Medida Histórica: Alberto Fernández anunció la cuarentena obligatoria desde esta medianoche hasta el 31 de marzo

Actualidad

El presidente Albero Fernández anunció el aislamiento social obligatorio en todo el país a partir de la medianoche de hoy y hasta el martes 31 de marzo inclusive con el objetivo de frenar el avance del coronavirus. La medida estuvo apoyada por todos los gobernadores de la Argentina que, en su mayoría, estuvieron presentes en la Quinta de Olivos para escuchar los motivos de la decisión del Gobierno.

La secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, está terminando de redactar el decreto, por lo que su publicación será en algunas horas. El objetivo del aislamiento es, como repetidamente le dijo Alberto Fernández a sus funcionarios y a los gobernadores, “planchar la curva” de contagiados. Si esto se logra, la cuarentena finalizará cuando está estipulado. En caso de que se extiendan los infectados, el Ejecutivo no descarta extenderlo.

La cuarentena obligatoria a nivel nacional es la medida más drástica que tomó el Gobierno desde que el virus COVID-19 empezó a propagarse dentro del país y obligó a las autoridades de las diferentes provincias a tomar medidas de aislamiento para evitar que se multiplique el contagio.

«En toda la Argentina, a partir de las 0 de mañana, deberán someterse al aislamiento social preventivo y obligatorio todos los argentinos y las argentinas. Nadie puede moverse de su residencia», dijo Fernández.

«Estamos cuidando la salud de los argentinos. Dictamos esta medida pensando en que los efectos económicos sean lo menor posibles. Hasta las 0 del 31 de marzo. Adelantamos el feriado del 2 de abril para el 30 de marzo. Y declaramos el feriado puente para que todos nos quedemos en nuestras casas para evitar trasladar el virus de persona a persona», agregó.

«Hay situaciones permitidas, todos deben permanecer en sus casas y podrán salir para hacer lo necesario y seguir viviendo su vida habitual. Seguirán teniendo los negocios de cercanía abiertos, podrán ir a almacenes, supermercados, a las ferreterías, a las farmacias».

Serán acusadas de delito contra la salud pública aquellas personas que sean interceptadas fuera de sus casas sin causal. Se procederá a la detención y secuestro de vehículo si se mueve por esa vía. Como dijo Fernández: «Entiéndase que desde las 0, la Prefectura y Gendarmería, la policía federal y las provinciales, estarán controlando quién circula por la calle. Aquel que no pueda explicar qué hace en la calle se verá sometido a las sanciones que el Código Penal prevé para quien viola las normas».

«Vamos a ser inflexibles y severos. Es una medida excepcional que tomamos en el marco de lo que la democracia permite. Espero que haya mejores momentos en los cuatro años que me quedan como presidente», agregó.

La norma también tiene excepciones, indicó el mandatario. «Hay una serie de actividades que están liberadas sobre este sistema de resguardo en nuestras casas: los que trabajamos en gobiernos nacionales, provinciales y municipales en los niveles de conducción política, los que trabajan en la sanidad, fueras de seguridad y armadas. Y hay una serie de actividades excluidas: los que trabajan en producción de alimentos, de fármacos, y algunas otras actividades como el petroleo, refinerías de naftas y gasoil. Los que trabajan en los medios, los periodistas también quedan exceptuados «, dijo.

«He pedido a todos los gobernadores la máxima severidad. Vamos a ser severos porque la democracia no los exige», dijo Fernández, acompañado en el escenario por cuatro mandatarios: Axel Kicillof, Gerardo Morales, Omar Perotti y Horacio Rodríguez Larreta.

«Hemos definido formar un gabinete federal para resolver un problema que ha surgido que es un problema económico. La economía se va a ralentizar, vamos a tener menor recaudación y más problemas fiscales», dijo.

«Trabajamos codo a codo con el jefe de gobierno de la Ciudad y la provincia donde tenemos el 70 por ciento del problema. A los porteños y porteñas les pedimos la máxima colaboración».

La mayoría de los gobernadores de la Argentina estuvieron presentes en la Quinta de Olivos (Presidencia) (ESTEBAN COLLAZO/)

Este jueves el ministerio de Salud confirmó 31 casos nuevos y la cifra total de contagiados ascendió a 128. Están distribuidos en la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Tierra del Fuego, Río Negro, Entre Ríos, Santa Fe, San Luis, Jujuy, Salta, Tucumán y Santa Cruz.

El jefe de Estado considera que la clave para evitar una tragedia con el coronavirus es bajar la circulación masiva en los espacios públicos. La estrategia presidencial consiste en aplanar la curva de posibles contagiados o eventuales víctimas a través del contacto social. Fernández considera que con el distanciamiento social y el control de la circulación en los espacios públicos, la curva podría aplanarse y por eso ordena la cuarentena obligatoria.

Hasta Olivos llegaron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y los gobernadores Jorge Capitanich (Chaco), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Valdés (Corrientes), Juan Schiaretti (Córdoba), Mariano Arcioni (Chubut), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Perotti (Santa Fe), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Arabela Carreras (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén).

Alberto Fernández junto al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero (Presidencia)

Cuatro gobernadores estuvieron comunicados vía streaming. El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, lo hizo desde La Plata, luego de terminar una reunión con los 135 intendentes bonaerenses para evaluar las medidas económicas a tomar después de la cuarentena. Rodolfo Suárez, el gobernador de Mendoza, se quedó en su provincia para cumplir con la restricción que implica el cierre de fronteras que él mismo decretó. En la misma situación estuvieron el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, y el de Catamarca, Raúl Jalil.

Uno de los que habló durante la reunión fue Rodríguez Larreta, que al tomar la palabra dijo que apoyaba la medida en un 100% la decisión del gobierno nacional de declarar la cuarentena obligatoria . En los últimos días el jefe de Gobierno porteño estuvo en contacto permanente con Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para evaluar en tiempo real la situación del distrito y las medidas a tomar en el corto plazo.