Vadillo sobre la realidad de los 5.134 deudores del IPV en Mendoza «Se han regalado las casas a los punteros que las vendieron y los ocupantes no pueden pagar por no ser adjudicatarios»

Actualidad Mendoza

El Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) está notificando a 5.134 adjudicatarios mendocinos que tienen una morosidad de varios meses. Este será el paso previo a iniciar el proceso de desadjudicación en el caso de los que no regularicen su situación.

A principios de octubre, desde el IPV se emitieron 5.134 notificaciones a adjudicatarios que tenían saldo cancelatorio menor a $3.000. El boleto a pagar incluía un descuento de 20 por ciento sobre el saldo y una quita de 100% de los intereses en el caso de registrar mora.

Frente a esta grave situación en una provincia con grandes problemas habitacionales, el diputado provincial Mario Vadillo señaló «Van a seguir buscando los 62.500 créditos en mora, cuyo 80% es de cuotas menores a $5000».

Y agregó «Se han regalado las casas a los punteros políticos que las vendieron y los ocupantes no pueden pagar por no ser adjudicatarios. Sabías que el IPV de Mendoza paga los impuestos y servicios a los ocupas?»

Según un informe presentado por el Centro de Información y Comunicación de la Universidad Nacional de Cuyo (CICUNC) mostró que es prácticamente imposible acceder a un crédito hipotecario –sólo lo consigue 1 de 140 familias-; que los costos de edificación son muy elevados y que faltan políticas públicas que acompañen la solución habitacional en Mendoza. Los datos muestran que son 120 mil las soluciones que se necesitan entre ampliaciones y nuevas casas; que se registran más de 6 mil matrimonios anuales y sólo se construyen 1.600 viviendas. Además que una propiedad estándar no baja de los 310 mil pesos.

Vadillo sostiene que «La realidad del IPV es que ha construido 700 casas por año, a ese paso ni en 100 años lograría paliar el déficit habitacional de la provincia».

«Debemos crear una agencia provincial inmobiliaria para urbanizar lotes y gestionar con las empresas constructoras. El sistema de leasing inmobiliario permite que los inquilinos puedan acceder a ir pagando con el canon locativo su casa y a los 10 años cancelar. Un sistema de recupero de la inversión para crear el círculo virtuoso de la progresividad en la entrega de nuevas obras», concluye el legislador.