Basta de chamuyeros! Alberto no cumplió y recibió otro cachetazo de la sociedad: «Con UVA no te voto» se sintió fuerte en las urnas

Actualidad

En los bellos tiempos de campaña allá por el 2019, Alberto Fernández, prometió. En el discurso de asunción presidencial, Alberto Fernández prometió. En junio de este mismo 2021, Alberto Fernández ya con bastante rodaje presidencial podía hacer algo, habló y habló… pero nunca hizo nada. Nunca cumplió la promesa de ponerle fin a la pesadilla de los créditos UVA.

Como viejo chamuyero porteño, en ese junio Alberto Fernández se refirió ante las cámaras sobre esta pesadilla que sufren medio millón de familias argentinas. Criticó las políticas de viviendas del Gobierno de Mauricio Macri apoyadas en créditos UVA que fueron “un negocio para los bancos” y llamó a “rescatar el sentido del Estado, que siempre aparece moderando las desigualdades”.

“Estuvieron hablando que el Estado era una carga. Alguien creyó que esto se arreglaba con créditos UVA, y accedieron a una casa y a un montón de problemas que tratamos de resolver y estamos resolviendo“, agregaba el presidente en medio de los aplausos. Pero lamentablemente, sus acciones solo quedaron en aplausos… porque las promesas quedaron en lo que son en realidad, promesas. Nunca el gobierno nacional hizo nada por los damnificados del universo UVA, que todos los meses a modo de condena siguen pagando millonarias cifras que constantemente se inflan exageradamente, postergando días de comida, de viajes, de sueños, de salud, a cambio de una brutal usura financiera que celebran los bancos.

El chamuyo de Alberto siguió con amagues mediáticos que «se está planteando», «se está analizando modificarrrr», «se está», se está»… pero nunca hizo nada.

El grupo de deudores, ya en extremo estado de desesperación por ser escuchados de una vez por todas por el gobierno nacional, se movilizaron dos veces en los últimos meses al Congreso Nacional para pedir una solución a su situación de los créditos UVA.

El chamuyo gubernamental siguió… «el Gobierno nacional estudia avanzar con un decreto» y esto generó ilusión y expectativa en las víctimas de la usura UVA en que el presidente «estaba preocupado por el tema».

Nunca los escucharon

«Hoy veníamos hablando con Jorge (Ferraresi, ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat), y me dice vamos a tener que sacar un DNU para mejorar las condiciones crediticias de los que quieren acceder a una casa, para garantizarnos que la cuota no crezca por encima de las posibilidades del que toma el crédito de pagar», seguía chamuyando El Tío Alberto desde San Juan.

Nunca Alberto hizo nada!

Y el pueblo un día se hartó. «La inflación hace imposible seguir pagando estos préstamos», afirman los damnificados. «Ya no podemos seguir haciéndonos cargo de las cuotas desmesuradas que se incrementan mensualmente, porque la inflación en este país es un flagelo», señalan con desesperación miles de argentinos que viven esta pesadilla sin fin.

«Son anuncios unilaterales y electoralistas, para que salgan en los diarios y después no pasa nada”. “Estamos entre la incertidumbre y la esperanza de que hagan algo que nos resuelva el problema”, enfatizan con mucha bronca.

Y esa bronca se manifestó desde las redes sociales en la previa del domingo 12 y luego se expresó en las urnas con un voto de la golpeada clase media que padece este maldito crédito.

Las diferentes organizaciones creadas en esta lucha contra la «Pesadilla UVA» asistieron a las urnas llevando consigo una «boleta propia» en la que expusieron una consigna: «Con UVA no te Voto». El voto bronca contra la inoperancia del Gobierno Nacional se manifestó en provincia de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, San Luis, Córdoba y Mendoza. Otros apelaron al «voto en blanco» directamente contra la clase política.

«La oposición niega nuestro problema. De hecho, Juntos por el Cambio revindica los créditos UVA. Sólo la Izquierda, (Julio) Cobos y (José Luis) Ramón, ahora recientemente integrado al oficialismo, han planteado proyectos en el Congreso para buscar una solución. Sin restructuración, no hay solución posible más allá de la fórmula (de indexación) que sea», comentaron desde la organización.

«El resultado de las PASO es un sondeo de opinión claro, que habla del sentir de la población y expone cambios que la sociedad viene pidiendo. Nosotros hace más de tres años que venimos con nuestra lucha y el mensaje fue a todo el arco político: el crédito UVA es inviable. El mismo ministro Ferraresi reconoció que es una catástrofe para las familias. Pero el mero diagnóstico no nos soluciona nada», añadieron.

Recientemente, el colectivo entregó a Martín Guzmán, actual ministro de Economía, una misiva detallando el desastre que atraviesan los tomadores del crédito. Mientras tanto, se multiplican las familias que acuden a la Justicia para elevar reclamos por el incremento incontenible de las cuotas.

Las ejecuciones avanzan, la pesadilla crece y en algunos casos se lleva puesta la salud de la familia. Si para el gobierno kirchnerista derrotado el domingo en las urnas «Es tiempo de escuchar», esperemos que Alberto cuelgue la guitarra, abandone el chamuyo y firme un decreto de una vez que ponga punto final a la tragedia de más de 4 millones de argentinos y argentinas.