Mientras nuestra clase política debate «en un frasco», a los terrenales le siguen sacudiendo aumentazos

Actualidad

La clase política que tenemos es realmente la que nos merecemos! Son seres que viven dentro de un frasco y, al no existir ningún inconveniente socioeconómico en nuestro país, debaten cómo deben «enunciar» lo que está sucediendo en la hermana Bolivia… o dicho bien en criollo, movilizar todo el aparato legislativo que pagamos todos los argentinos, a cientos de diputados y senadores de todo el país, perdiendo horas y horas de discursos, para debatir «quién la tiene más larga».

Finalmente, la Cámara de Diputados y el Senado de la Nación aprobaron ayer declaraciones de «repudio al golpe de estado» en Bolivia… ¿y? ¿cambió la realidad de algo? ¿se pacificó Bolivia con este enunciado?

Esto demuestra que después de las elecciones a nadie de este circo político vernáculo le preocupa lo que realmente padecen los argentinos: el no llegar a fin de mes, de no poder pagar las tarifas de los servicios públicos, de estar con la soga al cuello para pagar un maldito e inalcanzable crédito UVA, de no tener trabajo porque tu fabrica cerró, de cerrar tu emprendimiento que perduró durante años porque no lo podés sostener más, de que los remedios los tenés que estirar lo más posible porque son carísimos, de recortar en salud y educación de tus hijos, de darles de comer al menos una vez al día a tu hijo… y de tantas cosas…

En el mundo «terrenal» «pasan cosas». Las empresas petroleras decidieron aplicar un nuevo aumento del 5% a las naftas. Las principales empresas del sector actualizaron sus precios a partir de la madrugada y en todos los casos el litro de nafta super quedó por encima de los $50. De esta manera, subió el combustible un 14% en tres meses y se espera que en diciembre haya otro aumento…

Por otro lado, Los precios de algunos productos de la canasta básica se incrementaron alrededor de un 25% durante la última semana en almacenes y supermercados de Capital Federal y el Conurbano bonaerense, de acuerdo a un informe de la ONG Defendamos Buenos Aires, algo que los especialistas atribuyen a la actitud especulativa de empresarios, la suba de los combustibles y el vencimiento del programa Precios Esenciales.

El abogado Javier Miglino, director de la ONG, resaltó que los principales incrementos se dieron en alimentos preparados, elementos de higiene, frutas, verduras y hortalizas e incluso detalló a este medio que hubo una situación insólita con la banana.

«Pasó de 60 a 180 pesos, nada menos que el triple, a partir de una fake news de que por los conflictos en Chile las bananas de Ecuador no llegaban a la Argentina, algo que buscaba únicamente un lucro indebido a partir de la especulación. Tras ser denunciado en redes sociales, mágicamente la banana volvió a 60 pesos y eso que en Chile las cosas no han mejoraron ni un ápice», alertó Miglino.

El letrado especialista admitió que «la carne prácticamente no se movió, como la leche y sus derivados», pero detalló que «los alimentos preparados tuvieron un aumento promedio del 20%, mientras el pescado, los huevos y alimentos frescos sufrieron una suba del 10%».

Distinto fue el caso de las frutas: «Las manzanas y peras aumentaron un 40%; las paltas, los tomates y la lechuga un 30% y hubo casos similares a los de la banana porque morrones, cebollas de verdeo y tomates cherry aumentaron hasta un 50%».

«Si bien muchos de estos productos seguramente bajarán un poco en los próximos días, de todos ellos podemos establecer un aumento de 25% en solo una semana, lo que ha dejado a mucha gente con la heladera más vacía aún», se lamentó Miglino.

Tras el 27 de octubre, dos importantes cadenas de supermercados habían anunciado que mantendrían por 15 días los precios de alimentos, y que iniciarían negociaciones con proveedores para que la iniciativa llegue a fin de año. «Aspirábamos a trabajar con los proveedores para poder extenderlo más allá de los 15 días. A partir de ayer, empezamos a actualizar precios que nos enviaron los proveedores», indicaron desde una firma de capitales norteamericanos.

De esta manera, los precios de las categorías almacén, congelados, perecederos (frescos), perfumería y limpieza subieron en promedio 10%. Lo mismo ocurrió en otra compañía de capitales franceses, donde se incrementaron los precios de alimentos frescos que, indicaron, estaban «muy retrasados» respecto de comercios de cercanía y la competencia.