Promueven que la Legislatura reconozca la figura de Diógenes Recuero

Vida cuyana

El diputado del Partido Intransigente, Eduardo Martínez Guerra, realizó una iniciativa para reconocer a la persona de Diógenes Recuero como Hombre Ilustre que dejo una leyenda en vida, y en la muerte enriqueciendo la historia de su tierra, la sociedad rivadaviense y los departamentos del Este mendocino.

Diógenes Recuero, era un hombre nacido un 6 de marzo de 1861, hijo de Ramón Recuero y Filomena Santander de familia anti- rosista marcando fuertemente la oposición al caudillo en la provincia de Mendoza; muchas veces tuvieron que padecer muchos problemas por su oposición al caudillo federal. Su tía Casimira Recuero, cabecilla del levantamiento revolucionario contra los Federales (4/11/1840).

Diógenes Recuero vive un periodo en Buenos Aires, pero decide regresar a Rivadavia, atraído por las posibilidades que daba la agricultura en esas tierras. Al llegar a la Reducción visita a su amigo Modesto Gaviola y es así como conoce a su esposa Fabiana Gatica, heredera de una de las familias tradicionales de Rivadavia y que residía en La Reducción enviudada muy joven. De su unión nacieron: Lidia Genoveva, Blanca, Clemencia, Odilia, Mira y Nicolás quien muere a los pocos días de nacer, sumiendo a su padre en una profunda depresión.

Participó en la función pública, dónde su amigo personal Modesto Gaviola, lo incursionó en la vida política; con la ayuda de su esposa Fabiana quién le da múltiples opciones para ocupar varios cargos en la función municipal. -Fue electo “Municipal “de la Honoraria Corporación (Concejo Deliberante), (1895, 1896, 1898, 1903, 1905, 1906) -Presidente Municipal (figura equivalente a la Intendente) 1897, 1899, 1901. – Su cultura e instrucción hicieron que se volcara a temas educativos.

Una de las cosas más destacadas que logró fue, que la calle San Isidro, una de las principales arterias de Rivadavia, mantuviera su nombre. Este hecho lo enfrentó con los liberales que, tras la muerte de Bartolomé Mitre, pretendían imponer el nombre de este a la calle.

Muere a los 42 años el 30 de junio de 1906, por una parálisis cardíaca. Su muerte está rodeada de muchos interrogantes Existen varias versiones al respecto: La duda está sembrada entre los pobladores si su muerte fue por un problema cardíaco o como “se dice” envenenamiento. Se cuenta que cuando se invita a los parientes de los muertos a retirar los restos de sus difuntos, enterrados en el viejo cementerio, actual Teatro griego César Plástina, nadie reclama sus restos; por lo que es trasladado por empleados municipales, quienes abren el ataúd para depositarlo en una fosa común denominada “reprofundo” especie de crematorio, En ese momento comenzó el mito: tanto la vestimenta, por la cual fue identificado con un broche que tenía su nombre, como su cuerpo, se mantenían intactos.

La conservación del cuerpo fue atribuida por algunos, al efecto del arsénico, veneno que además de causar la muerte tiene la propiedad de mantener por mucho tiempo la conservación en los cadáveres como “medicación”. Pero otros, los que sabían de la bondad de su intendente, le adjudicaron a esto algo de milagroso. Luego aconteció otro hecho fenomenal: al tirar el cadáver en la fosa, este cayó parado, fue acomodado horizontalmente pero al día siguiente lo encontraron de pie otra vez y así varios días consecutivos. Ante la conmoción de la noticia que corrió de boca en boca, “El Ánima Parada”, era el nuevo milagro del lugar. El párroco de ese entonces, encargado de proteger la fe ante creencias profanas, pidió al intendente en mando, mantener oculto tanto la identidad como la ubicación del muerto. A donde fuese trasladado en su anonimato aparecía parado y rodeado de velas, flores y cartas de creyentes que tenían la certeza de que, quien en vida hubiese sido hombre ejemplar, después de muerto sería capaz de resolver milagros.

Diputado Martinez Guerra, autor del proyecto

Comenzaron a oírse testimonios: una mujer afirmó que salvó la vida de su hijo, otros que arregló problemas económicos, algunos que resolvía entuertos de amor… Así, el milagroso mudó de lugar y siempre fue encontrado por fieles, que ya no solo eran del pueblo sino de la provincia. Desde su oculta y continua residencia su fama crecía fue así la “ANIMA PARADA”.

Fue por 1963 cuando Carlos Roberto Di Fabio apareció por el cementerio con sus ansias de ganarse la lotería. El devoto le prometió al Ánima Parada que le construiría un mausoleo como Dios manda si le cumplía ese deseo. El 31 de octubre de ese año Di Fabio hizo levantar una magnífica bóveda de mármol negro con un mínimo

En cada lugar hay una historia; en cada historia un protagonista que deja huellas en las memorias de un pueblo. Cada pueblo está ayornado de experiencias, creencias, leyendas y mitos que forman la identidad cultural, religiosa, política y social. Si bien las nuevas generaciones conocen muy superficialmente la historia de Diógenes y no lo veneran, aún mucha gente sigue creyendo y pidiendo milagros, y en muchos casos, sin saber la verdadera historia detrás de este personaje. Y es así; Diógenes Recuero por sí mismo solo queda en el recuerdo de un pueblo como un hacedor político de gran renombre. Mientras que a partir de su muerte nace una leyenda, la que todavía sigue vigente, que es: “EL ÁNIMA PARADA”.