A un año del derrame de Barrick, el bloque de diputados del FIT-PO presenta pedido de informes

Actualidad

El bloque Frente de Izquierda – Partido Obrero, integrado por los diputados Soledad Sosa, Pablo López y Néstor Pitrola, presentó un pedido de informes, elaborado junto con la asamblea “Jáchal no se toca”, al Ministerio de Ambiente de la Nación para conocer la situación ante el derrame de cianuro provocado por Barrick Gold en la provincia de San Juan y con influencia directa en los departamentos de Iglesia y Jáchal el 13 de septiembre de 2015.

La diputada Sosa integra la Comisión de Recursos Naturales del Congreso Nacional y planteará la necesidad de su inmediata incorporación al temario para su discusión y posterior aprobación. “Hace un año que se produjo el derrame y hasta ahora no hay ningún plan de remediación, y no sabemos los efectos que ha tenido sobre el ambiente y sobre la población, por lo que urgentemente hay que tratar este pedido de informes”, afirmó.

Por otro lado, Sosa denunció que “por el derrame, Barrick fue multada por una suma que el pulpo minero gana en apenas un día, y esos fondos quedaron retenidos en las reservas provinciales en vez de utilizarse para remediar los daños provocados”

López, que integra la Comisión de Minería, afirmó: “Tanto el gobierno provincial como los gobiernos municipales sostienen un discurso extorsivo, presentando a la megaminería a cielo abierto con sustancias tóxicas como la única alternativa productiva de la región, discurso que es compartido por el gobierno peronista como por la «oposición» de Cambiemos. Sin embargo, la situación de la población no ha mejorado, los despidos en el sector sucedieron con lo cual la promesa de trabajo seguro bajo empresas transnacionales no es garantía de estabilidad, la explotación extractivista y depredadora  es incompatible con la economía regional, solo ha ganado la Barrick con suculentas cifras incluso beneficiada por la eliminación de retenciones, lo que demuestra que no es una vía para el desarrollo productivo de la población”.

 

Los fundamentos del pedido de informes, según el Bloque FIT-PO

Los más de 22 mil habitantes de Jáchal e Iglesia sufren en carne propia, además del saqueo sistemático de los recursos naturales, la contaminación de la megaminera Barrick Gold en la zona, como consecuencia de años de explotación.
En septiembre del rolo pasado, Barrick Gold derramó cinco millones de litros de agua cianurada en el río Jáchal, provocando un desastre. Por el derrame, Barrick fue multada en 140 millones de pesos, que es lo que el pulpo minero gana en apenas un día. Esos fondos quedaron retenidos en las reservas provinciales, en vez de utilizarse para
remediar los daños provocados.
Los testimonios que recogimos dan cuenta de una realidad que expulsa a los vecinos, tanto como resultado de la contaminación como del vaciamiento de servicios básicos (vaciamiento hospitalario). En Iglesia las mujeres no pueden parir y deben viajar hasta Jáchal; en Jáchal no pueden practicarse una césarea si así fuera necesario y deben viajar dos horas hasta San Juan capital en ambulancia.
Observamos que tanto el gobierno provincial como los gobiernos municipales sostienen un discurso extorsivo, presentando a la megaminería como la única alternativa productiva de la región. Este discurso es compartido por el gobierno peronista como por la «oposición» de Cambiemos. Sin embargo, el 70 u 80% de los trabajadores son estatales o tienen planes de asistencia social, lo que demuestra que la megaminería no viene siendo una vía para el desarrollo de la población de Jáchal.
Por todo lo expuesto, solicitamos la aprobación del presente pedido de informes.

 

Los diputados nacionales Soledad Sosa, Pablo López y Néstor Pitrola