La falsa rebeldía de «El Voto en Blanco»: una estrategia para seguir alimentando el mismo juego de las dos tradicionales fuerzas mendocinas

Actualidad Mendoza

El voto en blanco o sobre vacío es una herramienta que tienen los ciudadanos para «manifestar su disconformidad con todos los candidatos y con las propuestas formuladas por todos los partidos políticos», según lo define la Cámara Nacional Electoral. Esta alternativa a la hora de votar pesa sobre los electores indecisos, pero también sobre los desencantados y a los que, por la pandemia, prefieren alejarse de las urnas.

«No creo en todo lo que dicen», «son todos chantas», «los políticos no piensan en el pueblo, sino en salvarse ellos», «versean al pueblo para seguir viviendo de la teta del Estado», son algunas de las frases de los disconformes.

Se pudo ver un particular fenómeno en las últimas Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Mendoza, donde 96.073 personas votaron en blanco. En tanto, «los medios amigos de la pauta de Cornejo» plantearon desde sus titulares que «la tercera fuerza más votada» fue el justamente el «voto en blanco»… entendido como una manera de expresión del pueblo mendocino en disconformidad a todas las opciones políticas y sus dirigentes.

Ese supuesto «voto bronca» manifestado con un «voto en blanco» conlleva la falsa creencia de pensar que no se vota a ninguno, no obstante solo es volver a caer en la misma trampa: en el conteo final de las elecciones generales, el «voto en blanco» solo alimenta a más votos para los partidos mayoritarios de siempre de Mendoza: los radicales y los peronistas, los Cornejos, los Suarez, los Bermejos y Anabeles…

De esta manera, es importante entender que esta manifestación de «rebeldía» del sobre vacío en Mendoza, solo alimenta a más grieta y a apoyar a los mismos de siempre. Si estás de acuerdo, amigo biencuyano… todo bien y estás en tu derecho democrático… pero si tenés bronca, el mensaje es errado e incluso totalmente funcional. Por eso hay mucho periodista oficialista crítico en Mendoza de los frentes políticos alternativos que buscan ser terceras fuerzas e incitan a votar en las Generales del próximo 14 de noviembre por «nadie» (en blanco), porque al fin y al cabo ese voto va a terminar en los mismos destinos de fuerzas mayoritarias de siempre.

Para saber entender qué es el voto en blanco y cómo se computa, primero es necesario diferenciar entre los votos válidos y los votos afirmativos.

El sobre vacío cuenta como válido, pero no como afirmativo. Los votos afirmativos son aquellos sobres que contienen una boleta oficial de algún partido. Estos últimos son los que definen al ganador de las elecciones.

En tanto, el voto en blanco impacta en el porcentaje final que obtiene cada fórmula el día de la elección, sobre todo en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

En las PASO, los votos en blanco son tenidos en cuenta para el cálculo final de los porcentuales, pero hay que tener en cuenta que en las elecciones generales no. Esto es así porque en las PASO se define quiénes son oficializados como candidatos para competir en las generales (12 de noviembre). Por eso, se suman todos los votos válidos para calcular quiénes alcanzan el piso del 1,5% necesario para calificar para las generales.

En cambio, en las Elecciones Generales, según la Constitución Nacional de 1994, los votos se deben contar sobre los que son afirmativos.

Por ejemplo, si en las PASO, en un universo de 30 votos, 10 votaron por un candidato, 10 por otro y hubo 10 en blanco, cada candidato habrá sacado el 33% de los sufragios. En cambio, en las generales, cada uno habrá obtenido el 50%, porque la base es sobre 20 (quedan excluidos los 10 en blanco).

Por eso es importante no caer en la trampa de la falsa rebeldía de que el voto en blanco es un «voto útil», porque alimentan a la polarización de solo dos fuerzas políticas tradicionales. Es clave escuchar que propone cada fuerza política, grande o chica, tradicional o nueva, para diversificar y potenciar las voces desde una acertada elección en el cuarto oscuro, expresando a través del voto, diferentes alternativas que enriquezcan tanto al Congreso Nacional, como a la Legislatura de Mendoza. Pensalo!