La urgente necesidad de construir una nueva Argentina con nuevas miradas para terminar con los atornillados «vendehumos» de siempre

Actualidad

La Argentina es una verdadera nación joven, con ideales revolucionarios, compromiso solidario y que lleva adelante la bandera de la justicia social desde hace décadas. Con una emergente democracia que sigue creciendo en pluralidad de voces e ideas y que con mucho esfuerzo hace lo posible para sepultar los oscuros momentos de la derecha más recalcitrante. «Nunca Más!» gritó a viva voz el pueblo argentino desde hace años.

Pero la política aún tiene ciertos vicios, de aquellos personajes que hacer su circo personal y aparecen en todas las elecciones con su pymes de asesores, viven desde hace décadas de la «teta del Estado», con los mismos chamuyos, sus mismos actings y que usan una gastada dialéctica como esencial herramientas para poder «atornillarse» en alguna banca. No hay diferencias ideológicas en estos «vendehumos» que ya la sociedad los conoce muy bien.

Estos personajes solo estancan el crecimiento de las ideas, porque no juegan para representar los intereses del pueblo sino para armar sus propios negocios políticos, que los enquistan en los círculos de poder.

Por eso es importante reflexionar para dónde tenemos que llevar a nuestra querida Argentina. Terminar con los permanentes «atornillados» y apostar a darle un aire fresco al gran escenario de debate de ideas y nuevos proyectos, que es el Congreso Nacional.

Necesitamos más juventud en la clase política, que acerque nuevas ideas, nuevas experiencias, nuevas visiones de país y participe activamente en la construcción de esta nueva Argentina. Por eso el Grupo Argentina desarrolló un comunicado invitando a la sociedad emergente llevar adelante esta nueva revolución democrática.

Vieja y nueva política

¿Está sobrevalorado lo nuevo?

El calificativo de lo nuevo o lo viejo se ha convertido en un argumento político elemental. Históricamente se trataba del combate enfático entre revolucionarios e integristas, prontamente la posición sé centró en los que se decían progresistas y conservadores, posteriormente vino el moderado desprecio que se atribuían los modernos y los clásicos, ahora transformado de manera genérica, y un tanto banal, entre lo viejo y lo nuevo. La lógica de la usanza siempre está presente, los acontecimientos que eran nuevos en su tiempo y contexto, hoy  se reconstruyen. De ahí, que quienes aparecen como reincidentes en las oportunidades electorales, si no pierden la calma y aciertan a renovarse, podrían tener una segunda, tercera, cuarta o indefinidas oportunidades.

En nuestro país fracasó la política reciclada con un argumento de “todo tiempo pasado siempre fue mejor”, apelando a los sentimientos de sus épocas de gestión. En muchos casos, el ansia de seguir en un círculo de poder, que sin dudas, tiene sus beneficios personales y que les es difícil dejar, apelando en ocasiones a viejas prácticas de difamación de sectores opositores y propios, como así mismo, recurriendo en época pre electoral, a un asistencialismo desmedido para aumentar el caudal votante inmediato.

Entendemos que toda respuesta debe ser política, por eso, es que convocamos a las juventudes a sumarse a un desafío generacional, que logré cerrar al resquicio que favorece a este proceso cíclico. Hace años estamos trabajando en propuestas que expresen las temáticas que nos propone el dinamismo social, tales como:

  1. Eliminación de carga fiscal a emprendedores y emprendedoras jóvenes que utilizan esa fuente de trabajo como primer empleo.
  2. Protección de datos personales en redes sociales y limitación de la privacidad de la exposición en medio de comunicación que generen daño y/o perjuicios.
  3. Creación de fuentes de trabajo genuinas, que garanticen la inserción de las juventudes en el sector laborar registrado.
  4. Distribución equitativa y con perspectiva federal de programas que alcancen a este sector erario, tomando cómo eje de distribución la realidad de cada provincia y localidad de nuestro país.
  5. Acceso a la vivienda como derecho fundamental, actualizando los requisitos acordé a la construcción de núcleo familiar que propone el tiempo social actual.
  6. Cupo joven de representación política en las listas electorales de frentes departamentales, distritales, provinciales y nacionales.
  7. Ampliación de la red de internet WIFI de forma gratuita a estudiantes de todo el territorio nacional.
  8. Límite en la reelección indefinida en distintos cargos nacionales, provinciales y distritales, que garanticen un recambio generacional.
  9. Eliminación de carga fiscal a profesionales jóvenes, que comience a desarrollar su profesión de forma independiente.
  10. Reglamentación de cupos laborales en distintos sectores para colectivos LGBT que sean parte de la franja etaria.

Este es el tiempo histórico para formar parte de un frente electoral, que contemple las necesidades que propone el dinamismo social. La política cómo herramienta necesita profundizar el sentido de lo humano y de justicia social, una perspectiva generacional y una agenda de gestión abierta.

Una Argentina mejor, es posible con el compromiso de nuestra generación. Ese tiempo ¡Es ahora!

Comunicado del Grupo Argentina