Legisladores del Frente de Todos se reunieron con el movimiento obrero por la baja de ganancias

Actualidad Mendoza

En el marco de la discusión por la baja del mínimo imponible del impuesto a las ganancias, la diputada nacional Marisa Uceda y los diputados provinciales de extracción obrera Marcelo Aparicio y Carlos Sosa, se reunieron con representantes de la CGT Mendoza y recibieron su apoyo.

El proyecto del Frente de Todos que se tratará el próximo sábado en el Congreso Nacional, eleva a $150.000 de salario bruto la línea de corte para comenzar a pagar el impuesto. Se calcula que la modificación que se propone beneficiará a 1.280.000 de trabajadores, trabajadoras, jubilados y jubiladas en todo el país. En nuestra provincia serán 45.000 los mendocinos y mendocinas que dejarán de pagar el impuesto. La expectativa desde el gobierno nacional es que la recuperación del poder adquisitivo que implicará la modificación se vuelque en el mercado interno y colabore con la reactivación económica que comienza a percibirse después de un año de pandemia. El proyecto ha sido elaborado y consensuado con diferentes actores de la economía y referentes de las centrales sindicales.

Consultado sobre la reunión, el diputado provincial de extracción obrera Marcelo Aparicio celebró la iniciativa y comentó que se recibió el apoyo de la CGT Mendoza.  En el mismo sentido sostuvo: “Es un proyecto oportuno y necesario sobre un tema que los trabajadores y trabajadoras venimos planteando desde hace años. Como diputado presenté en la legislatura provincial un proyecto expresando el beneplácito por el tratamiento del mismo en el Congreso Nacional, que contiene también un pedido a los diputados y diputadas nacionales por Mendoza para que apoyen la iniciativa”.

Con el proyecto actual, sólo el 7% de los trabajadores/as registrados quedarán alcanzados por el impuesto. Uno de los aportes que se realizaron desde las centrales sindicales fue eximir el aguinaldo y las horas extras del cómputo para el corte. Los parámetros para el cálculo que indica quien paga y quien no, se ajustarán por la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables “RIPTE”, de forma tal que irán evolucionando a la par de los salarios. En el caso de los haberes previsionales, se eleva de 6 a 8 haberes mínimos el piso para quienes no estarán alcanzados por el gravamen: esto representa actualmente unos $152.000, importe que se incrementaría en marzo por la actualización vigente. También se flexibiliza la restricción para percibir tal beneficio para aquellos que tengan otros ingresos por fuera de la jubilación, limitación que fue establecida en las reformas de 2016 y 2017. El porcentaje total de jubilados que pagarán el impuesto bajará de 5,2% a 2,4%.

Un trabajador que gana $150.000 con la legislación actual, debería pagar un impuesto anual de $115.000, con esta modificación ya no deberá tributar ese monto. Otro cambio importante que promueve el proyecto, es la deducción que actualmente alcanza al cónyuge, que se extenderá a los concubinos y concubinas sean del mismo o de diferente sexo. Respecto a la deducción de movilidad y viáticos, los montos serán fijados por los convenios colectivos de cada actividad, con un tope establecido en la ley. Es importante aclarar que la vigencia del proyecto será retroactiva al 1 de Enero de 2021, por lo cual los salarios inferiores a $150.000 recibirán la devolución de lo retenido.