La diputada Sanz pide «Más diálogo, menos grieta»

Actualidad Mendoza

La diputada provincial y vicepresidenta de UCR Mendoza, la sanrafaelina María José Sanz, desarrolla una columna de opinión donde responde a las últimas declaraciones del Ministro de Obras Públicas de la Nación, propone romper con el mito de las preferencias de los gobiernos sobre los municipios del mismo color político y el falso «relato» y chicaneo que arma la oposición para sacar réditos electorales más allá de los intereses reales del pueblo.

MÁS DIÁLOGO, MENOS GRIETA

Es un hecho positivo la articulación de los órganos de gobierno nacional con el nivel más capilar de representación política en una sociedad como lo son los municipios.

Dicho esto, inmediatamente también agregamos, que “bajar obras o dar obras” al Intendente amigo por ser “del mismo palo político” y no en una estrategia concertada de desarrollo regional, deteriora el carácter democrático de las políticas públicas, su implementación efectiva y su capacidad real en el mediano y largo plazo de solucionar problemáticas complejas que cada vez se presentan de forma más conjunta. Además de disminuir su capacidad de atender a una idea política del espacio que va mucho más allá del amiguismo partidario.

Por otro lado, San Rafael, es mucho más que un problema de “obras” para un intendente amigo. Este departamento es uno de los emblemas de nuestra provincia que articula toda la región sur junto a otras ciudades, y que ha sido foco y empeño de los gobiernos radicales y de Cambiemos atender a su desarrollo, pero siempre entendiéndolo en un concepto de región, no de billetera política para los amigos.

Cuando critican a la pasada gestión de Cambiemos diciendo que durante cuatro años se olvidó de San Rafael, se olvidan de las inversiones por $755 millones en las rutas nacionales 143, 146 y 144. Además de la obra tan esperada de la Avenida Ballofet o la urbanización de la Isla del Río Diamante (que sí fue una inversión conjunta). Sin dejar de mencionar la tarea de Vialidad Provincial en rutas provinciales como la 179 a Malvinas y la 191 que conecta la Cuesta de los Terneros con la Villa 25 de Mayo. Que por si la memoria «grietista» les falla, en el gobierno de Pérez estaba intransitable.

Sólo queda el tramo de la 143 San Rafael-Pareditas (que une con el Valle de Uco) que está en muy mal estado, y en la que esta gestión nacional no ha avanzado. Del Hospital Schestakow también prefieren obviar la realidad, ¿no? La obra de ampliación y equipamiento que se inauguró semanas atrás no es un elefante blanco más ni la pintura de un jardín (que es preciso aclarar siempre es bienvenida). No se confundan. Seguimos necesitando el tan esperado gasoducto y no vendría mal la remodelación de la pista del aeropuerto, que días atrás visitamos para acompañar y poner en marcha acciones que realmente sirvan para el sector turístico y comercial.

Siguiendo con los ejemplos, podemos nombrar, también, inversiones de corte provincial de los últimos años, como el Programa de Fomento a la Inversión Estratégica II, por el que más de $100 millones fueron para San Rafael; la promoción de líneas de crédito blandas para pequeños productores agrícolas y pymes industriales mediante el Fideicomiso Agroindustrial para pymes por $60 millones; y las obras de extensión de redes de agua y cloacas para más de 17 mil habitantes en Villa Atuel, Real del Padre y La Llave, por $4.630 millones. Sin dejar de lado la construcción de numerosas viviendas para numerosas familias concretadas a través del IPV y del PROCREAR.

Podríamos extender la lista a la tarea realizada en la reparación de escuelas, la planta depuradora de Cuadro Nacional (cuando desde los gobiernos kirchneristas la habían prometido repetidas campañas y finalmente paralizado), los avances logrados para la concreción de Portezuelo del Viento, hoy frenada por los amigos políticos del Intendente en asociación con el gobierno kirchnerista de La Pampa.

¿Y, por qué no? A la firma del último convenio por $7 millones para la urbanización del barrio 2 de Abril de la Villa 25 de Mayo. Y sin olvidar la gran apuesta de los sanrafaelinos por los planes del gobierno como el Mendoza Activa, donde cerca del 14% de los proyectos son de nuestros vecinos. Y las más de 2.000 personas que pudieron acceder al Programa Enlace para capacitarse y adquirir experiencia para poder mejorar sus condiciones de empleabilidad.

Estas enumeraciones no son para echarle en cara nada a ningún sanrafaelino pero sí para refrescarle la memoria a las malas intenciones del kirchnerismo nacional, que en vez de venir a sumar consenso en la etapa de crisis humanitaria profunda que atravesamos, viene a inventar mentiras sobre supuestas ineficiencias que nuestros gobiernos no tuvieron ni tienen.

Las políticas públicas son para el desarrollo de todas y todos los ciudadanos sin importar color político o procedencia partidaria. A nosotros nos orientan el desarrollo con contenido ambiental, la gobernabilidad democrática, la distribución equitativa de los recursos y la perspectiva de género. Con estos cuatro ejes que son de carácter técnico con balance político gobernamos.

Sabemos diferenciar dónde van la marcha y los amigos políticos, y dónde los parámetros de integración social que fundamentan lo público en la sociedad y el carácter abarcativo de un gobierno que no se debe a una facción, sino a toda la sociedad.

Desde luego quisimos y seguimos queriendo hacer más, mucho más. Los pueblos siempre merecen mejores gobiernos de los que tienen, sin importar lo buenos que puedan ser en un momento concreto, porque sin esta aspiración de mejoramiento social permanente, caemos en la mediocridad del estancamiento. Por lo tanto, incentivamos y estimulamos a los distintos actores de la política a que nos critiquen democráticamente, a que nos acerquen propuestas y a que mediante el diálogo podamos mejorar lo que estamos haciendo, pero siempre con la verdad, con honestidad intelectual y con el objetivo claro: una Mendoza más grande para todos.

La chicana y la mentira no nos interesan ni tampoco las practicamos como dinámica de comunicación gubernamental. Necesitamos que la oposición mendocina evolucione institucionalmente para que juntos, toda la clase política representando a cada uno de los mendocinos y mendocinas, podamos transitar y superar la crisis que la pandemia ha desatado sobre todos los territorios y sobre todas las personas.

Por María José Sanz

Diputada provincial – Vicepresidenta UCR Mendoza