Poniendo estaba la gansa: la educación privada en Mendoza no perdona y aumenta en medio de la pandemia

Actualidad Mendoza

Mientras la clase política mendocina realiza un «mediático» recorte de sus dietas, el ciudadano de a pie desde seguir pagando a término los servicios públicos y, en gran parte de los casos, en la formación de sus hijos.

A principios de abril el Gobierno Nacional definió una serie de medidas para atenuar el pago de las cuotas de los colegios privados en medio de la cuarentena obligatoria. Las recomendaciones daban autonomía a las escuelas para que sean ellas las que, de acuerdo a su realidad, tomen las decisiones que crean necesarias.

El acuerdo «sugerido» sucedió en una videoconferencia realizada entre el ministro de Educación Nacional, Nicolás Trotta, y representantes de las cámaras que nuclean colegios privados: COORDIEP, CONSUDEC y CAIEP. También participaron representantes del Consejo Superior de Educación Católica (Consudec) y de la Asociación de Colegios Privados de la provincia de Buenos Aires.

Como habían consignado las cámaras de colegios privados y las autoridades del Ministerio de Educación nacional, no se impulsaban rebajas porcentuales de las cuotas. En cambio, sí se anulaban los gastos de los servicios accesorios como el comedor y el transporte escolar mientras las clases estén suspendidas.

A su vez, se instaba a que cada escuela, conociendo la situación económica de sus familias, considere postergar el pago de los aranceles o quite los intereses de las deudas contraídas.

En tono color rosa, el ministro Trotta expresaba por entonces “Frente a la incertidumbre que atraviesan las familias convocamos a las asociaciones que nuclean a los colegios privados y consensuamos: congelar aranceles, no cobrar servicios directos interrumpidos, diferir el pago de un porcentaje del total del arancel para aquellas familias que no puedan afrontarlos y flexibilizar o extender las fechas de pago. Estas recomendaciones deberían ser un horizonte que lleve tranquilidad a las familias e induzcan a la responsabilidad institucional en todas las escuelas de gestión privada».

Del dicho al hecho… el convenio «sugerido» por el ministro no fue «bien escuchado» por las instituciones educativas privadas de la provincia de Mendoza: los aranceles no se congelaron y los aumentos no se retrotrayeron, sino todo lo contrario.

Los estudiantes de la Universidad de Congreso, Universidad de Mendoza, Universidad Mazza, UCA, Champagnat, entre otras, iniciaron un reclamo exigiendo que el arancel de las cuotas se rebaje a la mitad, ya que no están haciendo uso de las estructuras, la cantidad de materias cursadas de modo virtual son menos de las que deberían cursar acorde al programa y, en muchos casos,en esas cursadas virtuales no se dictan clases sino que se limitan a la entrega de material y proyectos que deben enviar.

Frente a esta grave situación, el diputado de Protectora, Mario Vadillo, y su par en el senado, Marcelo Romano, recibieron mediante videoconferencia a jóvenes estudiantes de las diversas instituciones privadas, quienes en coincidencia marcaron la falta de flexibilidad de las instituciones en dar entendimiento a las situaciones particulares de cada familia debido a la caída de ingresos y falta de trabajo por el aislamiento obligatorio, e incluso les negaron una mesa de diálogo.         

“En primer instancia les entregamos a los alumnos un modelo de reclamo, donde podían solicitar primeramente que se les brinde un servicio acorde al que ellos contrataron, que es educación presencial, de no ser así se debe reconocer una parte de la cuota a su favor debido a que no guarda relación el precio del arancel con el servicio que están recibiendo. También les explicamos lo importante del esfuerzo compartido, que es muy claro, en estas situaciones no siempre puede perder el usuario; deben afrontar la perdida ambas partes” declaró Mario Vadillo

La tranquilidad de los alumnos duró muy poco ante estas medidas, ya que en forma casi inmediata comenzaron a llegar las “cuponeras” de pago, con aumentos enormes, que realmente hicieron estallar las redes sociales.

“Lo que están realizando estas instituciones es una vergüenza, y por sobre todo son ilegales; no dan cumplimiento a la Ley de Defensa de Consumidor que establece la obligación de notificar fehacientemente al usuario de los aumentos, y encima se atreven a violar las medidas de emergencia dispuestas por el Ministro de Educación”           

Por ello Mario Vadillo junto a Marcelo Romano, enviaron una denuncia formal por el incumplimiento del acuerdo que establecieron desde el Ministerio de Educación, solicitando que de manera urgente intercedan y hagan cumplir el acuerdo y garanticen el derecho a la educación a todos los estudiantes.