de Cornejo para callar las voces del FIT en la Legislatura, lo salvó Luis Lobos y su caución

Actualidad

No hay dudas que con la imputación a los legisladores del FIT y los sindicalistas, su persecución ideológica y judicial por pensar diferente, el gobernador Cornejo se «pasó de rosca» y sacó «su enano fachista» que lleva adentro, quedando muy mal, incluso ante las banderas de la libertad y la democracia que siempre levantó la Unión Cívica Radical y uno de sus máximos dirigentes como fue Raúl Alfonsín.

La marcha que se desarrolló este martes al mediodía en repudio a la actitud del gobierno de Cornejo de avanzar en la persecución de los sectores que no coinciden ideológicamente con él, se realizó en pleno centro de la capital de Mendoza. Fue multitudinaria y representaba a diversos sectores políticos y sindicales de la provincia. Sin embargo, el silencio de los portales locales fue total… un ninguneo que llamó mucho la atención, ya que pensamos -desde nuestro humilde parecer periodístico- que era mucho más fuerte esta noticia que las fotos hot de Nicole Neumann…

No queremos pensar que por pauta comercial, los valores del periodismo de informar a la comunidad sobre los hechos que suceden se desvanecen o se dispersan.

No obstante, la Justicia provincial (ese poder «independiente») sacó de la galera en el mismo momento que Cornejo lo necesitaba, y a la misma hora del acto frente a la Legislatura, el «notición» de la millonada caución que deberá pagar el ex intendente de Guaymallén, Luis Lobos, por la causa de una empleada trucha de la comuna. Salió la noticia en todos los portales mendocinos y «a toda pompa».

La oposición acusa que la Justicia provincial actualmente responde a las órdenes de Cornejo y cumplen con todos sus deseos. Hoy existe, por ejemplo, gracias a la justicia mendocina esta imputación (“sugerida” por el oficialismo) por “impedimento del normal funcionamiento de los transportes por tierra”.

El cinismo llegó muy lejos, ya que el gobernador se dignó a darle algo de prensa al hecho de hoy y posteriormente realizó declaraciones radiales. Allí Alfredo Cornejo dijo estar «encantado» ante el posible desafuero de tres legisladores del FIT que participaron de un corte de calle en Colón y San Martín durante el paro convocado por la CGT el 6 de abril.

Según el gobernador, que se investigue la responsabilidad de los diputados Héctor Fresina y Lautaro Jiménez, y el senador Víctor Da Vila muestra que Mendoza «que empieza a ser seria».

Además ratificó que «la gente que corta las calles tiene que ser sancionada» y acuñó mayor responsabilidad ante la investidura de los legisladores. «Tendrían que dar el ejemplo. Esto es un delito», remató.

Mientras tanto, en la Legislatura se llevaba adelante un acto de repudio ante la posibilidad de sacarles las bancas a estos dirigentes de Izquierda, de esta forma quedarían a disposición de la Justicia, algo que desde el FIT consideraron como una «embestida del Gobierno provincial».

Cornejo, sin embargo, no mostró contemplación y calificó de patéticos a los dirigentes. «Viven esto como si fueran héroes pero son gente patética», comentó.

No obstante, la euforia con la que comenzó sus declaraciones, pronto se desdibujó ante una elemental pregunta durante la entrevista. ¿Porqué a los legisladores del FIT que salen a las calles en un paro nacional se los quiere imputar, pero cuando el radicalismo ha hecho cortes de calle a favor del gobierno o por Nisman, incluso impulsados por el gobernador, no han sido cuestionados?

El balbuceo de Cornejo y la falta de argumentos serios fueron la respuesta de lo que no pudo explicar. Habló de «no mezclar peras con manzanas», tartamudeando una respuesta que nunca llegó. Incluso, quizás producto de la impotencia, apeló a calificativos ofensivos contra los legisladores provinciales, llamándolos «patéticos».