Mendoza está a un paso de suspender la ejecución de deudas hipotecarias hasta el 2023. Hoy tuvo media sanción en el Senado

Actualidad Mendoza

El Senado mendocino aprobó un proyecto del legislador Pablo Priore, que contempla que se suspenda todo trámite de ejecución de sentencias que recaiga sobre las deudas hipotecarias, cuyos titulares estén comprendidos por el artículo 2º de la Ley Nº 8.182, hasta el 31 de diciembre de 2023. Estos deudores, no están obligados a realizar ningún trámite administrativo ante el Poder Ejecutivo o Judicial, mientras el primero lleva adelante las labores que le encomendara la Ley Nº 8.182, ni la ausencia de ellos tomada como abuso o dilación mientras se sustancien las causas.

Esta ley representa un alivio para los deudores hipotecarios de Mendoza al borde de la ejecución y es un guiño para que otras provincias repliquen la iniciativa y le pongan un freno a la pesadilla.

Para el primer ejecutado UVA del país, Marcelo Macaluso, fue una gran noticia porque le da un respiro a su pesadilla

El autor de la propuesta informó que se le agregó el artículo 2 al proyecto en cuestión. «Recientemente en la provincia de Mendoza hay un fallo con respecto a este tema. Una sentencia de un tribunal de Mendoza dispone que un banco deberá sentarse con el tomador de un crédito UVA para renegociar el contrato en un plazo de 90 días», expresó.

Luego, fue sometido a votación, por lo que fue aprobado por unanimidad y remitido a la Cámara de Diputados en revisión.

Además de ello, se busca suspender hasta la misma fecha, las ejecuciones hipotecarias que tengan por objeto el cobro de deudas hipotecarias UVA, que recaigan sobre vivienda única, familiar y de ocupación permanente, ya sea que estén con expediente en trámite o ya cuenten con sentencia firme.

“Luego de la crisis de 2001, quienes suscribieron hipotecas con objeto de vivienda única familiar, se vieron imposibilitados de hacer frente a las obligaciones asumidas y por ello se genera un conflicto que promueve la preocupación legislativa, motivo por el cual se promulgaron numerosas normas para la protección de derechos”, reza fragmento de la iniciativa.

Cabe destacar que en Mendoza se sancionaron las leyes 8005 y 8182, que establecieron métodos de acción y prioridad para la salvaguarda de aquellos deudores hipotecarios que, superados por razones económicas y el devenir de los juicios tuvieron la oportunidad de ser alcanzados con la protección debida.

En el año 2018, se promulgó la ley 9140, que tiene por finalidad prorrogar las disposiciones de la ley 8182, y de esta manera se continúe con la prohibición de ejecutar los créditos hipotecarios de la crisis del 2001. “En el mismo sentido, solicitamos una nueva prórroga a los fines de salvaguardar las viviendas únicas familiares que se ven afectadas por la imposibilidad de pagar las elevadas cuotas, devenidas por la hiperinflación que sufre el país”, destacó Priore.

Dichas viviendas se han ido rescatando de los bancos privados, y el IPV ha refinanciado los créditos de vivienda para que estas personas no pierdan su casa. Por ello con esta ley se busca llevar una solución a tantas familias mendocinas afectadas por este aumento desmedido en las cuotas a cobrar por las entidades bancarias.

LEY 8182

El senador Pablo Priore, autor de la iniciativa mendocina

La Ley 8182, comprende a los deudores hipotecarios inscriptos en el Registro elaborado por el Poder Ejecutivo, el Movimiento de Defensa de la Vivienda Familiar y la Comisión de Seguimiento de Deudores Hipotecarios creada por Decreto N° 689/05, el cual abarca a los deudores de los ex Bancos de Mendoza y de Previsión Social cuyos mutuos se hallen en poder de Seguro de Depósito S.A. (SEDESA), y a todos los deudores del sistema financiero y/o privados, que se encuentren comprendidos en el mismo.