Mientras que crece a nivel nacional, la visita de Bullrich en Mendoza desnudó la perdida de territorialidad del PRO versión cuyana

Actualidad Mendoza

Desde su nacimiento, en el turbulento contexto de 2001-2002, Propuesta Republicana (PRO), el partido fundado por Mauricio Macri, empresario y ex-presidente del Club Atlético Boca Juniors, resistió la tentación de diluirse en los partidos tradicionales y se convirtió en un espacio de renovación de la centroderecha argentina. En él conviven políticos de larga data con nuevos ingresantes a la actividad, relacionados con el mundo empresario y de las ong y los think tanks liberales. Reconocido legalmente en 2005 con el nombre de Compromiso para el Cambio,​ que luego cambió su nombre a Propuesta Republicana en 2008.

Con el correr de los años, el PRO ya consolidado ha mostrado que puede gestionar no solo municipios, sino como todos sabemos, provincias y hasta una Nación, con el mismo Mauricio Macri a la cabeza. Desde su nacimiento surgieron importantes nombres que hoy son serios postulantes a la presidencia 2023: Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, María Eugenia Vidal, Mauricio Macri… entre tantos, de una camada de dirigentes con una mirada diferente de una Argentina productiva, republicana y liberal.

Con el correr de los años, el PRO ha conseguido territorialidad y peso propio que se fortalece con las otras fuerzas políticas que integran Juntos por el Cambio. La visita de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, la semana pasada a la provincia de Mendoza, es un resultado de ese enriquecimiento colectivo de la fuerza opositora al Gobierno Nacional.

No obstante, la misma visita de Bullrich desnudó la debilidad de la fuerza política PRO en las mismas tierras mendocinas.

Señales

Cornejo, el agasajador: Si bien, la presidenta del PRO Nacional fue recibida en el aeropuerto por el sector joven del PRO mendocino, junto a su actual presidente, Álvaro Martínez, la gira mendocina, por San Rafael, Malargüe y General Alvear, fue manejada totalmente por el radical Alfredo Cornejo, quién tomó la iniciativa de toda la visita.

De Marchi, el desaparecido: El hombre más cercano históricamente al PRO Nacional de Mauricio Macri y de la misma Pato Bullrich, Omar De Marchi, solo se lo vio un ratito en General Alvear y desapareció completamente durante la visita de la máxima referente nacional de su partido. El lujanino quedó totalmente relegado y la visita de la porteña fue totalmente absorbida por el presidente de la UCR Nacional.

Bullrich no se reunió con el PRO mendocino: Llama mucho la atención que la máxima autoridad partidaria no se reúna con «los propios» locales. Patricia se reunió con la militancia radical en varias oportunidades: en la paella radical de General Alvear e incluso dando un discurso antes en San Rafael frente a cientos de correligionarios.

También la Bullrich estuvo reunido con el espacio republicano de Cambia Ya, donde confluyen PRO «Rebeldes del Omar», demócratas de Cambia Mendoza, Republicanos (de López Murphy) y liberales, donde mantuvo una interesante charla.

No obstante, más allá de los personalismos, el PRO como partido insólitamente no tuvo representatividad y quedó totalmente relegado, sin un encuentro con su presidenta nacional. No hubo encuentro, no hubo discurso… y la militancia del PRO mendocino «la miró de afuera».

Bullrich con los Cambia Ya (¿y el PRO?)

Ya todos sabemos que Alfredo Cornejo tiene aspiraciones a nivel nacional, o como presidente (su deseo máximo) o acompañando en una fórmula. La unidad con Patricia Bullrich va en ese camino. No obstante, también el radical sabe que De Marchi aspira a la gobernación, lo cual es obvio que Cornejo no va a querer ceder su fuerza en la provincia y no lo va a dejar jugar… por eso hoy teje una estrategia de «vaciar» al PRO local «De Marchista» dentro del espacio Cambia Mendoza, inclinando la balanza a otra fuerza republicana que viene ascendiendo que es el espacio de Cambia Ya, con un electorado muy similar, liberal y republicano. Incluso algunos especulan que el armado de esta nueva fuerza vaya a jugarle un cuerpo a cuerpo en el mismo territorio de De Marchi, el núcleo bastión del PRO mendocino: Luján de Cuyo.

Paradójicamente, la visita de Bullrich demostró más debilidades que aciertos en el PRO presidido por Álvaro Martínez ¿Será esa la tendencia?¿A Omar De Marchi se le escapó la tortuga de su propio partido?