La casta está de fiesta! Mientras un 44% de Mendoza está en la pobreza y en los comedores les dan chatarra, Cornejo y su troupe están de maratón de comilonas con paellas, chivitos y buen vino

Actualidad Mendoza

Como en los mejores momentos del neoliberalismo de Domingo Cavallo y Carlos Menem, donde la pizza con champagne brillaba en una Argentina que se empobrecía y se destruía la industria nacional… el Modelo Mendoza de Alfredo Cornejo vuelve a recuperar esa idea neoliberal de «fiesta para pocos», donde la casta política de Cambia Mendoza y los empresarios «amigos» reemplazan el champagne por un buen malbec, pero con el espíritu clasista intacto.

A pesar que la pobreza en el Gran Mendoza siga creciendo, llegando al 44% de las personas, con 450.754 personas bajo la línea de pobreza en el área metropolitana, una gestión provincial que «llora miserias» públicamente en Salud y Educación, recorta en asistencia a los sectores pobres de la provincia, brindando en los comedores escolares productos de baja calidad nutricional y mucha mucha harina solo para «el engorde de sus panzas»… no hay austeridad para sus fiestas, mientras juegan con el dinero público de los mendocinos y mendocinas, en una provincia que figura entre las más endeudadas de la Argentina.

Los «almuerzos saludables» para los pobres, según Suarez

Según la Encuesta de la Deuda Social Argentina del Programa del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA los números más preocupantes de Cuyo son una pobreza infantil del 53%, una inseguridad alimentaria del 25% y un déficit educativo del 33%. No obstante, la mayor inversión del Presupuesto provincial 2022 no será en asistencia social en las escuelas, sino en tres Casinos repartidos en el Valle de Uco, en General Alvear y en el Este.

No obstante, la crisis económica también hundió los ingresos de los sectores medios de Mendoza, donde una batería de altos impuestos, graves problemas de viviendas, alquileres inaccesibles, fuentes laborales escasos y precarios, precios de la canasta básica en constante aumento, cuotas de escuelas privadas descontroladamente ascendentes, golpean duramente los bolsillos de las familias cuyanas cada semana.

Si bien Alfredo Cornejo falla en asistencia en el Congreso Nacional y en defender los intereses de los mendocinos, en estos días no se perdió ninguna fiesta: arranco días atrás en el Este mendocino en una celebración exclusiva donde estuvo el economista neoliberal Martín Tetaz. La siguió junto a otra fiestera como Patricia Bullrich que siguieron la maratón comilona con una frondosa paella radical en la noche de General Alvear, sumado hoy con el asadazo de la Fiesta Ganadera dedicada a la casta política de Cambia Mendoza. La fiesta de pocos, mientras los pobres miran con hambre desde las vidrieras.

¿Dónde está la «austeridad» que chamuya mediáticamente Suarez con el Modelo Mendoza?

Hasta ahora la política austera se vislumbra en el cierre de cursos en la educación pública, en la expulsión de trabajadores de la salud de OSEP, en la precariedad de los contratos en las entidades estatales, en el presupuesto y servicio de los comedores escolares.

El contundente triunfo electoral que se avecina en la provincia, a Cornejo le da impunidad para moverse con total libertad y con un blindaje mediático exclusivo que le permite atacar verbalmente a los trabajadores de la viña que quieren ser reconocidos por su digno esfuerzo de años… y no se difunda masivamente!

Una impunidad para continuar con la mayoría legislativa y seguir la fiesta cornejista gestando más lobbys empresariales y mineros, para avanzar con nuevos ajustes y tarifazos directos a la ciudadanía mendocina, para continuar con malos servicios públicos sin control oficial, para cerrar salarios laborales (a la baja) a puro decretazos, gestionar sin dialogar y en tono imperativo. Casi casi como un feudo.

Votar en blanco en esta elección fundamental para el futuro de la provincia solo genera continuar con el juego de la fiesta de la casta política ¿Estás de acuerdo como ciudadano permitir seguir en este camino?