Presentan un proyecto para prevenir y erradicar la violencia laboral en Mendoza

Actualidad Mendoza

El acoso y la violencia laboral generan diversas enfermedades psicofísicas a las personas trabajadoras que lo sufren. Además de afectar su salud, perjudica sus relaciones laborales y sociales, genera un mal clima de trabajo, se ven desaprovechadas las capacidades de quien la sufre y se afecta su dignidad como persona. La erradicación de conductas violentas es urgente y es un deber de los Estados adoptar medidas con esta finalidad. 

La Organización Internacional del Trabajo aprobó en 2019 el Convenio 190 sobre Eliminación de la Violencia y el Acoso en el Mundo del Trabajo y nuestro país votó favorablemente dicho acuerdo, que ya cuenta con media sanción y se espera sea refrendado en breve por el Congreso de la Nación. 

En ese marco, el diputado de Frente de Todos, Marcelo Aparicio, elaboró un proyecto de Ley para prevenir y erradicar la violencia laboral en la provincia de Mendoza en base a dicho convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo.

El proyecto conceptualiza a la violencia en el trabajo y a la violencia por razon de genero en el trabajo, conforme lo establece el Convenio 190 de la OIT, estableciendo expresamente normas tendientes a su erradicación por parte de la patronal, como la incorporación de la capacitación obligatoria para protección de la salubridad, salud e higiene en el trabajo, la posibilidad de la persona trabajadora victima de violencia de ser asesorada de manera gratuita y de ser acompañada en todo el procedimiento por una persona que la apoye, la incorporación de la perspectiva de género en el procedimiento y la creación de un registro provincial de infractores a esta ley.

Consultado sobre el tema, Aparicio comentó que “El proyecto es fruto de una necesidad urgente del mundo del trabajo, que requiere una respuesta concreta en términos de derechos. La violencia y el acoso laboral es un tema cotidiano en las empresas, para su erradicación es  necesario que sea visibilizada y sancionada, es muy importante que el protocolo de acción y prevención sea de uso generalizado y obligatorio en las empresas, la intervención de un organismo de control, el registro y visibilización de los infractores y sobre todas las cosas concientizar sobre el tema. Se trata de conductas que merecen y deben ser sancionadas, debemos dejar de naturalizar esas situaciones como si fueran parte del trabajo, o un precio que hay que pagar para no perder el empleo”.

El organismo provincial de control que prevé el proyecto es la Subsecretaría de Trabajo, a través de la Oficina de Prevención y Abordaje sobre la Violencia Laboral. Esta oficina ya cuenta con un protocolo de prevención sobre el tema, pero no cuenta actualmente con los recursos ni el personal suficiente para llevar adelante la gran tarea de erradicar la violencia laboral y el acoso en toda la provincia. “Necesitamos un área potente que haga cumplir el protocolo en toda la provincia, que controle, capacite, proteja a los denunciantes. Debemos ser capaces de actuar antes que ocurra lo que se denomina el “caso bisagra”, porque las personas sometidas a estas situaciones, una vez hecha la denuncia, en muchos casos prefieren llegar a un arreglo económico y renunciar o ser despedidos, antes que llevar adelante un litigio. En esos casos, el tema queda instalado dentro de la empresa, pero la víctima perdió el trabajo. Por lo cual es muy importante que lleguemos con los controles y la prevención antes que los hechos de violencia ocurran. Es una deuda de nuestra legislatura con los mendocinos y mendocinas la sanción de una ley que proteja su salud física, psicológica y social junto con su integridad moral. ”, concluyó el legislador.

Con esta iniciativa, Mendoza tiene una excelente oportunidad de avanzar sobre este flagelo, y poner a la provincia a tono con la legislación internacional y los debates sobre el mundo del trabajo que se están dando en el marco de la Organización Internacional del Trabajo y las Naciones Unidas.